900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

 

Indemnización como pasajero

 

En LegalCar te ofrecemos ayuda para solicitar tu indemnización como pasajero o como acompañante en un coche, moto, taxi, coche, autobús.

Los pasajeros de cualquier vehículo siempre tienen derecho a recibir una compensación económica por las lesiones y daños sufridos en un accidente de tráfico. Sin embargo, es importante saber quién ha sido el vehículo culpable ya que su compañía será la que tenga que hacerse cargo de pagar esta compensación.

 

INDEMNIZACIONES A OCUPANTES 

Para reclamar una indemnización como ocupante, se debe llamar o ponerse en contacto con la compañía de seguros del coche que ha tenido la culpa.

Como en cualquier otra indemnización, deberás hacer una recopilación de los informe médicos de los que dispongas hasta el momento de oficializar la reclamación, de esta forma, la compañía evaluará la indemnización a pagar a la víctima.

El ocupante tiene derechos  recibir la indemnización integra por:

  • Puntos por secuelas: las secuelas son las molestias o dolencias que quedan en la víctima, una vez que ha terminado el tratamiento rehabilitador. Estas son evaluadas y ponderadas de acuerdo a lo que indique el Baremo de Tráfico. La indemnización por esta casusa, dependerá de los puntos otorgados por la secuela y la edad del lesionado. Cabe destacar que las secuelas pueden ser: físicas, psicológicas o estéticas.
  • Perjuicio Personal Básico: corresponde a los días en que el lesionado ha estado recuperándose de su lesión, pero que sin embargo no ha comprometido su calidad de vida, anteriormente se conocían como días no impeditivos. Estos se indemnizan con 30 euros por día.
  • Perjuicio Personal Particular: se refiere a los días en que la víctima del accidente ha estado recuperándose, viéndose comprometida su calidad de vida. Dependiendo de la gravedad de la lesión se dividen en: moderado, grave y muy grave, dejándose las últimas dos categorías para los días que la persona ha estado hospitalizado. La indemnización en estos casos es de 52,75 y 100 euros respectivamente.
  • Perjuicio Patrimonial: es probable que tras el accidente hayan surgido algunos gastos imprevistos al ocupante lesionado, por lo que si pruebas que estos han sido derivados del accidente, la compañía deberá indemnizar su importe. Incluyéndose los gastos de asistencia sanitaria, lucro cesante y otros gastos resarcibles contemplados en el Baremo de Tráfico.

Consulta gratuita

En estos casos  suele haber confusión, cuando el accidente ha sido culpa de ambos conductores, pues el pasajero no sabe a qué compañía reclamar, pues debe reclamar a ambas y estas indemnizaran a la víctima de acuerdo al porcentaje de culpa que haya tenido cada implicado, siempre totalizando en su totalidad al ocupante.

La única disputa que puede haber es que las compañías no se pongan de acuerdo en qué va a indemnizar cada una, sin embargo esto deben resolverlas estas por su cuenta.

 

COBERTURA DE LOS PASAJEROS DE UN VEHÍCULO

Los accidentes de tráfico provocan consecuencias diferentes en las víctimas que son conductores y en las que son pasajeros.

La diferencia fundamental es que el conductor puede ser culpable del accidente o víctima si la responsabilidad es de un tercero. Pero el pasajero es víctima siempre, puesto que es un elemento pasivo que no participa del hecho de conducir.

Es importante que antes de dar cualquier paso, el ocupante se asesore debidamente de las coberturas y derechos que le asisten si ha sido víctima de un accidente de tráfico con un abogado para accidente que no solo le gestionará todo el proceso de reclamación, sino que resolverá todas sus dudas y le indicará los pasos a dar en cada momento.

 

¿ESTÁN TODAS LAS PERSONAS QUE VIAJAN ASEGURADAS?

Para muchos conductores, a la hora de contratar un seguro, saber la cobertura de ocupantes del vehículo es una cuestión que les interesa y les preocupa, sobre todo cuando su intención es contratar un seguro a terceros o a todo riesgo con franquicia.

Es claro que en el supuesto de que el accidente sea provocado por un tercer vehículo, tanto el conductor como los ocupantes del vehículo no culpable estarán cubiertos y podrán reclamar por los daños y perjuicios sufridos en el siniestro, tanto personales como materiales.

Pero ¿qué ocurre si soy el culpable de un accidente y en mi coche viajan, por ejemplo, mis padres y un hermano, o unos amigos?

En estos supuestos, mi Seguro de Responsabilidad Civil obligatoria va a cubrir las lesiones sufridas por los ocupantes de mi vehículo, pero no cubre los míos, al ser culpable del siniestro, ni tampoco va a cubrir los daños materiales de ninguno (ni míos como conductor, ni los de los ocupantes de mi vehículo), ni del propio coche ni de los objetos que transporte en el mismo.

Pongamos el caso de que el accidente lo haya provocado un tercero cuyo vehículo carece de seguro, o que se trate de un coche robado, los daños y perjuicios serán cubiertos por el Consorcio de Compensación de Seguros.

Si además soy culpable del accidente y he causado daños personales y/o materiales a un tercero que también lleva ocupantes en su vehículo, al igual que mis propios ocupantes, todos ellos estarán cubiertos por mi Seguro de Responsabilidad Civil Obligatoria.

 

OCUPANTES DE UN AUTOBÚS

Cuando un accidente ocurre en un autobús, los procedimientos varían un poco, porque en estos casos el viajero está amparado por el seguro de viajero obligatorio, por lo que es a esta entidad a la que hay que reclamar.

Los accidentes de autobús pueden pasar de muchas maneras, incluso no hace falta que el autobús choque, pues fácilmente puede deberse a una caída generada por un movimiento brusco realizado por el conductor.

 

OCUPANTES DE UN TAXI 

Al igual que en cualquier otro tipo de accidente, el ocupante de un taxi tiene derecho a reclamar una indemnización por sus lesiones, como siempre, todo depende de quien haya generado el accidente.

Hace unos meses R.G.P se comunicó con nosotros a través de nuestra cuenta de Facebook para consultarnos su caso, pues había sufrido un accidente en un taxi en la madrugada, cuando quería trasladarse a su domicilio tras una fiesta. En el camino, un coche conducido por un joven ebrio impactó con el taxi mientras este estaba estacionado en un semáforo. R.G.P quien se encontraba en la parte de atrás sufrió múltiples lesiones entre ellas una lesión cervical y luxación de hombro. El chofer del taxi también sufrió lesiones.

En este caso hubo que realizar la reclamación a la compañía del conductor contrario, quien dio positivo en el control de alcoholemia. En estos casos la compañía cumple la función de acreedores y luego el conductor debe reponer la cantidad.

Además del pago de la multa por conducir bajo los efectos del alcohol y posibles cargos judiciales.

 

EXCLUSIONES MÁS HABITUALES

El artículo 5 de la Ley de Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor indica qué es lo que no está cubierto en estos casos por el Seguro de Responsabilidad Civil.

Ya hemos visto la cobertura por daños personales. Sin embargo, respecto de los daños materiales no están cubiertos los sufridos por el propio vehículo culpable ni por los objetos que se trasladaban en el interior del mismo.

¿Qué ocurre con los ocupantes de un vehículo culpable de un accidente que no está asegurado? En estos supuestos ya sabemos que es el Consorcio de Compensación de Seguros quien se hace cargo.

No obstante, no se hará cargo si los ocupantes del vehículo culpable sabían antes de viajar en el que carecía de seguro obligatorio. En estos casos el Consorcio no les pagará.

¿Qué ocurre en los casos de alcoholemia con los ocupantes del vehículo culpable cuyo conductor circulaba bajo los efectos del alcohol? La ley indica que los mismos tienen derecho a ser indemnizados, incluso en el caso de que conocieran que el conductor estaba bajo los efectos del alcohol.

Eso no va a impedir, como ya sabemos, que luego la aseguradora repita contra el conductor que circulaba ebrio, debido a las cláusulas de exclusión de responsabilidad incluidas en las pólizas de seguro para estos casos.

 

¿PUEDO RECLAMAR?

Ya hemos visto que el ocupante puede reclamar siempre, salvo en las exclusiones ya mencionadas.

¿Y cómo reclamo? Lo primero es que deben quedar muy claras las circunstancias o dinámica del siniestro y quien es el responsable del mismo, para saber a quién hay que dirigir la reclamación.

Un parte amistoso o un Atestado elaborado por los agentes de la autoridad son los mejores medios de prueba para demostrar la culpa.

Lo segundo, deben acreditarse los daños personales o lesiones sufridas. Para ello cuanta más documentación médica tengamos mucho mejor.

Acudir a urgencias de inmediato y antes de que pasen 72 horas desde el accidente, realizarse pruebas diagnósticas, justificar el tratamiento rehabilitador necesario para la curación, acreditar la baja laboral o el tiempo de incapacitación para hacer las tareas básicas de la vida diaria, recopilar informes de traumatólogo, médico rehabilitador, médico de cabecera, etcétera, son algunos de los documentos básicos para cualquier reclamación por lesiones.

En ocasiones es posible llegar a un acuerdo amistoso con la compañía con una buena negociación, y en otros casos será necesario interponer un procedimiento judicial contra la misma, cuando la aseguradora realiza una oferta por debajo de lo que corresponde a la víctima, lo que ocurre en la inmensa mayoría de los casos.