Suben las multas por accidente de tráfico en el primer semestre. 20 de las 27 denuncias al día de la Guardia Civil en Salamanca son por exceso de velocidad.

El exceso de velocidad se ha convertido en la mayor preocupación de la Guardia Civil en este año 2015. Es por eso que ha reforzado la vigilancia y el control en las carreteras convencionales, así como las campañas de concienciación en televisión, internet y carteles. Así, las multas por exceso de velocidad han aumentado en un 30% este primer semestre del año. Especialmente grave es el caso de la provincia de Salamanca, donde 3.527 vehículos fueron identificados superando los límites de velocidad. 20 de las 27 denuncias diarias que pone la Guardia Civil en dicha provincia son por exceso de velocidad. Además, el total de multas efectuadas en este primer semestre del 2015 supera en un 11’3% las impuestas en el mismo periodo del año 2014.

La Dirección General de Tráfico ha querido recordar que la velocidad en las carreteras secundarias es un factor diferencial para la gravedad, la frecuencia y las lesiones de los accidentes de tráfico. Asimismo, se ha desmarcado de las acusaciones que señalan que una gran cantidad de las multas de tráfico por radar móvil se hacen por afán recaudatorio y no por seguridad.

Siendo las multas por exceso de velocidad las más frecuentes, en segundo lugar se posicionan las multas por incumplimiento de las condiciones técnicas del vehículo. Esta infracción engloba llevar neumáticos en mal estado, llevar una placa en la que no se lean bien los números, circular con un vehículo que no ha pasado la ITV o llevar algún faro fundido. En tercer lugar se han registrado las multas por usar dispositivos móviles, y las producidad por no usar el cinturón de seguridad o el sistema de retención infantil.

EL LÍMITE DE VELOCIDAD DE 100 KM/H

El aumento de la presencia de los radares móviles se debe al nuevo plan de vigilancia de las vías españolas, que comenzó a aplicarse en Febrero quitando todos los radares móviles de autovías y autopistas para colocarlos en carreteras secundarias. De este modo se identificaron más de 1.200 tramos de carretera que se pueden consultar en la página web de la DGT. En el año 2014 fallecieron 8 de cada 10 víctimas de accidente de tráfico en las carreteras secundarias.

Marta Seguí justificó este plan declarando que la vigilancia en autovías y autopistas ya era bastante efectiva, siendo el siguiente foco de control las carreteras convencionales. Tráfico cree que si los conductores saben que hay un radar en la vía, pero no saben dónde exactamente, reducirán su velocidad durante todo el recorrido. Así, la vigilancia en autopistas y autovías se hace mediante cámaras fijas, helicópteros y patrullas de la Guardia Civil.

Los tramos con mayor control se han ido eligiendo a lo largo de este semestre según la peligrosidad y la velocidad media de cada vía en concreto, hasta colocarse en prácticamente todas las carreteras conflictivas de España. Los radares, tanto fijos como móviles; así como las patrullas, están a la vista del conductor para que este pueda detectarlos y reducir su velocidad con el fin de asegurar su seguridad.

La última vez que las multas por exceso de velocidad aumentaron de forma significativa fue en el año 2011, cuando se instauró el límite de velocidad para autovías en 110 km/h. En esa ocasión se produjo primero un descenso en la velocidad media de los conductores en autovía, pero a los pocos meses repuntó e hizo que las multas crecieran un 8% respecto al mismo semestre del mes anterior. La DGT achacó este aumento en la “relajación” de los conductores tras haber pasado varios meses alerta por la aplicación de la medida. Asimismo, durante los primeros cuatro meses de aplicación de la ley el número de fallecidos por accidente se redujo en un 9% con respecto al año anterior.

Sin embargo, hay que recordar que esta medida no se aplicó desde la DGT como campaña de seguridad, sino que se instauró en forma de ley temporal por el Gobierno central para favorecer el ahorro de combustible con la justificación de que “a menor velocidad, menos gasto”.