900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

El tiempo para reclamar una indemnización por accidente de tráfico es una duda habitual de las víctimas de los accidentes, ya que dependiendo de la gravedad de los daños, es primordial tener en cuenta los plazos o no: a mayor gravedad de los daños, menor importancia tiene controlar los tiempos, ya que los periodos de curación son mayores y la víctima debe centrarse más en su curación que en angustiarse con los plazos. Por eso, en esta entrada del Blog vamos a desgranar los conceptos y plazos que entrañan las indemnizaciones, las vías de reclamación y los casos en los que se tiene derecho a reclamar una indemnización por accidente de tráfico.

¿EN QUÉ CONSISTE UNA INDEMNIZACIÓN?

La indemnización es el resarcimiento económico que la Ley prevé para los casos en los que la víctima de un accidente de tráfico sufra daños como consecuencia del mismo, siempre y cuando ésta no sea responsable de dichos daños.

La Ley contempla el resarcimiento económico como base de la indemnización, aunque existe también el resarcimiento material de los objetos, como por ejemplo, la reparación de los objetos dañados en el accidente: vehículo, objetos personales, etc. En estos casos es mejor ver el bien reparado que recibir el dinero para repararlo por nuestra cuenta.

El importe de la indemnización depende exclusivamente de la valoración objetiva de estos daños. Así, podemos entender esta doble división:

  • Los daños materiales se valoran conforme al perjuicio económico sufrido en el patrimonio. En este gran grupo de la indemnización quedan englobados todos los daños en los objetos o pérdidas de los mismos; además, cualquier perjuicio económico de cualquier índole, lucro cesante, daño emergente, etc. La reparación del vehículo, la pérdida de objetos tales como casco o ropa de motorista, encajan en este grupo. Su valoración depende de los documentos que acrediten su valor real, ya sea de mercado o nuevo.
  • Los daños personales se valoran conforme a las lesiones sufridas por la víctima, ya sean físicas o psicolígicas, las cuales se deberán justificar suficientemente con abundante documentación médica. Lo importante a tener en cuenta a la hora de justificar las lesiones es el tiempo de curación y las secuelas. El Baremo de Tráfico sobre lesiones es claro en este aspecto: se indemniza toda lesión en cuanto al tiempo que tarde en curar o estabilizarse y por la secuela que quede tras aplicar el tratamiento médico oportuno.

¿EN QUÉ CASOS SERÉ INDEMNIZADO?

No todos los casos de accidentes de tráfico crean derecho a reclamar una indemnización por los daños sufridos. En LegalCar nos lamentamos por recibir en ocasiones casos de personas que no tienen derecho a reclamar una indemnización, motivado por diferentes causas. Veamos:

Sólo tienen derecho a reclamar una indemnización por los daños sufridos en el siniestro toda víctima que no sea exclusiva responsable de la producción del hecho.

Es decir, podemos distinguir tres grandes grupos en función al grado de responsabilidad para definir en qué casos se tiene derecho a reclamar:

  • Culpa exclusiva: los casos de culpa exclusiva de la víctima son aquellos casos en los que la propia víctima es responsable de los daños que ha sufrido, es decir, es responsable del accidente. Por ejemplo, casos en los que se golpea por detrás a otro vehículo. El conductor del coche que golpea, como responsable del siniestro, no tiene derecho a reclamar. Otro ejemplo sería cuando un coche se salta un semáforo en rojo y otro vehículo le golpea en una intersección: aunque es el otro vehículo el que golpea, el que se salta el semáforo en rojo es el que provoca el choque. Por tanto, no tienen derecho a reclamar aquellas personas que sean culpables en exclusiva de sus propios daños.
  • Culpa compartida: casos de concurrencia de culpas o culpa compartida. Son casos en los que dos o más personas tienen culpa en la producción de los daños de la víctima. En estos casos tiene derecho a reclamar una indemnización en función al porcentaje de su culpa. Normalmente este porcentaje es motivo de controversia entre las partes implicadas, por lo que son casos que deben resolverse en juicio, salvo que la transacción amistosa con la compañía llegue a tener buenos frutos.
  • Culpa de un tercero: si la víctima ha sufrido daños a consecuencia de la culpa de un tercero, tiene derecho a ver resarcidos el 100% de los mismos.

¿CÓMO RECLAMAR UN ACCIDENTE DE TRÁFICO?

Reclamar una indemnización por los daños que se sufran en un siniestro es tarea de LegalCar. Por lo general, el sentido común no impera en estos casos, por lo que el asesoramiento y guía de un profesional jurídico experto es fundamental para que la reclamación tenga éxito.

Tras la reforma del Código Penal de 2015 ya no es posible denunciar los accidentes de tráfico, salvo que medie delito (por ejemplo, alcoholemias). Por tanto, la gran mayoría de casos han pasado a tener una única vía judicial de reclamación: la vía civil. De todas formas, aún sigue abierta la vía extrajudicial para resolver los conflictos, pero en estos casos las compañías tienen la sartén por el mango y las cuantías que se acaban cobrando suelen ser muy inferiores a lo que las víctimas tienen derecho a percibir.

Entonces, resumiendo, ¿qué vías de reclamación existen?

Nos explica Natalia Soto, abogada de LegalCar

 

Abogada Natalia Soto“Hasta julio de 2015 la vía de reclamación era relativamente sencilla en cuanto a todo el trámite procesal y no suponía ningún coste necesario para la víctima. Se denunciaba, se pasaba forense y la controversia, si la había, era por lo general la responsabilidad del accidente. Como en la gran mayoría de los casos la responsabilidad está clara, ya sea gracias a los partes amistoso o a los atestados, las reclamaciones eran rápidas.

Con la supresión de las faltas, las vías de reclamación se distinguen en extrajudicial y judicial civil. La primera vía, la extrajudicial, consiste en un intento amistoso que la Ley exige para que la compañía haga su valoración de los daños de la víctima y se intente llegar a un arreglo extrajudicial entre las partes. Con la práctica, vemos que estos casos suelen ser muy desfavorables para las víctimas, por lo que no es una vía de reclamación de éxito.

La vía civil es la vía judicial abierta para que la víctima pueda reclamar la correspondiente indemnización cuando el intento extrajudicial ha fracasado. Esta vía se abre mediante la Demanda, escrito con el que se reclama una cuantía cierta, es decir, una cuantía ya cerrada mediante la valoración de todos los daños sufridos. Los daños materiales se justifican adjuntando a la demanda las facturas, tickets, presupuestos de arreglo, valoraciones periciales, etc. del perjuicio económico sufrido. Mientras que las lesiones las valora un perito médico especialista en la valoración del daño físico que la víctima se ve obligada a contratar para que realice el informe pericial.

La modificación de la Ley ha obligado a que la víctima tenga que costearse un procedimiento judicial para reclamar una indemnización. Esto supone una gran diferencia frente al gratuito procedimiento penal que estaba en vigor hasta julio de 2015. Al poco tiempo de la reforma del Código Penal, en LegalCar ya empezamos a comprobar que esta sustancial modificación conlleva que muchas víctimas no puedan reclamar lo que les es justo porque no pueden costearse el pleito civil. Como siempre, las compañías han salido ganando.”