Tasa de alcoholemia permitida ¿Cuándo es un delito y qué hacer?

Tasa de alcoholemia permitida ¿Cuándo es un delito y qué hacer?

Conoce la tasa de alcohol permitida y que tasa de alcoholemia es delito, y lo qué hay que hacer para enfrentarse a un juicio rápido por alcoholemia.

La mayoría de conductores conocen cuál es límite de alcohol en sangre permitido,  pero ¿Sabes cuándo es un delito? ¿Qué debes hacer si te denuncian? ¿Cómo funciona un juicio rápido por alcoholemia? Te lo explicamos en este artículo.

LA TASA DE ALCOHOLEMIA PERMITIDA

Antes de profundizar sobre los delitos y sanciones derivadas de la conducción tras haber ingerido bebidas alcohólicas, es importante repasar la tasa permitida y con cuántos tragos se alcanza dicha tasa.

Lo primero debes saber es que los conductores tienen la obligación de someterse a la prueba de alcoholemia, la negación es un delito que requiere una pena de prisión de 6 meses a 1 año, además la privación del derecho de conducir de 1 a 4 años.

La tasa de alcohol permitida depende del tipo de conductor, en el caso de los conductores nóveles se permite hasta 0,3 gr/l en sangre y 0,15 mg/l en aire aspirado, la misa tasa aplica a los conductores profesionales, el resto, tiene permitido hasta un 0,5 gr/l en sangre y 0,25 mg/l  en aire aspirado.

Estos número seguro lo sabías, pero ¿qué significa esto? La DGT ha elaborado una tabla con las equivalencias de las bebidas alcohólicas y cómo afectan la tasa permitida:

TASA DE ALCOHOLEMIA PERMITIDA

Sin embargo, no debes confiarte, pues hay condiciones particulares que afectan la absorción de alcohol como el sexo, los hombres absorben más lentamente el alcohol que las mujeres, personas con un peso más bajo absorben más rápido dicha sustancia, igualmente la fatiga, tener el estómago vacío, la depresión, entre otros, son factores que influyen directamente en la absorción de las bebidas alcohólicas.

¿QUÉ ES LA TASA DE ALCOHOL?

La tasa de alcohol es la cantidad de alcohol concentrado en cada litro de sangre o en cada miligramo de aire espirado. Como sabrás para medir dicha tasa se utiliza un alcoholímetro, este funciona con un sensor infrarrojo  una célula electroquímica. El infrarrojo toma en consideración el espectro electromagnético de los gases del alcohol y la célula electroquímica analiza la reacción electrolítica y determinando la tasa.

La tasa de alcoholemia está directamente asociada a los síntomas que puede presentar el conductor, por ejemplo, con una tasa de alcohol en sangre de 0.5 gr/l los síntomas presentados pueden ser sensación de relajación, reflejos más lentos, disminución de la coordinación fina, por esto a esta tasa de alcohol ya no es seguro conducir.

Debes tomar en cuenta que la tasa de alcohol se ve influenciada por varias variables como la edad, el sexo, el peso de la persona, el intervalo de tiempo entre cada bebida, si la persona ha comido antes de consumir alcohol, el tipo de bebida. Si has estado enfermo, tienes somnolencia o estrés el alcohol afecta más rápido.

Durante las primeras horas tras consumir el primer trago, comienza la fase ascendente, por lo que puede que si te hacen una prueba de alcoholemia y te la repiten durante este periodo es muy probable que la tasa que des sea superior. Otro aspecto que debes tomar en cuenta es que al despertar puedes seguir dando positivo, porque el alcohol puede estar en tu cuerpo hasta 19 horas, según la curva de Widmark.

¿CUÁNDO ES UN DELITO?

Dar positivo en una alcoholemia puede ser sanción o delito, dependiendo de la tasa que arroje la prueba realizada. Cuando la tasa se encuentra entre 0,25 mg/l  y 0,50 mg/l  (en conductores generales)   la sanción es de 500 euros y la retirada de cuatro puntos en el carnet. En caso de superar 0,50 mg/l el conductor deberá pagar una multa de 1.000 euros y la retirada de seis puntos. Si el conductor ha tenido reincidencia en el último año, deberá pagar 1.000 euros y se le retiraran entre cuatro a seis puntos, dependiendo de la tasa dada.

Dentro del Código Penal, capítulo IV referente a los delitos de la seguridad vial, artículo 379, se establece que los conductores que superen la tasa de 0,60 mg/l en aire aspirado o 1,20 g/l en sangre, deberán someterse a una pena de tres a seis meses de cárcel, multa de seis a doce meses, trabajo comunitario de 30 a 90 días y la prohibición de conducir de uno a cuatro años.

Los casos pueden complicarse  y aumentar las penas, si el conductor además de conducir bajo los efectos del alcohol o drogas y estupefacientes, conduce con temeridad, es decir a exceso de velocidad, irrespetando la distancia de seguridad, haciendo cruces prohibido, entre otros, igualmente en el caso de provocar un accidente y dejar personas heridas.

LAS DENUNCIAS POR CONTROL DE ALCOHOLEMIA

Si el conductor del vehículo ha superado el límite permitido para ser considerada una sanción administrativa, el involucrado recibirá una denuncia por parte de las autoridades competentes, ¿Qué implica esto?  Que se deberá realizar un juicio rápido.

Los juicios rápidos, se realizan en aquellos delitos con una pena no mayor a cinco años de cárcel, el juicio se realizará de 1 a 5 días después de cometido el delito, la Policía o la Guardia Civil entregan el atestado al juzgado y se comienza a tramitar el expediente.

En estos casos, el conductor culpable tiene derecho a contar con la representación de un abogado para el juicio. En el juicio se aportaran las pruebas y se llevaran testigos a declarar en caso de que sea necesario. Como hemos comentado anteriormente, la pena puede ser prisión, una multa o realización de trabajo comunitario, además de la prohibición de conducir por el periodo de tiempo que el juez considere. Si el conductor acepta los hechos, la pena se reducirá a un tercio.

Si se ha producido un accidente de tráfico y las autoridades consideran pertinente, se puede detener al conductor tras la prueba, una vez en la comisaría tendrá derecho de llamar  a su abogado y en caso de no tener uno, le será asignado un abogado de oficio que se encuentre de guardia en ese momento.

CONTROL DE ALCOHOLEMIA Y DROGAS

Es normal, sobre todo que los fines de semana la Policía o Guardia Civil realicen controles de alcohol o drogas, en caso de que algún agente te dé el alto y te indica que desean hacerte una prueba debes acceder, en caso de negarte estarías incurriendo en un delito, cuya sanción incluye pena de prisión de 6 meses a 1 año, multa y privación al derecho a conducir de 1 a 4 años. Lo mismo aplica en caso de negarse a realizarse una prueba de drogas.

El control de alcoholemia, funciona a través del uso del alcoholímetro, se pondrá una boquilla nueva por conductor y este deberá soplar continuamente hasta que lo indique el aparato, dentro de los conductores hay algunos mitos difundido, como por ejemplo “ si no soplas fuerte, no darás positivo” lo cual es completamente falso, lo único que lograrás soplando suavemente es que se alargue el control, en incluso podrían acusarte de negarte a soplar.

La prueba de drogas funciona de manera diferente, en este caso, el funcionario policial, le comunicará al conductor todo el procedimiento que se seguirá durante la prueba, posteriormente se procederá a realizar la prueba de saliva, si esta prueba da positivo, se procede a realizar otra prueba, la cual se va a enviar a un laboratorio para confirmar el positivo.

El conductor en caso de dar positivo en la prueba de drogas, puede solicitar una prueba de sangre para contrarrestar la prueba, en caso de dar positivo, el conductor deberá hacerse cargo de los gastos de dicha prueba. Se debe tomar en cuenta que algunas drogas continúan en el organismo por más tiempo, sin embargo según declaraciones de tráfico, los mecanismos que utilizan “solo detectan la droga consumida en un plazo de 6 horas”, sin embargo, puede darse el caso de “un falso positivo” es por esto que el conductor tiene derecho a solicitar una prueba de sangre.

¿POR QUÉ DEBES DE LLAMAR A UN ABOGADO?

Debes llamar a un abogado primeramente porque es tu derecho, además de que el velará por tu beneficio y que recibas la menor pena posible, así como te orientará sobre lo que debes hacer y declarar o no. Normalmente los casos de alcoholemia terminan en conformidad, la mayoría de los acusados aceptan los cargos y reciben la rebaja de la pena.

¿Se puede complicar una alcoholemia? En el caso de que la persona tenga antecedentes penales o más de una alcoholemia, el juez puede solicitar la pena de cárcel, pero, normalmente esta es sustituida por el trabajo comunitario, tu abogado negociará con el juez y el Ministerio Fiscal, buscando tu beneficio.

También puede pasar que no se logre llegar a un acuerdo, o que el juez considere que no se tienen todas las pruebas necesarias, por lo que se pasa de juicio rápido a  un Juicio Oral, el juez escuchará las partes y emitirá sentencia, la cual será comunicada en un plazo de tres meses.

Contratar un abogado especialista en alcoholemias garantizará que obtengas la pena más conveniente, al igual que recomendamos en los accidentes de tráfico, se debe contratar un abogado especialista, pues aunque un abogado generalista, tenga noción de cómo se celebran los juicios, no tiene la pericia que alguien que está acostumbrado a lidiar con estos temas.

LEGALCAR ABOGADOS

En nuestro despacho contamos con un grupo de abogados especializados en diferentes áreas, por lo que te garantizamos  que nuestros clientes son atendidos por profesionales con experiencia y que lucharan por obtener un caso satisfactorio.

900901450 – Teléfono gratuito