Valor venal de una motocicleta

Valor venal de una motocicleta

Después de sufrir un accidente de tráfico con importantes daños materiales, empiezan a salir términos como “valor venal” o “valor de afección”, pero la verdad es que se conoce poco de estos términos y desde LegalCar nos damos cuenta que muchos de nuestros clientes y motoristas que nos llaman a hacernos consultas nos expresan su desconocimiento sobre este término y cómo calcularlo. Por eso, en este artículo vamos a explicar qué es el valor venal de motocicleta y cómo se reclama dentro de la indemnización por los daños sufridos en un accidente de moto.

¿QUÉ ES EL VALOR VENAL DE UNA MOTOCICLETA?

 

El valor venal es, dentro del tráfico de vehículos a motor e indemnizaciones, el precio de la moto conforme a unos baremos legalmente aceptados. Debes tomar en cuenta que el valor venal de una moto no corresponde al valor de una motocicleta nueva. Dicho valor se calcula gracias a las tablas GANVAM, de fácil acceso a través de buscadores de internet.

Normalmente las pólizas de seguros que incluyen la cobertura del valor venal son las de todo riesgo: si la motocicleta o coche ya no se fabrica la cuantía a recibir corresponderá a otro modelo que lo sustituya. Además si tu póliza así lo contempla, es posible que puedas recibir también parte por los extra que le habías añadido a la motocicleta.

Existen otros términos relacionados a esta temática que es importante conocer, uno es el valor nuevo, el cual corresponde al valor de la moto como si hubiese salido nueva del concesionario y el otro es el valor de reposición, este hace referencia al valor que tuviera la moto si la quisiéramos comprar antes del accidente, con la misma antigüedad y miso modelo, pero sin importar el kilometraje o estado de la moto.

El valor venal mejorado es un punto medio entre el valor venal y el valor de reposición, sin embargo, esto dependerá de parámetros establecidos por cada compañía, así como el tipo de póliza adquirida.

Y, finalmente, el valor de afección, que es el valor que se incrementa al valor venal de la moto para cuyo cálculo se toma en cuenta la antigüedad y el estado de la misma, además de otros factores tanto objetivos como subjetivos.

INDEMNIZACIÓN POR DAÑOS MATERIALES DE UNA MOTO

 

El valor venal se aplica mayoritariamente cuando los costes de reparar la motocicleta superan lo que esta valdría, es decir, cuando la moto es declarada siniestro. Por ejemplo, si después de sufrir un accidente, para reparar tu moto necesitan 5.000 euros, pero el valor venal de la misma es 3.000, las aseguradoras te ofrecerán los 3.000 euros,  porque de esta manera lo establece la ley, pues no puedes recibir 2.000 euros más por algo que no los vale, lo que supondría un enriquecimiento injusto.

Sin embargo, ¿cómo se reclama la reparación de la moto de un accidente? Primero debes saber que puedes reclamar la reparación de los daños solo en caso que no seas el culpable, pues esta reclamación se realiza a la aseguradora de la contraria, por lo tanto debes poner  la reclamación en dicha compañía, después de esto la moto debe pasar por un perito que es quien realizará la valoración de los daños de la misma. En el informe pericial se debe realizar un desglose detallado de la inversión que se necesita para dejar la moto tal y como estaba antes del accidente.

Para poder reclamar la reparación de la moto debe justificarse que dicha reparación no va a suponer un enriquecimiento injusto, es decir, que el valor de reparación no supera ampliamente el valor venal. Por ejemplo, si el valor de reparación de una moto por los daños sufridos en un accidente de tráfico son de 2.000€ y su valor venal es 1.700€, podrás reclamar el valor de reparación, pues la diferencia entre ambos no supone un enriquecimiento injusto.

Si el valor de reparación supera ampliamente el valor venal, la indemnización por accidente de moto en cuanto a los daños materiales del vehículo será el valor venal más el valor de afección. El valor de afección, como hemos dicho, corresponde con un porcentaje que amplia el precio del valor venal en función de las características objetivas y subjetivas de la moto: cuidado, kilometraje, mantenimiento, uso habitual, etc. La indemnización por el valor de la moto será entonces, valor venal más un porcentaje adicional por el valor de afección.