¿Son indemnizables los daños por accidente de bicicleta?

¿Son indemnizables los daños por accidente de bicicleta?

La bicicleta se ha convertido en los últimos años en uno de los medios de transporte más utilizados. Ciudades como Madrid, Valencia, Barcelona o Sevilla han puesto en marcha sistemas de alquiler público de bicicletas para desplazarse, contribuyendo a fomentar un sistema barato, limpio, ecológico y rápido, que ahorra tiempo y dinero en los desplazamientos.

A su vez, muchos particulares han pasado de utilizar la bicicleta con fines deportivos, a hacer uso de la misma para ir a trabajar o desplazarse con fines lúdicos o de ocio.

Paralelamente, se ha producido un aumento de la siniestralidad con este medio de transporte, incrementándose el número de accidentes utilizando la bicicleta.

Siempre que la víctima no sea culpable exclusiva del siniestro, puede optar a una indemnización por accidente de bicicleta.

LA INDEMNIZACIÓN POR ACCIDENTE DE BICI

La indemnización por accidente de bicicleta podrá reclamarse si no hemos sido los culpables del siniestro. Aun así, se dan supuestos donde puede existir una culpa compartida entre el ciclista y el otro conductor interviniente en el accidente. En estos casos también es posible reclamar indemnización, pero al tratarse de una concurrencia de culpas, la indemnización se reducirá en proporción al porcentaje de culpa que haya tenido el ciclista en el accidente.

El accidente de bicicleta se considera un atropello, ya que el ciclista se encuentra desprotegido en el impacto, recibiendo el mismo directamente en su cuerpo, o lesionándose al salir despedido de la bici a consecuencia de la colisión.

La indemnización por accidente de bici va a depender de las lesiones y daños que tengamos a consecuencia del mismo. Lógicamente cuanto más graves sean las lesiones sufridas mayor será la cuantía de la indemnización. No es igual tardar 30 días que 80 en curarse, ni se paga igual si los días de recuperación hemos estado incapacitados o de baja laboral, o incluso hospitalizados, que si las lesiones son menores y necesitamos un corto periodo de curación o de rehabilitación.

No solo se indemniza el periodo que tardemos en curarnos de las lesiones sufridas (tanto de incapacidad-perjuicio personal moderado-como de curación-perjuicio personal básico) sino también de las secuelas que nos hayan podido quedar, y cualquier incapacidad derivada del accidente (parcial, total o absoluta en caso de lesiones graves).

Los daños materiales de la bicicleta también se reclaman como indemnización, y dependiendo de los mismos podremos pedir el importe de la reparación o el pago del siniestro de la bici si cuesta más caro arreglarla que lo que vale. Igualmente reclamaremos cualquier otro perjuicio sufrido en objetos dañados en el siniestro, como casco de bici, indumentaria, gafas o móviles, siempre que podamos acreditar que los llevábamos en el momento del accidente.

¿QUÉ TENGO QUE DEMOSTRAR?

Lo que tenemos que demostrar para poder reclamar indemnización por accidente de bicicleta es, como hemos dicho, que la responsabilidad en el siniestro no es exclusiva nuestra. La carga de la prueba es nuestra, por lo que somos nosotros quienes tenemos que acreditar que el contrario fue el culpable del accidente.

Lo más fácil en estos casos es contar con un Atestado levantado por los agentes de la autoridad, que recoja las circunstancias del accidente. Por ello lo primero que debemos hacer si sufrimos un accidente es, además de llamar a los servicios de emergencias, llamar también a la Policía o Guardia Civil para que acudan al lugar del accidente.

Si a causa de las lesiones sufridas los servicios de emergencia nos evacúan del lugar del siniestro, deberemos acudir a la Policía a declarar en cuanto nos sea posible, para evitar que en el Atestado o parte de accidente solo figure la versión del otro conductor implicado, ya que puede aprovechar para dar una versión diferente del modo de ocurrir el siniestro para intentar eximirse de culpa.

Los testigos también pueden ayudarnos determinar la culpa en caso de duda, ya que su declaración podría ser de vital importancia en caso de tener que defender nuestra reclamación en juicio. Coger todos los datos de testigos que podamos en el mismo lugar del accidente es fundamental para evitar que la aseguradora responsable pueda negarnos indemnización por falta de pruebas sobre la dinámica del siniestro.

¿Y SI LA BICICLETA ES PRESTADA?

Si hemos tenido un accidente con una bicicleta prestada, podremos reclamar personalmente los daños personales sufridos, pero no los daños materiales de la bicicleta, que tendrán que ser reclamados por el propietario de la misma. Si es un conocido su reclamación puede gestionarse por LegalCar, lo que facilita bastante las cosas, y para el propietario de la bici es más cómodo y rápido.

Si la bicicleta es de alquiler, solo reclamaremos los daños personales o lesiones sufridas. Los daños materiales tendrán que reclamarlos la empresa de alquiler. Lo que si es necesario es que si sufrimos un accidente con una bici de alquiler, debemos comunicarlo lo antes posible a la empresa titular del servicio, porque todas ellas cuentan con un seguro de responsabilidad civil.

¿CUÁNTO TIEMPO LLEVA EL PROCESO?

El tiempo que lleva el proceso dependerá de si la reclamación se puede solucionar mediante un acuerdo amistoso o extrajudicial, o por lo contrario, va a ser necesario interponer un procedimiento judicial.

Sea de una u otra forma, siempre es aconsejable acudir a LegalCar para que nos ayude a gestionar el caso. Muchos ciclistas tienen contratado un seguro de bici que les va a cubrir en todo o en parte los gastos de LegalCar mediante la cobertura por defensa jurídica. Si no disponen de este seguro, en muchos casos las pólizas de hogar también cubren los honorarios de letrado en este tipo de accidentes.

Lógicamente la vía amistosa es mucho más rápida y ahorra tiempo y gastos a la víctima. Lo habitual es que LegalCar intente el acuerdo extrajudicial, y solo si nos niegan la culpa o si la oferta de la compañía es muy inferior a lo que realmente corresponde al lesionado, interponer un procedimiento civil contra la aseguradora, que puede demorarse entre año y medio y dos años, dado el atasco que en la actualidad sufren nuestros Juzgados Civiles.

900901450 – Teléfono y Consulta gratuita