Tasa de alcoholemia de un novel

Tasa de alcoholemia de un novel

Teniendo como telón de fondo el dato de que ha aumentado la siniestralidad por accidentes de tráfico, merece la pena detenerse en los casos de alcoholemias de los conductores noveles.

Cada año hay más de 50.000 heridos en accidentes de tráfico en los que de una u otra manera han intervenido conductores que han dado positivo en alcohol. Especial precaución deben tener, por su escasa experiencia al volante, los conductores noveles.

Si ya es muy peligroso conducir bajo los efectos del alcohol, ese peligro se triplica si además el conductor que ha bebido es novel.

El conductor novel es aquel que se acaba de sacar el carnet de conducir, y tiene menos de un año de experiencia desde la fecha de expedición del carnet de conducir. Se identifican porque llevan una “L”, es decir, una letra blanca impresa sobre fondo verde, que colocan en la parte de atrás del vehículo, de forma visible, y que indica al resto de los conductores que se trata de un “principiante” al volante.

En numerosos estudios llevados a cabo tanto por sectores del ramo asegurador como por la Dirección General de Tráfico, entre las principales causas de accidentes de tráfico en las que se ven involucrados los jóvenes se encuentra el conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas, llegando a datos tan escalofriantes como el 38% de los jóvenes conducen en estado de embriaguez.

Si ya de por sí, un conductor con experiencia constituye un peligro para el resto de los usuarios de la vía si conduce bajo los efectos del alcohol, en el caso de un conductor novel, sin experiencia inicial, los peligros son mucho mayores.

Los conductores noveles ya tienen por el hecho de serlo, una serie de restricciones o especialidades, como son los tres primeros años de carnet una reducción sobre el crédito de puntos (en lugar de 12 tienen 8) y los dos primeros años sobre el control de la tasa de alcoholemia.

¿CUÁL ES LA TASA DE ALCOHOLEMIA DE UN CONDUCTOR NOVEL?

Los conductores noveles tienen más limitada la tasa de alcoholemia que el resto de los conductores.

Así, mientras que para los conductores en general la tasa permitida es hasta un 0,5 gr/l en sangre y 0,25 mg/l  en aire aspirado, en el caso del conductor novel la tasa de alcoholemia que se permite es hasta 0,3 gr/l en sangre y 0,15 mg/l en aire aspirado durante los dos años siguientes a la obtención del permiso de circulación.

No deja de sorprender que la tasa a aplicar a estos conductores noveles no haya sido un 0.00 mg/l, teniendo en cuenta su falta de experiencia y como requisito previo para formarse dentro del mundo de la conducción.

LA TASA DE ALCOHOLEMIA COMO DELITO

Hemos constatado que muchos conductores saben cuál es el límite permitido de alcohol en sangre. Lo que no conocen es la tasa de alcoholemia que deben dar para que la infracción sea considerada como delito, y las consecuencias que ello tiene.

De la misma manera el alcohol no influye a todas las personas de la misma forma, ni a hombres y a mujeres, o por ejemplo el peso de la persona o incluso si ingerimos alcohol mientras comemos o por el contrario, con el estomago vacio.

Lo que va a condicionar la diferencia entre una sanción o un delito va a ser el resultado de la prueba de alcoholemia, es decir, la tasa que se indique en dicha prueba. Así, en conductores que no son noveles la tasa se encuentra entre 0,25 mg/l  y 0,50 mg/l , la sanción que se impone es de 500 euros y la retirada de cuatro puntos en el carnet.

Sin embargo si se superan los 0,50 mg/l el conductor tendrá que abonar una multa de 1.000 euros y la retirada de seis puntos. Si se trata de un conductor reincidente en el último año,  deberá pagar 1.000 euros y se le retiraran entre cuatro a seis puntos, dependiendo de la tasa dada.

Ahora bien, para los supuestos en los que el conductor haya superado el límite para considerar el hecho susceptible solo de sanción administrativa, será denunciado por las autoridades intervinientes y citado para celebrar un juicio rápido. El juicio rápido se realiza en aquellos casos de delitos que tienen una pena no superior a 5 años de cárcel y suele realizarse entre 1 y 5 días posteriores a la comisión del delito

POSIBLES SANCIONES

El artículo 379 del Código Penal, enmarcado dentro del capítulo referido a los delitos contra la Seguridad Vial indica expresamente para aquellos conductores que superen la tasa de 0,60 mg/l en aire aspirado o 1,20 g/l en sangre, una pena de tres a seis meses de cárcel, multa de seis a doce meses, trabajo comunitario de 30 a 90 días y la prohibición de conducir de uno a cuatro años a criterio del Juez.

En la celebración del juicio rápido, la pena puede reducirse en un tercio si el conductor no es reincidente y reconoce los hechos.

Las complicaciones surgen en aquellos casos en los que el conductor que viaja bajo los efectos del alcohol, provoca con ello, junto a otros elementos que suelen estar unidos, como el exceso de velocidad, un accidente, con resultado de personas heridas o incluso fallecidas. En estos casos puede que uno solo o varios de los conductores que han intervenido hayan dado positivo en alcoholemia.

En estos supuestos hablamos de Delitos contra la Seguridad del Tráfico, contemplados en la Ley Orgánica 15/2017 de 30 de noviembre y la LO 5/2010 de 22 de junio, para conductores que conducen superandouna tasa de 0,60 mg/litro en aire espirado y 1,2 gr/litro en sangre.

El conductor culpable será castigado con una pena de prisión de 3 a 6 meses o multa de 6 a 12 meses, o con trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días, a lo que hay que añadir siempre y en todo caso la privación del permiso de conducir vehículos a motor por tiempo superior a 1 año y hasta un máximo de 4 años.

 

900901450 – Teléfono gratuito