Valoración de las lesiones en accidente de tráfico

Valoración de las lesiones en accidente de tráfico

¿Has sufrido un accidente de tráfico con daños? La valoración de lesiones es un trámite fundamental para calcular la cantidad que te corresponde. Conoce cuándo y cómo debe calcularse tu indemnización por lesiones.

Sufrir algún tipo de lesión en un accidente de circulación es lo más habitual, incluso si ha sido leve. Y cuando no has sido culpable exclusivo del siniestro, tienes derecho a reclamar una compensación por esos daños.

Seguramente a estas alturas ya sabes que las lesiones deben valorarse para cuantificarse económicamente. Lo que es muy probable que desconozcas es cómo se realiza esa valoración, y por qué es tan importante que se haga correctamente para que te paguen la compensación que realmente te corresponde.

 

La importancia de la valoración de las lesiones

Hay una premisa de la que partimos que seguro que has oído muchas veces: tu compañía de seguros no te va a ayudar.

A la hora de valorar los daños en un accidente de tráfico, las aseguradoras van a partir siempre de mínimos, y si es posible, negarán su obligación de responder económicamente en cuanto haya cualquier duda en la dinámica del siniestro que les permita discutir el pago.

Todos sabemos ya que las aseguradoras se mueven por su propio interés, y que, por tanto, en base a los acuerdos y convenios que tienen entre ellas, buscan el arreglo más favorable a sus intereses en detrimento de las víctimas, lo que repercute en ofertas muy bajas, insuficientes y no adecuadas a los daños sufridos.

¿Qué ocurre en el caso de las lesiones? Pues básicamente, que una parte muy importante de la cantidad que corresponde a esos daños personales, y que es ahí donde las compañías de seguros tienen que pagar más, sobre todo cuando son graves o muy graves.

Por tanto, es en la parte de los daños personales donde las aseguradoras discuten más, y donde la valoración de las mismas es completamente distinta cuando la hace la compañía y cuando la hace la representación de la víctima.

Como es evidente, cuanto mayores hayan sido los daños personales, mayor será la cuantía a reclamar. Y el punto de partida será su valoración.

Y aquí es donde el perjudicado tiene el problema, porque la compañía de seguros valorará a la baja para pagar menos, y la víctima tiene que demostrar que la oferta de la aseguradora no es adecuada porque no se corresponde con la realidad de sus lesiones, y, por tanto, están mal valoradas.

Llegados a este punto, es fácil entender por qué el lesionado en un accidente va a necesitar siempre ayuda legal. Y es principalmente, porque necesita acreditar sus daños personales,y que, por un experto independiente y ajeno a las compañías, apoyado si es necesario en una pericial, se haga una valoración justa y adecuada de esas lesiones.

De hecho, podemos decir que la mayoría de las demandas judiciales que se ponen a las aseguradoras son por discusiones sobre la valoración de los daños personales sufridos por la víctima, o lo que es lo mismo, por no estar conformes con la cantidad ofrecida al lesionado.

 

¿Cuándo tienen que valorar mis lesiones si he sufrido un accidente?

Este es otro punto importante que genera muchas dudas en nuestros clientes, que cuando vienen a vernos os preguntan cuánto van a cobrar

Imaginemos que la víctima sufre un accidente de moto, con el resultado de una fractura de hombro, una cervicalgia y un esguince de rodilla. Con estas lesiones, no podemos saber inicialmente, cuánto va a tardar el lesionado en curarse. Por ejemplo, la fractura de hombro puede tardar un tiempo en consolidar, o hacerlo mal y requerir una operación posterior que lógicamente alarga el periodo de curación.

Igualmente, una cervicalgia puede tardar en curar poco tiempo, y no dejar ninguna secuela, o resultar muy incapacitante para la víctima porque tiene antecedentes previos en la región cervical y necesita más tiempo, más tratamiento, y va a tener secuelas

¿Qué queremos decir con esto? Que las lesiones no se pueden valorar hasta que la víctima no ha finalizado su periodo de curación, y esos daños se han estabilizado, con o sin secuelas.

Por lo tanto, la valoración de las lesiones se hace una vez que el perjudicado alcanza la estabilización lesional, es decir, recibe el alta médica. Es entonces, cuando a la vista de toda su documentación médica, su evolución y cómo ha quedado, cuando se puede hacer una valoración de daños personales de cara a calcular la cantidad a percibir.

Ahora bien, seguramente sabes que muchas veces, sobre todo en lesionados con daños de cierta entidad, las compañías de seguros solicitan o requieren a la víctima para ser reconocida por sus servicios médicos. Pueden hacerlo al final, cuando el lesionado tiene el alta médica, o varias veces a lo largo de su proceso evolutivo, si las lesiones son de más larga duración.

Esto va a servir a la compañía para realizar posteriormente la valoración de los daños personales. Pero de la misma manera, y sabiendo que la objetividad de los servicios médicos adscritos a una aseguradora no es precisamente independiente, la víctima necesita contar con otros profesionales para que le hagan una valoración mucho más objetiva y justa.

Y para ello va a necesitar, por un lado, un profesional de LEGALCAR que le acompañe en el proceso y le indique los documentos que necesita y las pruebas que debe hacerse para acreditar las lesiones que luego habrá que valorar.

Y por otro, un perito médico, ajeno a las compañías, que emita un informe de valoración de daños personales que luego permita contrastarse con el informe médico de la aseguradora y tener así una base para discutir la oferta que hayan hecho al lesionado.

 

Baremo de lesiones por accidente de tráfico

Seguramente a estas alturas también sabes que la valoración de las lesiones, de cara al cálculo de las cantidades concretas que tiene que pagarte la aseguradora, se hace tomando como referencia el Baremo de Tráfico.

Tras su entrada en vigor en 2016 sustituyendo al Sistema anterior, se ha complicado bastante la forma de reclamar y, sobre todo, cómo interpretar el Baremo y aplicarlo a cada caso concreto, teniendo en cuenta la cantidad de factores que intervienen en esa valoración.

Como es natural, el lesionado no tiene ni idea de cómo interpretar ni aplicar el Baremo. Y si lo hace por su cuenta, es casi seguro que se dejará muchos conceptos por el camino sin valorar, y que obviamente no va a cobrar porque la compañía no se lo va a decir, como es natural.

Por muchas calculadoras que haya, y por mucho que el perjudicado lea y relea el Baremo, no será capaz de valorar sus lesiones en su totalidad si no cuenta con ayuda legal. Tampoco sabrá si necesita o no un perito médico, si la oferta que le hacen es correcta o no (que nunca lo es), ni si están incluidos todos los conceptos reclamables.

Por eso, externalizar la reclamación, y buscar ayuda al margen de las aseguradoras, es fundamental para que la reclamación sea la adecuada.

En LEGALCAR vemos todos los días valoraciones sin fundamento, y ofertas insuficientes por parte de las compañías, en detrimento de los derechos de la víctima. Y en el 97% de los casos, conseguimos incrementar económicamente esas ofertas iniciales, tanto en vía extrajudicial como judicial, ayudando al perjudicado a que perciba lo que por derecho le corresponde.

Si eres víctima no culpable de un siniestro y has sufrido lesiones, no esperes y contacta con LEGALCAR  lo antes posible. Somos un despacho independiente, llevamos más de 20 años reclamando gestiones por accidentes de tráfico y solo cobramos si ganamos. Cuéntanos tu caso y tendrás una valoración sin compromiso en el momento