900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

 

Indemnización accidente en taxi

 

Te ayudamos a calcular la indemnización por accidente en taxi que te mereces. Tanto si eres taxista como ocupante de un taxi y tienes un accidente tienes derecho a reclamar.

La reclamación se hará a la compañía del vehículo culpable. Por tu parte, si eres conductor de un taxi y has sufrido un accidente provocado por otro conductor o formas parte de un siniestro con una concurrencia de culpas entre ambos, tienes derecho a recibir una compensación económica.

 

Accidente en taxi

 

¿Cómo se calcula la indemnización en un accidente de taxi? Si eres el ocupante, se hace tomando en cuenta las lesiones, el tiempo que has tardado en recuperarte y las posibles secuelas posteriores.

Se contemplan también otros gastos generados como consecuencia del accidente. En el caso del conductor, además de los conceptos nombrados anteriormente, también se puede reclamar el lucro cesante.

Como ocupantes de un vehículo privado o de un taxi tenemos derecho a que el seguro abone los gastos del tratamiento médico necesario para la recuperación o mejoría de las lesiones, así como la indemnización .

La valoración económica puede ser más o menos amplia, ya que depende del tipo de impacto, su intensidad, posición o situación en el momento de sufrir la colisión, y por último cada lesionado cura de forma distinta, por lo que la valoración de la indemnización nunca será igual para dos personas, ya que somos todos diferentes y curamos de forma distinta.

Consulta gratuita

Somos abogados especialistas en accidente de taxi y si eres taxista u ocupante de un taxi podemos conseguirte la máxima indemnización. A todos nos toca utilizar un taxi de vez en cuando, por lo que es importante que conozcamos qué hacer en caso de sufrir un accidente en taxi.

Muchos clientes que han comenzado la tramitación con otra compañía, llaman para consultarnos si la indemnización que le ofrecieron es adecuada, se sorprende al darse cuenta que la compañía le ha dicho que acepte una oferta que suele hacer hasta 50% más baja de lo que le corresponde.

Si no estás de acuerdo con las ofertas realizadas por tu compañía tienes derecho a demandar y comenzar un proceso judicial, donde un juez será quien decida, en base al análisis de la documentación y las periciales médicas, aportadas por ambas partes. En caso de acudir a juicio, debes contratar los servicios adicionales de un perito médico y un procurador.

Aunque comenzar un juicio en contra de una compañía puede parecer imposible de ganar, no lo es si cuentas con la representación de un LegalCar, con conocimientos y experiencias.

 

 

Para explicar cómo se reclama una indemnización por accidente en taxi, vamos a dividirlo en dos grupos:

 

INDEMNIZACIÓN PARA EL TAXISTA

Si en tu jornada laboral sufres un accidente provocado por la imprudencia de algún otro conductor, tienes derecho a una indemnización. Para iniciar la reclamación, debes aportar a la compañía contraria todos los informes médicos por tus lesiones, en estos deben estar detalladas las secuelas y los días por perjuicio personal básico y perjuicio personal moderado.

Si como consecuencia del accidente has incurrido en otro tipo de gastos, como transporte, farmacia entre otros, deberás aportar las facturas para reclamar la indemnización.

Como taxista también tienes derecho a recibir una indemnización por el lucro cesante, que corresponde a la cantidad de dinero que presuntamente se iba a ganar pero como consecuencia del accidente no se ha recibido. Por ejemplo, si el coche dura un es en el taller, el taxista recibirá una cuantía por esos días que no ha podido seguir por su trabajo.

En referencia a los daños materiales, la compañía indemnizará los daños correspondientes a la reparación del vehículo, siempre y cuando las reparaciones no sobrepasen el valor venal del  taxi, en caso de superarlo la compañía indemnizará el monto correspondiente al valor venal.

 

INDEMNIZACIÓN COMO PASAJERO DE TAXI

Si eres ocupante de un taxi que ha sufrido un accidente, tienes derecho a una indemnización completa, sin importar si la responsabilidad del accidente ha sido del taxista.

En este sentido al igual para reclamar la indemnización se debe aportar a la compañía responsable (dependiendo de quien haya sido el responsable del accidente) la documentación médica que acredite las lesiones y otros documentos que estén relacionados a gastos generados por el accidente.

 

INDEMNIZACIÓN POR PARALIZACIÓN DE TAXI

 Si eres taxista y sufres un accidente de tráfico tienes derecho a recibir una indemnización por la paralización de tu taxi, se llama “lucro cesante” este concepto complementaría la compensación por lesiones y daños materiales derivados del accidente.

Para tener derecho a una cuantía por accidente de taxi y de tráfico en general hay que cumplir una serie de requisitos:

  • Acreditar la culpa: solo tienen derecho a recibir una cantidad el que no sea responsable absoluto del accidente, para esto hay que aportar el parte amistoso o atestado de tráfico.
  • Acudir a urgencias dentro de las 72h siguientes al siniestro: si has sufrido lesiones como consecuencia del accidente, debes ir a urgencias antes de los tres días, porque es el tiempo que establece el Baremo de tráfico, si acudes después habrás roto el criterio cronológico.
  • Daños materiales: el Baremo especifica que para que se puedan producir lesiones los daños deben ser de cierta entidad, pero no se establece un monto especifico, según nuestra experiencia, sabemos que debe ser de un monto superior a 300€

Además, si como consecuencia del accidente se han derivado otros tipos de gastos como médicos,  aumento de costes de la movilidad o si por ejemplo se te ha roto el móvil en el accidente o tus gafas, este concepto se llama daño emergente.

Si eres taxista un tema que probablemente te preocupa al sufrir el accidente es el dinero que dejas de percibir porque el coche se encuentra fuera de circulación, también puede darse el caso de que el coche sea reparado antes, pero tú sigues de baja. Te contamos qué pasa y qué puedes hacer en ambos casos.

El lucro cesante se refiere a una cuantía que se ha dejado de percibir como consecuencia del accidente, para poder reclamarlo hay que demostrar que efectivamente la persona ha sufrido un perjuicio en sus ingresos. En el caso de los taxis esto se puede probar mediante un certificado emitido por la Asociación Gremial del Taxi donde se expresa la cuantía estimada que gana un taxista al día y mediante este documento se hace una estimación de lo dejado de percibir.

En el caso de que el taxista siga lesionado, pero el vehículo pueda entrar en circulación, este podrá contratar a un conductor para que trabaje el taxi y sus honorarios pueden ser cobrados a la compañía en concepto de daño emergente.

Una problemática con la que nos podemos encontrar en la reclamación de un accidente de taxi es sobre qué sucede si el taxista lesionado no es el dueño del taxi, pues vera una disminución sus ingresos como consecuencia del accidente –si aplica- . En este caso habrá que realizar dos reclamaciones  y el conductor deberá presentar sus nóminas pasadas para comprobar que efectivamente hay una disminución de ingresos.

 

¿QUÉ CUBREN LOS SEGUROS DE TAXI?

Todo vehículo debe contar con un seguro de responsabilidad civil, pero en el caso del taxi debe ser más amplio. Dentro de las coberturas, hay desde seguros a terceros hasta seguros a todo riesgo. Siempre es preferible contratar como mínimo un seguro a terceros ampliado, que aumente las coberturas básicas tanto para el conductor como para los ocupantes.

Otra opción es el seguro a todo riesgo con franquicia, que permitirá cubrir las reparaciones del taxi, y lo mejor es el seguro a todo riesgo, donde la cobertura es la más amplia dependiendo también de lo que se contrate.

Sus seguros son más caros, sobre todo si hay más de un conductor para el taxi, y porque, además, al estar todo el día en movimiento tienen mayores posibilidades de sufrir un accidente, además de que transportan pasajeros. Todo ello hace que se encarezcan las pólizas más que en el caso de un vehículo normal.

 

¿DEBO USAR MI SEGURO DE TAXI?

Como ya hemos apuntado en numerosas ocasiones, la compañía no funcionan de la misma manera que un abogado particular. Esto es así porque el abogado de compañía defiende el interés de la misma, que es su empresa, y por tanto no defiende el interés de la víctima. Esto se traduce en que el perjudicado es un número más, que hay que tramitar, pero de manera rápida.

El abogado de compañía se limita a pedir documentos cuando se acabe el proceso de recuperación de la víctima y a mandarlos a la compañía contraria.

El taxista que sufre un accidente de tráfico debe acudir a LegalCar, particular, externo y ajeno a las compañías de seguros.

No podemos olvidar que el taxista dispone de la cobertura por defensa jurídica incluida en su póliza, que establece una cantidad que varía de unas compañías a otras, para cubrir los honorarios del abogado particular que designe libremente el asegurado.

 

¿QUIÉN ME PAGA LOS DAÑOS?

Los daños ante el choque de un taxi, tanto personales como materiales, serán abonados por la compañía de seguros del responsable del accidente.

Si no es culpable, será la compañía de seguros del culpable quien se hará cargo de la cuantía que le corresponda al taxista. Recuerda  también podrás reclamar el perjuicio patrimonial, que en el caso de los taxistas es especialmente importante porque reclaman el lucro cesante.

En el caso de los ocupantes o pasajeros del taxi, si el conductor del mismo no es el culpable, ocurre igual que para el supuesto del conductor, y podrán reclamar a la aseguradora del tercero responsable.

Pero si el culpable es el propio conductor del taxi en el que viajan, podrán reclamar también, pero en este caso a la compañía de seguros del taxi, que les abonarán la compensación económica que les corresponda tanto por los daños personales, como por el perjuicio patrimonial, en caso de tenerlo, así como de los gastos que hayan podido tener a causa del accidente.

 

¿QUÉ PASA CON LOS DÍAS DE BAJA LABORAL?

En el caso de los taxistas, la baja laboral implica que no pueden desarrollar su actividad profesional, con lo que el perjuicio implica, por un lado, el tiempo que el taxi se encuentra reparando en el taller (y por tanto no está circulando), y por otro, las ganancias dejadas de percibir por el taxista en el ejercicio de su actividad por estar de baja laboral.

Esto es el lucro cesante y en el caso de los accidentes de tráfico de taxistas debe reclamarse siempre. Normalmente para ello es necesario contar, por un lado, con un Certificado de estancia en el taller del taxi indicando el tiempo que ha durado la reparación del mismo.

Y, por otro lado, el taxista debe pedir un Certificado de la Asociación Gremial del Taxi para acreditar ese lucro cesante, siendo la dificultad de estos casos el que a veces es complicado determinar la facturación real del taxista, al tributar por módulos.

 

EL PROCESO DE RECLAMACIÓN

El proceso de reclamación de la indemnización del ocupante de un taxi debe hacerse siempre con LegalCar, pues las aseguradoras aprovechan el desconocimiento de las normas y legislación que tienen las víctimas de un accidente para ofrecer indemnizaciones muy por debajo de lo que realmente les corresponde.

El proceso durará más o menos dependiendo de si LegalCar consigue un acuerdo amistoso, o por el contrario, es necesario interponer un procedimiento judicial civil contra la aseguradora.

El tiempo que marca el inicio de la reclamación está condicionado por el tiempo que tarde el ocupante lesionado en curarse, pues no es igual una lesión normal de cuello que previsiblemente en tres meses estará estabilizado, que una fractura que exige un periodo de baja o incapacidad y una recuperación más larga en el tiempo.

Una vez el lesionado haya alcanzado la estabilidad lesional, y tenga toda la documentación médica necesaria acreditativa de las lesiones sufridas, el LegalCar realizará la reclamación a la compañía, que tiene tres meses para realizar una oferta motivada de pago. Si la misma es insuficiente o no se realiza por cualquier motivo (respuesta motivada), será necesario realizar una pericial médica que acredite las lesiones sufridas y reclamar de nuevo a la compañía.

En caso de alcanzarse un acuerdo amistoso se pondrá fin el proceso con la firma de un finiquito y el cobro de la indemnización. Si no es posible o la oferta sigue estando por debajo de lo que corresponde percibir al ocupante lesionado, habrá que demandar a la aseguradora, iniciándose un procedimiento civil que puede alargarse hasta dos años, debido a la saturación de nuestros Tribunales.

En cualquier momento de ese proceso judicial, no obstante, puede llegarse a un acuerdo con la aseguradora, en base a las negociaciones que realice LegalCar, que en cualquier caso siempre tendrá que ser aceptado por la víctima, que tiene la última palabra.

 

EL INFORME MÉDICO Y LAS PRUEBAS

Los informes médicos y las pruebas diagnósticas para determinar el alcance de las lesiones sufridas son fundamentales de cara a la reclamación de la indemnización que corresponda.

La aseguradora no va a pagar pon ninguna lesión que no aparezca desde los primeros informes médicos dentro de las 72 horas posteriores al accidente. Tampoco indemnizará por secuelas si no aparecen claramente determinadas en los informes de alta y en las pruebas diagnósticas.

 

ACCIDENTE CON OTRO TAXISTA

No es muy habitual, pero puede darse el caso de que en un accidente de tráfico se vean involucrados dos taxis, y que a su vez pueden ir con o sin pasajeros.

En estos casos, el taxista que haya resultado culpable exclusivo del siniestro, no puede reclamar, pero sí sus pasajeros, que reclamarán a la propia compañía del taxi en el que viajaban.

En cuanto al taxista no responsable, y sus pasajeros en caso de llevarlos, podrán reclamar por los daños y perjuicios a la compañía de seguros del taxi culpable del accidente.

Puede ocurrir que no quede bien determinada la responsabilidad en el siniestro, o haya versiones contradictorias. En estos casos hay que recopilar todos los medios de prueba que sean posibles para tratar de demostrar quien ha sido el culpable del accidente, y por tanto poder reclamar con garantías, para lo que es importante contar con LegalCar.

 

ACCIDENTE CON UN VEHÍCULO QUE NO ES TAXISTA

Si el taxista sufre un accidente y el culpable es otro vehículo, podrá reclamar por los daños sufridos tanto el taxista como los pasajeros del taxi a la compañía de seguros del responsable.

Los accidentes en el carril taxi se producen en muchas ocasiones por la falta de atención de otros conductores, el despiste, o no respetar la prioridad de paso del taxista que circula por el carril taxi.

Es muy importante acreditar esa responsabilidad, para lo cual es necesario contar o bien con un parte amistoso debidamente rellenado y firmado por ambos conductores, y donde deben hacerse constar los datos de los pasajeros del taxi si han resultado lesionados para que luego puedan reclamar, o bien con un Atestado o Parte de Accidente emitido por los agentes de la autoridad, que determine de manera clara la culpabilidad.

Especialmente si se ha tratado de un accidente en el carril taxi, puede ocurrir que haya discrepancias sobre el modo de ocurrir el siniestro, y estos medios de prueba resultan fundamentales para demostrar quien ha sido culpable.

Una vez quede claro a quien hay que reclamar, será necesario ir recopilando cuantos documentos e informes sean posibles para demostrar también la entidad de las lesiones y los daños sufridos.

 

MIS DERECHOS COMO TAXISTA

Cuando un taxista sufre un accidente de tráfico, tiene derecho a reclamar por los daños y perjuicios sufridos en el siniestro siempre que no haya sido culpable exclusivo del mismo.

Si ha sido el responsable del accidente y lleva pasajeros, éstos podrán reclamar la correspondiente a la compañía de seguros del vehículo en el que viajan.

Pero si el responsable ha sido un tercero, tanto el taxista como los ocupantes podrán reclamar, en este caso a la aseguradora del causante del siniestro.

Normalmente los seguros de los taxis suelen ser más elevados que los de un particular, teniendo en cuenta que el taxista llevan pasajeros y suele recorrer muchos kilómetros, al estar al volante toda la jornada laboral.

Otro derecho del taxista que siempre debe reclamarse es el perjuicio patrimonial, en concreto el lucro cesante, que en muchas ocasiones es discutido por las aseguradoras.

Para un taxista, el lucro cesante supone la pérdida de ingresos, o la ganancia dejada de obtener, a consecuencia del accidente de tráfico sufrido, debiendo quedar siempre acreditada la relación de causalidad entre ese perjuicio y el hecho lesivo, en este caso el accidente.

El taxista que sufre un accidente de tráfico, y que utiliza el taxi como medio para desempeñar su profesión, se encuentra con que, por un lado, a consecuencia de sus lesiones puede estar incapacitado para desarrollar su trabajo, con lo que está perdiendo dinero cada día que no sale a trabajar, y por otro lado, si su taxi tiene que repararse, no puede ser utilizado, y por tanto esto también le produce un perjuicio patrimonial cada día que no puede salir a desempeñar su trabajo.

Por tanto, el taxista tiene derecho a reclamar lo que le corresponda por lucro cesante siempre que se acredite tanto el tiempo que ha estado incapacitado para trabajar, como el tiempo que no hay podido utilizar su taxi al estar reparándose.