900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

 

Indemnización por secuelas en accidente de tráfico

 

Conoce en qué consiste la indemnización por secuelas en accidente de tráfico, cuáles son los tipos y cómo se valoran. De esta forma podrás reclamar una compensación correctamente.

Las secuelas son las partes más discutidas por las compañías de seguros y, también, las peor pagadas. Suele haber mucha diferencia entre las valoraciones que hacen las compañías de seguros obligadas al pago y las cantidades que realmente corresponderían a la víctima.

En otros casos, las aseguradoras ni siquiera las reconocen. Esto suele ocurrir en los accidentes más leves o con lesiones que afectan al cuello o espalda (cervicalgia, lumbalgia o dorsalgia).

Contar con una prueba pericial independiente y objetiva ayudará a la víctima a demostrar la existencia de su estado residual. Además de que, en un eventual procedimiento judicial, podrá rebatir la postura de los médicos de la compañía.

Tipos de secuelas

 

Se entiende por secuela el dolor o limitación con la que se queda al lesionado una vez que ha alcanzado la estabilidad y ha recibido el alta médica. Hay dos tipos de secuelas que pueden indemnizarse: las funcionales, que son las ya mencionadas, y las estéticas. Estas últimas se refieren a las cicatrices, deformidades o amputaciones del perjudicado a raíz de los daños sufridos.

Las secuelas estéticas se calculan separadas de las funcionales, igualmente con el sistema de puntos. Dependiendo de la gravedad de las mismas, comenzando por el denominado perjuicio estético leve (por ejemplo, una cicatriz por abrasión o quemadura leve, o por unos pocos puntos de sutura) y subiendo de gravedad hasta el máximo que sería un perjuicio estético importantísimo (pérdida de un ojo, amputación de una extremidad, un coma vegetativo y casos similares)

En la mayoría de las ocasiones va a ser necesario que el lesionado se haga una pericial médica particular. Esto significa que ha de ser reconocido por un perito médico experto en valoración del daño corporal que, tras el estudio de la documentación médica y la exploración del lesionado, emita un informe que indique que las secuelas existen y que tienen que reclamarse a la aseguradora.

En los supuestos de lesiones menores en accidentes leves, como el famoso esguince cervical, la postura de las aseguradoras suele ser que no hay secuelas. Es necesario demostrar su existencia no solo con una pericial médica si no con una prueba biomecánica, sobre todo cuando los daños materiales en el accidente han sido escasos.

Consulta gratuita