Víctimas accidente de moto

Víctimas accidente de moto

Las víctimas de un accidente en moto pueden tener derecho a reclamar una indemnización por sus daños materiales, lesiones y otros prejuicios derivados del accidente.

El motorista está especialmente expuesto a sufrir lesiones de gravedad debido a que no tiene protección ante un hipotético golpe. Y no solo por el impacto, sino también por el hecho de que es fácil que salga despedido de la moto en una colisión.

También hay víctimas de accidente de moto sin colisión, es decir, cuando el motorista realiza una maniobra evasiva para evitar un golpe, y su pericia contribuye a reducir las consecuencias lesivas, pero ello no impide que se lesione.

Los ocupantes o “paquetes” de la moto también pueden ser víctimas en un accidente, con la particularidad de que, en su caso, podrán reclamar siempre al margen de quien haya sido el culpable del siniestro.

Para reclamar la indemnización que les pueda corresponder con garantías, las víctimas de un accidente de moto deben estar bien asesoradas por LegalCar. NO podemos olvidar que las aseguradoras tienden siempre a imputar la responsabilidad al motorista.

¿QUÉ RECLAMAR SI SOY VÍCTIMA DE UN ACCIDENTE DE MOTO?

Si eres víctima de un accidente de moto, para poder reclamar lo primero que debes tener en cuenta es la responsabilidad, es decir, si has sido tú o el contrario el culpable del siniestro.

La diferencia es fundamental porque si eres el culpable exclusivo del accidente, no podrás reclamar indemnización alguna por las lesiones y daños sufridos en el mismo.

En cambio, si el culpable es un tercero, podrás reclamar todos los daños, tanto personales como materiales, que hayas tenido como víctima del accidente de moto.

Esta responsabilidad o culpa deberás acreditarla, de modo que la compañía del contrario responsable no se niegue a pagarte la indemnización. Un parte amistoso o un Atestado de la Policía o Guardia Civil son los elementos de prueba que necesitarás para demostrar la culpa.

Los testigos, si los tienes, también son importante sobre todo si la culpa es discutida o no quedan claras las circunstancias del siniestro.

Los ocupantes, como hemos visto, podrán reclamar la indemnización siempre, bien a la aseguradora de la moto en la que viajaban, si es responsable, bien a la compañía de seguros del tercero culpable del siniestro.

Debes tener en cuenta que en ocasiones puede haber una responsabilidad compartida en un accidente de moto, donde hay parte de culpa del motorista y parte de culpa de un tercero.

En estos casos las aseguradoras tratarán siempre de imputar la culpa al motorista. Pero si se acredita la concurrencia de culpas, podrás reclamar una indemnización que será proporcional al porcentaje de culpa de cada parte.

INDEMNIZACIÓN POR LESIONES

Dado que las víctimas de accidente de moto suelen sufrir lesiones importantes, las indemnizaciones por lesiones se disparan y las aseguradoras suelen poner pegas para pagarlas y minimizar el alcance de las mismas.

Por eso es fundamental que el perjudicado esté siempre defendido por un abogado expecializado ajeno a las compañías. Este profesional negociará con la aseguradora de tú a tú para garantizar que se respete el derecho de la víctima del accidente de moto.

La indemnización por lesiones se calcula en base a lo dispuesto en el Baremo de Tráfico. Hay muchos conceptos que pueden reclamarse, dependiendo del tipo de daños sufrido, por lo que conviene contar con asesoramiento legal.

En términos generales se indemniza, por un lado, el tiempo que el perjudicado haya estado curándose, desde la fecha del accidente hasta que recibe el alta médica.

Este tiempo se valora y se paga distinto dependiendo de si el lesionado ha requerido días para curarse (haciendo rehabilitación-días de perjuicio personal básico) pero sin modificar su ritmo de vida normal, o, por el contrario, ha necesitado días de baja laboral o de incapacidad para realizar sus actividades habituales de la vida diaria, o días de hospitalización, o días de UCI en los casos más graves (perjuicio personal particular en grado moderado, grave o muy grave).

A esta indemnización se le añaden las secuelas, tanto funcionales como estéticas, que le queden a la víctima después de recibir el alta médica. Se valoran por puntos, según la gravedad, y atendiendo al número de secuelas y edad del perjudicado, y en base a las Tablas incluidas en el Baremo de Tráfico.

Otros conceptos que se indemnizan por lesiones son, por ejemplo, las operaciones médicas a las que haya tenido que someterse el lesionado a consecuencia del accidente de moto.

En casos graves o muy graves, el Baremo contempla otro tipo de indemnizaciones según el caso. Así, tenemos el daño moral, o las incapacidades sobrevenidas a la víctima a consecuencia de las lesiones (parcial, total o absoluta).

Y por otro lado los gastos de asistencia futura, para grandes lesionados, como pueden ser sillas de ruedas, prótesis, gastos de adecuación de vivienda, de rehabilitación ambulatoria o domiciliaria, etcétera.

La amplitud y complejidad del Baremo exige que las víctimas de accidente de moto cuenten con ayuda de un abogado para accidente a la hora de calcular la indemnización por lesiones. Es de sobra conocido que las aseguradoras tratarán de minimizarlas, para pagar lo menos posible.

INDEMNIZACIÓN POR DAÑOS MATERIALES

La indemnización por daños materiales de las víctimas de un accidente de moto, también deben pagarse por la compañía de seguros del responsable del siniestro.

Estos daños comprenden, por un lado, los desperfectos sufridos por la moto en el accidente. Hará falta peritarla, y ver si es viable la reparación, en cuyo caso se paga la misma.

Si el coste del arreglo supera el valor venal de la moto será declarada siniestro y en ese caso deberá reclamarse el valor del mismo atendiendo a fecha de matriculación, tipo de moto, etcétera.

También se consideran daños materiales los sufridos en el casco, la indumentaria del motorista, y cualquier otro elemento dañado en el accidente (gafas, teléfonos móviles, etcétera).

PERJUICIOS

Cualquier perjuicio sufrido por la víctima del accidente de moto tiene que reclamarse como indemnización.

En el Baremo de Tráfico se contempla el perjuicio patrimonial, que se divide en lucro cesante y daño emergente.

El lucro cesante implica los perjuicios sufridos por la víctima que ha dejado de ganar a consecuencia del accidente. Por ejemplo, si le descuentan de su nómina una cantidad a consecuencia de estar de baja.

Y el daño emergente comprende todos los gastos que haya podido tener derivados del siniestro, por ejemplo, gastos de desplazamiento, rehabilitación, farmacia, pruebas diagnósticas, etcétera.

Ya hemos visto que las víctimas de accidente de moto que no son culpables exclusivas, pueden reclamar su indemnización. Sin embargo, no es fácil calcularla y las aseguradoras no van a ayudar a ello.

Por eso, el asesoramiento de un abogado como los de LegalCar es fundamental para el perjudicado.

En LEGALCAR ABOGADOS llevamos más de 20 años tramitando indemnizaciones a víctimas de accidentes de moto.

Nuestra experiencia nos ha demostrado, incluso en casos gravísimos o con fallecimiento del motorista, que es necesario contar con esa ayuda legal y técnica a todos los niveles (pericial, médica, laboral, etcétera) para que la víctima reciba la indemnización que realmente le corresponde.