Tasa de alcohol en aire, ¿Se puede trucar?

Tasa de alcohol en aire, ¿Se puede trucar?

Es muy habitual que muchos conductores se pregunten si la tasa de alcohol en aire se puede trucar.

En nuestro país sigue habiendo un alto porcentaje de conductores que se ponen al volante habiendo consumido alcohol o drogas. En muchas ocasiones existe el convencimiento por parte de los infractores de que “controlan” la situación, y de que pueden circular sin problema porque están perfectamente capacitados para ello.

Sin embargo, la realidad es otra bien distinta, y los efectos negativos del alcohol en la conducción están más que probados, y en los últimos años se registran más de 50.000 heridos en accidentes donde el alcohol ha sido el detonante del mismo.

La tasa de alcohol es el punto de referencia utilizado en nuestro país para medir los efectos del mismo en el organismo, y a partir de ahí determinar las posibles infracciones, que pueden ir desde una mera sanción administrativa si no se sobrepasan los límites establecidos, hasta un Delito contra la Seguridad del Tráfico recogido en el artículo 379.2 del Código Penal.

Además, también está penado por nuestro Ordenamiento Jurídico la negativa a someterse a una prueba de alcoholemia para determinar la tasa de alcohol arrojada.

Hay muchos mitos alrededor de las pruebas de alcoholemia, uno de los más extendidos consiste en beber mucha agua, en el convencimiento de que ello va a diluir el efecto del alcohol. La realidad es que la prueba sigue saliendo positiva pese a la cantidad de agua que se haya tomado.

Otro truco conocido consiste en masticar granos de café. Sin embargo, se ha demostrado que, aunque este sistema puede reducir algo el resultado, seguiremos dando positivo en el control de alcoholemia.

Otro mito sobre las opciones para eliminar el alcohol en sangre cosiste en hacer ejercicio, y eliminar a través del sudor el alcohol ingerido. Sin embargo, se trata de otro truco cuya efectividad es nula.

También se ha hablado mucho de la opción de hacer enjuagues bucales para diluir el efecto del alcohol, así como masticar chicle, sobre todo de menta. Se trata de sistemas que se ha demostrado que no funcionan, por lo que en estos casos las pruebas de alcohol también darán positivo.

Otros supuestos trucos para trucar la tasa de alcohol en aire, que circulan entre los conductores consisten en beber aceite, tomar pasta de dientes, vomitar, masticar césped, o chupar baterías o monedas. Se trata de ocurrencias de lo más inverosímiles que ayudan al conductor a animarse a coger el coche habiendo consumido alcohol, pero ninguna de ellas es efectiva ni elude los efectos del alcohol en el organismo.

Pero la realidad es bien distinta. Hoy en día las pruebas que se realizan a través de los alcoholímetros son completamente fiables, lo que deja muy pocas opciones al conductor que circula bebido, ya que no va a tener modo de eludir su responsabilidad.

Y esta va más allá, porque si se niega a realizar la prueba de alcoholemia, será igualmente sancionado por un Delito contra la Seguridad del Tráfico contemplado en el artículo 383 del Código Penal, castigado con penas de prisión de 6 meses a un año y privación del permiso de conducir de 1 a 4 años.

Se considera infracción administrativa conducir con una tasa de entre 0,25 mg/l y 0,50 mg/l, y se castiga con la retirada de 4 puntos del carnet de conducir y una multa de 500 euros, y para supuestos donde la tasa es superior a los 0,50 mg/l, el castigo consiste en retirada de 6 puntos del carnet y multa de 1000 euros, suplicándose la multa si el conductor es reincidente.

En el supuesto de arrojar una tasa de alcohol superior a 0,60 mg/l en aire espirado, estaremos ante un Delito contra la Seguridad del Tráfico y no una infracción administrativa, contemplado en el artículo 379.2 del Código Penal y castigado con pena de privación del permiso de conducir de 1 a 4 años, y prisión de 3 a 6 meses, o multa de 6 a 12 meses o trabajos de 31 a 90 días.

Si tienes un juicio rápido por alcoholemia, lo ideal es acudir con un abogado especialista en alcoholemias para que te ayude a resolver de mejor manera tu caso. Si tu caso es más complicado, porque hay daños o lesionados, llámanos gratuitamente y nuestros abogados te explicarán lo que debes hacer.