Tasa máxima de alcohol en sangre para conductores profesionales

Tasa máxima de alcohol en sangre para conductores profesionales

Te explicamos la tasa máxima de alcohol en sangre para conductores profesionales, hacer si has superado la tasa de alcohol permitida y cómo te pueden ayudar los abogados.

Conducir bajo los efectos del alcohol genera una serie de consecuencias que pueden ser de distinta índole dependiendo de la tasa de alcohol arrojada en el control o test de alcoholemia.

Igualmente, no se aplica a todos los colectivos el mismo límite de alcohol, pero es importante conocer dónde están los límites para saber qué tipo de responsabilidad se nos puede imputar.

En todos los casos, es conveniente buscar asesoramiento profesional y exponer el caso concreto a un abogado para alcoholemias, que nos dirá los pasos a seguir y en su caso, nos ofrecerá el asesoramiento y defensa legal que podamos necesitar en caso de dar positivo en un control de alcoholemia.

LA TASA DE ALCOHOL MAXIMA REGULADA POR EL TIPO DE CARNET

Como hemos dicho, según el tipo de persona que ha dado positivo en un control de alcoholemia, la tasa de alcohol varía.

Para determinar cuál es esa tasa, se utilizan unos aparatos debidamente homologados llamados etilómetros, que van a medir la cantidad de alcohol en sangre en ese momento.

Esta tasa se toma como referencia para determinar si se nos va a imponer una sanción administrativa, o, por el contrario, se nos va a imputar, en caso de sobrepasar el máximo permitido, un Delito contra la Seguridad del Tráfico.

En términos generales para cualquier conductor, si se arroja una tasa de alcoholemia que oscila entre 0,25 mg/l y 0,50 mg/l, se nos va a imponer una sanción consistente en multa de 500 euros y se nos retirarán cuatro puntos del carnet de conducir.

La excepción se establece para conductores noveles (menos de dos años de carnet de conducir) y para conductores profesionales, como pueden ser los conductores de camiones o de autobuses. En estos casos, la tasa oscila entre 0,5 g/l y 0,15 mg/l.

En el supuesto de que el conductor supere una tasa de 0,50 mg/l, la multa que s ele va a imponer es de 1.000 euros y se le van a retirar 6 puntos del carnet.

Para el supuesto de conductores reincidentes, la sanción a imponerse se duplica.

¿HE SUPERADO LA TASA DE ALCOHOL PERMITIDA?

¿Qué ocurre si supero la tasa de alcohol permitida? Pues como hemos visto, ya no se nos va a imponer una sanción administrativa con multa y retirada de puntos del carnet de conducir, sino que en estos casos se nos va a imputar un Delito contra la seguridad del tráfico, que se regula en el capítulo IV del Código Penal.

Esto ocurre cuando el conductor ha dado positivo con una tasa de alcohol superior a 0,60 mg/l en aire espirado o de 1,20 g/l en sangre. En estos supuestos la pena que se le puede imponer oscila entre tres y seis meses de cárcel, una multa de seis a doce meses, trabajo comunitario de 30 a 90 días y todo ello con la prohibición de conducir durante un periodo de entre uno y cuatro años.

La consecuencia de ello es que se van a incoar actuaciones penales contra nosotros, remitiendo la Policía o Guardia Civil que nos haya hecho la prueba de alcoholemia las Diligencias al Juzgado de Instrucción de la localidad donde hayan ocurrido los hechos.

Necesariamente, en estos casos vamos a necesitar ayuda legal de un abogado para alcoholemias, porque o bien se nos cita a un Juicio Rápido por alcoholemia, o si tenemos la mala suerte de provocar un accidente de tráfico conduciendo bebidos con víctimas con lesiones y daños materiales, se van a abrir unas Diligencias Previas en el Juzgado siendo el conductor culpable el imputado en el procedimiento que siempre va a terminar, en uno y otro caso, con la celebración de un juicio.

Estos delitos dejan antecedentes penales en el infractor, ello sin contar con las graves consecuencias no solo penales sino también económicas que estos hechos pueden provocar.

¿QUÉ PUEDO HACER?

Lo primero que se debe hacer es consultar a un abogado para alcoholemias. No todo el mundo conoce las posibles penas que se les puede imponer en estos casos ni cómo deben actuar en estos casos.

Por tanto, si nos imputan por un Delito de Alcoholemia lo primero que necesitamos es recibir información y asesoramiento.

Si nos citan para acudir a un Juicio Rápido, los trámites duran menos tiempo y en muchas ocasiones se celebra el juicio relativamente pronto.

Cuando, por el contrario, se han incoado Diligencias Previas porque hemos provocado un accidente de tráfico conduciendo bajo los efectos del alcohol, el procedimiento se alarga en el tiempo porque es necesario realizar una valoración de los daños provocados a terceros, que forman parte de la reclamación que se va a realizar contra el imputado.

Es muy importante tener en cuenta que, si hemos provocado lesiones y daños a terceros conduciendo bajo los efectos del alcohol, nuestro seguro se va a desentender, en virtud de las cláusulas de exención de responsabilidad que constan en casi todas las pólizas para estos supuestos.

Esto significa que, aunque nuestro seguro pague las indemnizaciones, luego repetirá contra nosotros, y si los daños son elevados, podemos arruinarnos al hacer frente a los pagos derivados del accidente que hemos provocado.

¿CÓMO TE PUEDEN AYUDAR LOS ABOGADOS?

En un caso de alcoholemia el asesoramiento legal de un abogado es fundamental.

Las consecuencias penales y económicas pueden ser importantes, y por eso el infractor debe estar defendido por un abogado para alcoholemias que sea especialista en la materia.

En LEGALCAR contamos con un equipo de abogados especialistas en alcoholemias.

Los abogados te ayudarán en un Juicio Rápido, donde pueden en tu defensa negociar con el fiscal y siempre que no seas reincidente y reconozcas los hechos, podrás beneficiarte, con el asesoramiento del abogado para alcoholemias, de una reducción en un tercio de la pena.

En caso de Diligencias Previas, el abogado te ayudará en todo el proceso compareciendo en el procedimiento y ejerciendo tu defensa en todo momento.

La asistencia de abogado es una exigencia en este tipo de procesos. Pero como hemos dicho, no sirve cualquier abogado. Es muy importante asegurarse de que tiene experiencia en este ámbito y conocimientos suficientes para defenderte con profesionalidad.