Tener un accidente sin terceros implicados

Tener un accidente sin terceros implicados

Tener un accidente sin terceros implicados es lo mejor que te puede pasar, te enseñamos como tienes que usar tu seguro de responsabilidad civil y a terceros.

Un accidente de tráfico puede ocurrir de múltiples maneras y afectar a los intervinientes de una u otra forma dependiendo de factores como la responsabilidad en el accidente, la condición de conductor u ocupante del mismo, si hay contrario o no existen terceros implicados en el mismo, etcétera.

Todas estas circunstancias deben ser tenidas en cuenta a la hora de analizar si es o no posible reclamar una indemnización, partiendo de la base de que no podemos reclamar indemnización alguna si somos culpables del accidente.

CUANDO TIENES UN ACCIDENTE

 

Cuando tenemos un accidente es muy habitual que en los primeros momentos la víctima se sienta perdida y sobre todo sin saber qué pasos tiene que dar a partir de ese momento para tramitar el siniestro.

A esta situación no ayudan las aseguradoras, puesto que la mayoría de los conductores cuando sufren un siniestro se quejan de la falta de información de su seguro, que no les indica nada aparte de pedirles documentos y ya está. Está demostrado que la mayoría de las víctimas de accidentes cambian de aseguradora después de la mínima o nula atención que reciben en la gestión de su siniestro.

En muchas ocasiones el perjudicado por un accidente llama a un despacho de abogados especialista en accidentes de tráfico para intentar obtener esa información necesaria para empezar con la reclamación.

Saber qué derechos podrían correspondernos si somos culpables o víctimas, si somos conductores u ocupantes, si hay uno o varios vehículos implicados, si hay culpa exclusiva o concurrencia de culpas, son factores determinantes cuando se tiene un accidente que van a condicionar la reclamación del siniestro.

Por tanto, en caso de accidente, lo que todo perjudicado debe saber, sobre todo en los momentos iniciales del mismo, y que sirve para cualquier tipo de siniestro, es:

  1. Mantener la calma, y rellenar un parte amistoso con el otro conductor lo más completo posible. Si el contrario se niega o puede haber dudas sobre como ocurrió el siniestro, debe avisarse a los agentes de la autoridad para que elaboren un Atestado o Parte de Accidente que determine quien ha sido responsable del accidente.
  2. Sacar fotografías del lugar, posición de los vehículos implicados, y tomar si es posible datos de testigos presenciales que en un momento dado puedan si resultara necesario ratificar la dinámica del accidente.
  3. Avisar a los servicios de emergencia para una primera asistencia sanitaria in situ si las lesiones lo requieren, y si no es necesario, acudir de inmediato al servicio de urgencias del Hospital más cercano para una revisión completa, asegurándonos de que el informe recoge todas las lesiones sufridas en el accidente.
  4. Dar el parte correspondiente a nuestra aseguradora, para lo que hay un plazo de 7 días, y contactar de inmediato con un despacho de abogados especialista en accidentes de tráfico.

ACCIDENTE SIN TERCEROS

 

Ya sabemos que no podemos reclamar indemnización alguna si somos culpables de un accidente.

 

Sin embargo puede darse el caso de sufrir un accidente donde no hay terceros implicados, como por ejemplo puede ser salirse de la calzada, chocar contra un elemento de mobiliario urbano, etcétera.

En estos supuestos, el conductor no puede reclamar indemnización alguna, puesto que es el responsable del accidente. Ahora bien, si en ese vehículo viajan otras personas que tienen la consideración de ocupantes, tendrán derecho a percibir indemnización en caso de haber sufrido lesiones y daños siempre. La aseguradora que tiene que hacerse cargo de dicha indemnización es la del propio vehículo, único implicado en el siniestro.

Los ocupantes podrán reclamar tantos los daños personales como los daños en objetos o cosas que llevaran en el momento del accidente.

Hay que tener en cuenta que en caso de tener un accidente de tráfico, no todos los seguros o las coberturas contratadas por asegurado van a cubrir de la misma manera a los perjudicados involucrados en el accidente, por lo que dependiendo del tipo de seguro que tenga contratado el vehículo culpable del accidente, el grado de protección tanto del conductor como de los ocupantes va a variar.

CÓMO USAR EL SEGURO DE TU VEHÍCULO

 

Lo primero a tener en cuenta es que todos los vehículos tienen la obligación de contar con un seguro de responsabilidad civil, que va a cubrir los daños personales causados a terceros como consecuencia de un accidente de tráfico.

Si un conductor tiene un accidente sin contrario o tercero interviniente, y su seguro es a terceros, la aseguradora no va a reparar los daños materiales del vehículo, al no contar el asegurado con la cobertura de daños propios.

Hay que tener en cuenta que el conductor de un vehículo causante de un accidente no está protegido por el seguro de responsabilidad civil, aunque sí por el del conductor si cuenta con la cobertura de seguro del conductor.

Si somos culpables el accidente, de momento tendremos que reparar por nuestra cuenta el vehículo, salvo que contemos con seguro a todo riesgo. Sin embargo si hemos resultado lesionados, podremos aunque hayamos sido culpables realizar rehabilitación en un centro concertado ya que en la mayoría de las pólizas los gastos médicos y de rehabilitación tanto del conductor como de los ocupantes están cubiertos.

No obstante lo anterior, el conductor culpable no podrá reclamar indemnización alguna a causa de las lesiones sufridas, mientras que los ocupantes pueden reclamarla por todos los perjuicios que hayan tenido y tendrá que hacerse cargo de la misma la aseguradora del vehículo en el que viajaban, único responsable del accidente en el que no hay terceros implicados.

LEGALCAR ABOGADOS

 

Desde LEGALCAR abogados siempre recomendamos que sea el accidente de la clase que sea, lo primero que debe hacer el perjudicado es informarse.

En ocasiones puede tenerse la creencia errónea de que no podemos reclamar nada porque somos culpables, hasta que un abogado especializado estudia las pruebas y resulta que hay una concurrencia de culpas y es posible reclamar la parte proporcional al porcentaje de concurrencia.

Es por ello que conviene acudir a un abogado a asesorarse y solventar todas las dudas antes de decidir que quiere o puede hacerse con la reclamación. El equipo de LEGALCAR abogados lleva más de 20 años defendiendo los derechos e intereses de las víctimas de accidentes de circulación.

 

900901450 – Teléfono y Consulta gratuita