900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

 

Indemnización por atropello

 

¿Necesitas saber qué indemnización por atropello te corresponde? Conoce qué daños se pueden indemnizar, cómo reclamarlos y cómo se aplica el Baremo de Tráfico en un caso concreto.

Hacer una reclamación en estos supuestos no es sencillo. Esto se debe a que los atropellos pueden ocurrir de muchas formas diferentes y en numerosas ocasiones se pone en duda la responsabilidad del peatón.

Los principales problemas que se derivan de este tipo de accidentes suelen partir de que las compañías de seguros, salvo en los casos de culpa exclusiva y clara del conductor, intentan culpabilizar total o parcialmente al peatón para no tener que pagarle o para darle la mínima indemnización por atropello posible.

 

¿Qué indemnización por atropello me corresponde?

 

Los atropellos más habituales se producen en pasos de peatones. Las causas suelen ser una distracción por parte del conductor, que no va atento a las circunstancias del tráfico, o al exceso de velocidad. En este último caso, las lesiones suelen ser de mayor gravedad, pudiendo llegar a producir el fallecimiento de la víctima.

Para tener derecho a percibir una indemnización por atropello es necesario acreditar la culpa del conductor. Cuando esta está clara no hay problema pero, en muchas ocasiones, la víctima tiene la creencia errónea de que no puede reclamar porque ha sido culpable en cierto modo del accidente.

Un ejemplo muy habitual de estos casos se produce cuando el peatón cruza por un lugar indebido. Sin embargo, en muchos casos es posible pedir una indemnización a la aseguradora del conductor. Por ejemplo, si este circulaba a una velocidad mayor de la permitida.

En LegalCar contamos con un equipo de abogados independientes de las aseguradoras. Apoyado por un equipo de peritos médicos, expertos en incapacidades y reconstructores de accidentes. Tenemos más de 20 años de experiencia defendiendo a las víctimas de atropellos frente a las compañías. La primera valoración es gratuita y sin compromiso.

Una recomendación fundamental es no descartar la posibilidad de reclamar una indemnización por atropello hasta hablar con LegalCar. Así podrás conocer la valoración del accidente y si es viable iniciar un proceso contra la aseguradora del conductor.

Consulta gratuita

 

INDEMNIZACIÓN POR ATROPELLO EN PASO DE PEATONES

Nuestros abogados para accidente de tráfico quieren explicaros como trabajamos la indemnización por atropello en paso de peatones. Todos al cruzar un paso de peatones que no tiene semáforo tenemos esos segundos de duda, ¿cruzo o no cruzo? ¿El coche va a frenar?

La verdad es que desde el andén todos los coches parecen que van muy rápido y no tendrán tiempo de frenar; aunque los peatones tienen prioridad de paso, siempre es recomendable es que te detengas y te asegures que el conductor se percate de tu presencia. Por otra parte, si eres conductor, es tu deber detenerte cuando veas un cruce peatonal, así como mantener una velocidad adecuada.

La prevención siempre es la mejor forma de evitar un atropello.

Si a pesar de ser precavido, has sido atropellado en un paso de peatones por culpa de otro conductor, tienes derecho a una indemnización por tus lesiones.

En LegalCar hemos atendido numerosos atropellos en pasos de peatones. Pero, además, no siempre son culpa del vehículo, sino que en muchas ocasiones la culpa es del propio peatón. Es decir, es el peatón el que crea el riesgo de forma imprudente, pese a ser la figura más expuesta en el tráfico de vehículos. En este artículo vamos a comentar cómo se tramita la reclamación de la indemnización por atropello en paso de peatones, los tipos de culpa que hay según los casos de atropello y las vías de reclamación.

 

ATROPELLO FUERA DEL PASO DE PEATONES

Se considera peatón a toda persona que, sin ser conductor, transita a pie por las vías públicas. También se considera peatón a aquel que empuja cualquier otro vehículo sin motor de pequeñas dimensiones o la persona con movilidad reducida que circula con una silla de ruedas con o sin motor.

Las normas generales de circulación de peatones recogen que los peatones deben circular siempre por las aceras, ni muy pegados al borde de la calzada ni muy cerca de las casas, por si hay entradas o salidas reguladas de vehículos. Tampoco pueden caminar por el bordillo ni por la calzada, salvo para cruzarla.

Pero, en ocasiones, estas normas no se respetan y, entonces, ocurren hechos no deseados en forma de accidentes de tráfico por atropello. En este artículo vamos a estudiar ampliamente los casos de atropello a peatones fuera del paso de cebra, un caso muy concreto en el que generalmente la responsabilidad del siniestro está muy discutida.

 

INDEMNIZACIÓN POR ATROPELLO MORTAL

La indemnización por atropello mortal depende de las circunstancias del atropello y del tipo de daños personales que sufre la víctima en el atropello. Así, no es lo mismo un pequeño golpe en un atropello leve, que unas lesiones muy graves o incluso la muerte.

En la inmensa mayoría de los casos, los atropellos provocan daños de gravedad, dada la especial exposición del peatón a los daños, que recibe de manera directa en su propio cuerpo, con lo que se encuentra normalmente en una situación de indefensión que tiene como consecuencia, en casi todos los atropellos, sufrir lesiones de gravedad.

No todos los atropellos son susceptibles de indemnizarse, ya que a veces ocurren porque el peatón ha cruzado por un lugar indebido. A pesar de esto, en algunos casos el accidente se produce por una concurrencia de culpas entre los involucrados.

De ahí que siempre sea necesario consultar lo antes posible con LegalCar, dado que incluso caso aparentemente perdido, puede ser objeto de defensa y, por tanto, de ser indemnizado.

Si en el atropello se ha producido el fallecimiento del peatón, la gestión del caso es más rápida porque no hay que esperar a que el lesionado se recupere para calcularla (por ejemplo, en los casos de atropello con lesiones graves o muy graves se requieren largos periodos e convalecencia del lesionado, y donde hay que esperar a que esté estabilizado lesionalmente para cuantificar y reclamar la indemnización).

Por eso desde Legalcar siempre recomendamos a las familias de las víctimas no aceptar ninguna oferta sin haber consultado antes con un especialista, para saber si la misma es ajustada y acorde con lo que corresponde a los beneficiarios de la víctima.

Hay que aportar pruebas para saber si hay cierta intervención del peatón, lo que ocurre por ejemplo si el mismo cruza por lugar no habilitado pero el vehículo circula con exceso de velocidad, o si el peatón está cruzando fuera del paso de peatones en lugar de por el medio del mismo, o si puede haber dudas con la fase del semáforo en el momento del accidente.

E nuevo Baremo 2016 recoge en los artículos 61 a 92 las indemnizaciones por fallecimiento, indicando quienes son los beneficiarios y estableciendo en unas Tablas las cuantías dependiendo de factores como la edad, o el grado de parentesco. Estos beneficiarios son:

  1. El cónyuge viudo (previa acreditación de al menos 15 años de convivencia, incluyéndose a las parejas de hecho, y siempre que no haya por medio una separación legal o se hayan iniciado los trámites)
  2. Los ascendientes (los padres de la víctima, incrementándose la indemnización si el fallecido tenía más de 30 años, y en caso de haber fallecido, la perciben los abuelos de la víctima)
  3. Los descendientes (los hijos de la víctima, percibiéndose una indemnización que se determina en función de la edad de cada hijo)
  4. Los hermanos, que reciben una indemnización en función de la edad.
  5. Los allegados, figura nueva en el baremo y que se refiere a personas cercanas a la víctima que acrediten un mínimo de 5 años de convivencia con ella y exista relación de parentesco o similar entre ellos.

Para calcular la indemnización por atropello mortal se acude a las Tablas establecidas en el baremo, percibiéndose compensación económica por tres conceptos:

  1. El perjuicio personal básico, recogido en la Tabla 1.A, referido al perjuicio que sufre cada beneficiario de la víctima solo por el hecho de serlo.
  2. Perjuicio personal particular, recogido en la Tabla 1.B, que se adiciona al perjuicio personal básico, y que comprende otros perjuicios en función de la dependencia o vinculación con la víctima, alguno de los cuales puede ser el grado de discapacidad del beneficiario previa a la muerte del perjudicado (como mínimo de un 33%) o perjudicado único de su categoría, o convivencia entre víctima y beneficiario.
  3. Perjuicios patrimoniales, estipulados en la Tabla 1.C, separados en lucro cesante y daño emergente y derivados de los perjuicios económicos sufridos a causa de la muerte de la víctima.

 

CALCULAR INDEMNIZACIÓN POR ATROPELLO

Para calcular realmente la indemnización por atropello que tienes derecho a percibir por los daños sufridos en un atropello, hay que atender a una serie de conceptos que pasamos a detallar en este artículo.

En grandes ciudades donde hay más conglomeración de personas y más trasiego de vehículos, los atropellos son frecuentes, ya sea en pasos de peatones, en sus alrededores o incluso lejos de ellos. Un vehículo que se salta un semáforo en rojo, un peatón que cruza por un lugar indebido o entre dos vehículos que se encuentran parados en una retención. Hay muchos y muy diferentes casos. Afortunadamente en su gran mayoría no hay que lamentar daños graves.

Lo importante para saber si la víctima del atropello tiene derecho a una indemnización es conocer la dinámica del accidente tal y como se produjo y, además con poder reconstruir dicha dinámica gracias a la versión de testigos o policía.

La versión de terceros siempre será de ayuda a la hora de definir la responsabilidad pues será una versión externa y más objetiva que la de los propios sujetos que intervienen en el atropello: conductor y peatón atropellado. Una vez queda definida la responsabilidad del siniestro, ésta no ha de ser atribuida en su totalidad al peatón para que tenga derecho a reclamar una indemnización por daños atropello.

La víctima del atropello no tiene que ser responsable exclusivo del accidente para tener derecho a una indemnización. Por ejemplo, si un peatón cruza por un lugar indebido de la calle, mientras los coches circulan, los daños que sufra si es atropellado no se verán indemnizados al atribuírsele la culpa exclusiva en la producción de los mismos. Por tanto, el derecho a reclamar por los daños sufridos por atropellos nace siempre y cuando la víctima no sea culpable exclusiva del accidente. Todo lo que no sea culpa exclusiva de la víctima, le da derecho a reclamar una indemnización, incluso cuando tiene un porcentaje elevado de culpa.

Este porcentaje varía del 25% al 100%. Es decir, puede tener gran parte de la culpa en el atropello, lo que le da derecho a solo un 25% de la indemnización total que podría reclamar, hasta un 100% cuando sea el conductor el que tiene culpa exclusiva.

Los daños que la víctima por atropello puede reclamar son todos aquellos materiales y personales que sufra como consecuencia del mismo.

Ha pasado muchas veces que la compañía se niegue a pagar la indemnización por accidente de tráfico íntegra al lesionado, porque su perito entiende que las lesiones no requieren tantos días de curación o las secuelas son menores, por lo que puede que la mejor opción para que obtengas la indemnización que te corresponde es que proceder por la vía judicial.

Un juicio puede ser algo que asuste, pero no es nada que temer, solo existe el riesgo de costas, pero si tú y tu abogado están seguros de lo que están reclamando y tienen pruebas, ese riesgo disminuye. A partir de julio del año pasado los juicios por accidentes de tráfico, pasaron de ser penales a civiles, por lo que ahora se demanda  a la compañía de seguros y no a la persona involucrada en el accidente.

Finalmente, hay que comentar la posibilidad de que la víctima por atropello tenga Defensa Jurídica. Cuando una persona sufre un atropello, su figura dentro del ámbito del tráfico está desprotegida tanto en cuanto no tiene una compañía aseguradora en la que buscar un apoyo.

 

¿CUÁNTO ME VA A COBRAR UN ABOGADO?

En LegalCar Abogados, solo cobramos si nuestro cliente cobra, pues nuestra filosofía se basa en que el cliente reciba una indemnización justa, de dicha indemnización cobramos un porcentaje, una vez que el cliente haya recibido su cuantía.

Los únicos gastos que tendrías que pagar por adelantado serían los del procurador y perito estos dos últimos son necesarios solo en caso de ir a juicio.

Además en LegalCar nos encargamos de gestionar la defensa jurídica, esto corresponde a una cláusula incluida en todas las pólizas seguros, en esta se establece que el asegurado tiene una cantidad disponible (varía de compañía en compañía) para el pago de honorarios de un profesional externo.

Gracias a esta gestión, podrías recuperar en su totalidad o en porcentaje los honorarios de abogado.

Para gestionar este proceso, nos encargamos de realizar una minuta donde se detallen los mismos y su coste, además si tu caso llegó a juicio, dentro de la factura se puede incluir  los gastos de perito y procurador –si llegaste a juicio-, una vez enviada la factura a la compañía, esta tiene un plazo de tres meses para responder y darte el pago, sin embargo en general suelen hacerlo en el primer mes.

 

ATROPELLO CON LESIONES

Una de las lesiones más comunes provocadas por un atropello es la fractura de cadera. Suele provocarla, más que el impacto en sí, la caída de la víctima en la calzada o el asfalto tras el atropello, que es brusca y violenta.

Un atropello con fractura de cadera requiere un largo periodo de curación. En algunas ocasiones es necesaria la operación quirúrgica, que muchas veces desemboca en la colocación de una prótesis de cadera, que puede ser parcial o total. Tras un largo periodo de curación y el tratamiento rehabilitador que la víctima necesite, este tipo de lesión deja siempre secuelas, que incluyen la prótesis, el perjuicio estético, y en muchas ocasiones el dolor y la limitación de movilidad.

Todas las secuelas así como el tiempo de estabilización lesional deben de probarse con la documentación médica de manera clara y concisa, para que luego sea posible defender el pago de la indemnización que corresponda a la victima por todos los conceptos a los que tenga derecho derivados de las lesiones sufridas en el atropello.

 

LESIONES TEMPORALES

Son aquellas que ocurren en el accidente de tráfico y luego del tratamiento rehabilitado sanan por completo o se estabilizan, posteriormente dicha lesión temporal puede derivar  una secuela. Para este tipo de lesiones se indemniza el Perjuicio Personal Básico, Moderado, Grave o muy grave, además del perjuicio patrimonial.

  • Perjuicio Personal Básico: hace referencia a los días en los que a pesar de no estar de baja, sigues padeciendo dolencias por la lesión, generalmente en estos día te encuentras realizando todavía el tratamiento rehabilitador. Estos se indemnizan con 30 euros diarios, según establece el baremo de Tráfico.
  • Perjuicio Particular Moderado: son aquellos días de baja debido a las lesiones, en los que tu actividad diaria se ha visto perjudicada, por los cuales recibirás una indemnización de 52 euros diarios.
  • Perjuicio Particular Grave/ Muy Grave: si las lesiones han requerido la hospitalización de la víctima esta recibirá una indemnización por los días en el centro de salud, la diferencia entre grave muy grave radica en la ubicación en el hospital. La indemnización por Perjuicio Personal Grave es de 75 euros diarios y muy graves 100 euros.
  • Intervenciones quirúrgicas: en caso de necesitar una intervención quirúrgica el lesionado también podrá recibir una indemnización, que va en una horquilla de 400 a 1600 euros.
  • Perjuicio Patrimonial: se indemnizaran con su importe los gastos de asistencia sanitaria, gastos diversos resarcibles y el lucro cesante.

Con la actualización de baremo de Tráfico, las indemnizaciones por cervicalgias se consideran lesiones temporales, debido a que son lesiones donde el síntoma es el dolor, por lo que no hay pruebas que la verifiquen, se indemnizaran como lesión temporal, siempre y cuando cumplan con unas condiciones específicas, entre las que se exige que haya un nexo causal entre los daños materiales y la lesión y haya aparecido sucesivamente al accidente, si tienes antecedentes de dolores cervicales, probablemente sea mucho más difícil reclamar esta indemnización.

 

SECUELAS PERMANENTES

Todo dolor o molestia que continúe luego de terminado el tratamiento rehabilitador se considera una secuela, el Baremo de Tráfico las define como “deficiencias físicas, intelectuales, orgánicas y sensoriales y perjuicios estéticos que derivan de un lesión y permanece una vez finalizado el proceso de curación.

Las secuelas se indemnizan tomando en cuenta la gravedad –valorado por puntos- y la edad del lesionado. En la ley se indican los tipos de secuela y cada una tiene una horquilla de puntuación, sirviéndole al perito médico para indicar los puntos en relación a la gravedad de la lesión, por ejemplo,  si en tu accidente sufriste una lesión de tobillo y el médico ha determinado que por esa lesión tendrás secuelas en los ligamentos, e baremo establece que las secuelas pueden ser de 1 al 7, siendo uno leve y siete muy grave.

Por otra parte, en el perjuicio estético, se toma en cuenta la visibilidad, atracción de atención, reacción emotiva y la influencia de las secuelas en las relaciones interpersonales de la víctima.

Los grados van de ligero a importantísimo, en el baremo de específica que lesiones comprenden cada grado. Por ejemplo, las lesiones faciales visibles o amputaciones de dejos son consideradas perjuicios estéticos moderados, caso contrario la amputación de dos miembros o tetraplejia es considerado muy importante.

Dentro de la indemnización por secuelas se incluyen también, los posibles daños morales, solo se pude reclamar cuando una secuela alcance los 60 puntos y 36 en el caso del perjuicio estético.

En este caso la horquilla no está expresada en puntos, sino en cantidades de euros teniendo un mínimo y máximo, yendo de 19,600 euros a 96,000 en el caso de las secuelas psicofísicas y de 9,600 a 48,000 en el perjuicio estético.

Aquellos lesionados cuyas secuelas impiden que tengan una autonomía completa  tienen derecho a reclamar perjuicio moral por pérdida de calidad de vida; en estos casos, la horquilla va de leve a muy grave y su cantidad está expresada en euros con un mínimo y un máximo para cada grado.

 

PERJUICIO PATRIMONIAL

Dentro de los perjuicios patrimoniales indemnizables en un accidente de tráfico se incluyen:

  • Gastos de asistencia médica futura/ prótesis y ortesis/ Rehabilitación domiciliaria y ambulatoria: dependiendo del tipo de lesión el baremo tiene establecida una cantidad de euros máxima a indemnizar, la cual se pagará anualmente.
  • Gastos por pérdida de autonomía personal: para aquellos lesionados con lesiones cuyas secuelas requieren ayudas técnicas, adecuación de vivienda, incremento de costes de movilidad, y las ayudas a terceras personas. Se establecen las cantidades máximas a indemnizar por estos conceptos y las cuantías anuales para cuando aplique.
  • Lucro cesante: para aquellos que sufrieron lesiones temporales podrán reclamar indemnización por la cantidad de ingresos dejada de percibir como consecuencia del accidente, por lo que se deben sumar los ingresos netos de la víctima y multiplicarse por el coeficiente actuarial. Por otra parte, aquellos lesionados con incapacidades se establecen cuantías dependiendo de los ingresos y la edad.
  • Gastos de asistencia sanitaria: los lesionados no deberán pagar la asistencia sanitaria, por lo que se debe indemnizar el importe, generalmente son las aseguradoras quienes pagan directamente a los centros sanitarios.
  • Otros gastos resarcibles: si como consecuencia de la lesión has incurrido en gastos de movilidad u otros gastos de tu vida ordinaria, tienes derecho a recibir indemnización por su importe, siempre y cuando puedas probar que fueron consecuencia de la lesión y se produjeron en el proceso curativo.

 

¿QUÉ ES?

Una indemnización es una compensación por el daño recibido, según su literal significado. En el ámbito que trabajamos, el mundo del tráfico de vehículos, la indemnización es la cantidad económica calculada en base al daño sufrido, tanto material como personal, conforme a lo recogido en el Baremo Legal de Tráfico y los daños materiales justificables.

Por tanto, ¿qué incluye una indemnización por atropello? Como hemos dicho:

  • Daños materiales: todo aquel perjuicio económico que se derive del atropello, por ejemplo, gastos médicos, pérdida o deterioro de objetos, etc.
  • Daños personales: toda aquella lesión corporal o psicológica, por ejemplo, cervicalgia, dorsalgia, luxación de hombro, fractura de tobillo, etc.

Mientras que los daños materiales son justificables con las facturas, presupuestos, facturas proforma y justificantes del perjuicio económico sufrido, los daños personales se justifican con la documentación médica que acredita el tiempo de curación desde que se produjo el atropello hasta que la víctima recibe el alta y las secuelas, que son las lesiones que, tras aplicar el tratamiento médico oportuno, no han terminado de curar.

 

¿CÓMO ACTUAR?

¿Cómo se indemniza un atropello en un paso de peatones? Lamentablemente los atropellos son accidentes frecuentes en el día, teniendo un alto índice de mortalidad, que aumenta con la edad de la víctima, lo cual se confirma mediante datos, según el estudio de siniestralidad vial de la DGT en 2014 los fallecidos por atropello representaron el 20% de los fallecidos totales de ese año, en igual proporción los heridos hospitalizados. El índice de mortalidad de los peatones fue de 2,6.

En el 100% de los atropellos las autoridades competentes se deben apersonar en el  lugar, así como los servicios sanitarios para trasladar a la víctima a un centro de urgencias. La guardia civil deberá realizar el pertinente atestado de tráfico, donde se describirá la dinámica del accidente. Este documento será importantísimo para reclamar la indemnización, pues allí estarán los datos de la compañía contraria, así como la dinámica del accidente. En este artículo puedes saber más de los atestados de tráfico.

Además del atestado necesitarás aportar a la compañía toda la documentación médica que tengas desde la primera visita a urgencias. Es importante que tengas una documentación médica completa, pues es la parte a la que la compañía presta más atención y en base a esta documentación y a la peritación del médico de la compañía  es que se realizará la oferta.

Como te hemos comentado en artículos anteriores, la indemnización no es un número exacto, es por el contrario, la suma de múltiples factores entre ellos se encuentran:

  • Puntos por secuelas: las secuelas son los dolores residuales que quedan al lesionado luego de que su lesión se ha estabilizado y el médico considera que ya con el tratamiento rehabilitador la lesión no va a mejorar. Las secuelas se indemnizan de acuerdo a su puntuación, esta ponderación la otorgará un perito médico. Tomando como base la puntuación y la edad del lesionado. En el baremo de tráfico hay unas tablas donde se de acuerdo a los puntos y a la edad obtendrás la cifra que te corresponde.
  • Perjuicio Personal básico: corresponde a los días en los cuales el lesionado aún está sufriendo malestares debido a la lesión, pero aun así está realizando sus actividades diarias. Normalmente estos días son en los que estas recibiendo tratamiento rehabilitador, se indemnizan con 30 euros diarios.
  • Perjuicio Personal Particular moderado/grave/ muy grave: se refiere a los días en que el lesionado estuvo impedido de hacer sus actividades diaria, por los días de Perjuicio Personal Moderado se indemnizan 52 euros diarios. El perjuicio personal grave y muy grave, hace referencia los días de hospitalización.
  • Perjuicio patrimonial: también se indemniza al lesionado por todos los posibles daños patrimoniales, incluido el lucro cesante, gastos derivados del accidente, gastos de asistencia médica futura entre otros que dependerán de acuerdo a la lesión.

Tomando en cuenta todos los aspectos nombrados anteriormente, la compañía aseguradora realiza la oferta de indemnización, muchas veces esta oferta se queda corta, pues las compañías consideran que  los puntos por secuelas son menos, o reconocen menos días de baja; en este sentido, si dejas tu caso en manos  de un abogado inexperto o de compañía, puede invitarte a aceptar una indemnización que no se corresponda con tu realidad.

Es por eso que es importante contar con la asesoría de LegalCar, quien además de ayudarte a obtener la indemnización que te corresponde, se encargará de brindarte la información que las compañías se niegan a ofrecer, además te recomendará si es adecuado demandar o no.

Hay veces que en un accidente con un vehículo que se salta un CEDA, el conductor reconoce la culpa, firma un parte amistoso y la reclamación puede iniciarse sin problemas.

Pero hay otros muchos siniestros donde el contrario no ha respetado la prioridad de paso que pueden dar lugar a dudas sobre la culpabilidad o, directamente, encontrarnos con versiones contradictorias o con que el conductor que se salta el CEDA niega los hechos.

En LEGALCAR siempre insistimos en la importancia de acreditar la responsabilidad, sea cuál sea el tipo de accidente. En los casos de conductores que se saltan un CEDA, al tratarse de una infracción grave, hay muchas veces que buscan posibles argumentos para, si no negar la culpa, sí pretender compartirla con la víctima que circulaba correctamente.

Por eso, y en la medida que sea posible, tras el accidente es fundamental demostrar tanto la dinámica como el resultado lesivo.

Salvo que el contrario no ponga pegas, reconozca los hechos y firme un parte amistoso correctamente rellenado y que no deje lugar a dudas sobre su responsabilidad, en el resto de los casos es fundamental llamar a los agentes de la autoridad para que acudan a levantar un Atestado.

El Atestado es un documento importantísimo de cara a la reclamación posterior a la compañía de seguros del responsable, porque suele contener el juicio crítico de los agentes que permitirá a la víctima reclamar con garantías.

Incluir en el mismo o recabar datos de testigos presenciales es un paso obligado si quieres contar con un medio de prueba clave en caso de que la aseguradora del culpable pretenda eludir su obligación de pago.

Y además de demostrar la culpa, tienes que acreditar la existencia de las lesiones y daños materiales.

Cualquier perjuicio que hayas sufrido debe reclamarse y pagarse por la compañía del responsable, pero ten en cuenta que las compañías tratarán de pagarte lo menos posible, por lo que debes, desde el primer momento, acreditar documentalmente cualquier concepto que vayas a reclamar.

 

LA CULPA

Para saber si se tiene derecho a reclamar una indemnización por atropello en paso de peatones, primero se debe definir la responsabilidad del siniestro, es decir, aclarar quién fue el culpable de que se produjese el atropello. Se tiende a pensar que en la gran mayoría de los casos el accidente es culpa del vehículo que atropella, pero nada más lejos de la realidad. En LegalCar hemos tramitado atropellos en los que la persona atropellada participa en gran medida en la responsabilidad del accidente. Por eso, vamos a ver cómo queda definida la culpa y la posible reclamación de indemnización por atropello en paso de cebra en función de quién sea el responsable del accidente:

  • Culpa exclusiva de la víctima: en los casos de culpa exclusiva de la víctima, tomando al peatón como la víctima, es éste quien ha provocado el accidente mediante una decisión imprudente. Por ejemplo, ¿quién no ha conocido algún caso de un peatón imprudente tratando de cruzar una autopista de lado a lado? En LegalCar hemos recibido consultas de peatones “suicidas” que han atravesado la M-30 y la M-40 de Madrid. Cada uno acabó con suerte dispar, pero es fácil imaginar el resultado más probable de semejante imprudencia.

Como decíamos, los casos de culpa exclusiva de la víctima son los que el propio peatón es responsable exclusivo de la creación del riesgo y provoca el accidente. Por este motivo, no tiene derecho a reclamar indemnización por atropello, ya que él es culpable de haber sufrido el daño.

  • Concurrencia de culpas: son casos en los que hay varios responsables de la creación del riesgo, es decir, varios culpables del accidente y, entre ellos, el peatón. Son casos en los que el peatón ejecuta una decisión imprudente y, a su vez, uno o varios conductores hacen lo propio. Un ejemplo muy característico es cuando un peatón cruza por una zona no habilitada pero hay amplia visibilidad y el conductor circula con exceso de velocidad. El peatón cruza por un lugar indebido y el conductor circula con exceso de velocidad: concurrencia de culpas.

En estos casos, la indemnización por atropello que le corresponde al peatón se reduce en función del porcentaje de la culpa que se la atribuya. Por ejemplo, si un peatón participa en un 75% de la responsabilidad de su atropello, sólo podrá reclamar el 25% de la indemnización que le corresponda.

  • Culpa de un tercero: si el peatón actúa debidamente y aun así es atropellado, se dice que la culpa es del tercero o culpa exclusiva de un tercero. En estos casos, clásicos atropellos en pasos de cebra regulados, por ejemplo, la víctima tiene derecho a reclamar el 100% de la indemnización que le corresponda.

 

SI EL CULPABLE ES EL CONDUCTOR

 

Si has sido atropellado y el culpable es el conductor, sea de un coche, una moto, un taxi, incluso una bicicleta, podrás reclamar.

Para ello deberás acreditar muy bien quien ha sido el responsable del accidente. Es importante mantener la calma, no moverse, y avisar de inmediato a la Policía o Guardia Civil para que acudan al lugar del accidente a levantar un Atestado.

En el Atestado figurarán los datos de los implicados y podrás no solo demostrar cómo ha sido el atropello, sino también a quién tienes que reclamar.

Si las lesiones que has sufrido son graves es posible que los servicios de emergencia te trasladen a un Hospital, y puede ocurrir que no puedas manifestar a los agentes de la autoridad tu versión del accidente.

Hay que tener mucho cuidado en estos casos y declarar lo antes posible para que esta circunstancia no sea aprovechada por el conductor para eximirse de responsabilidad y echarte la culpa a ti.

Los testigos presenciales pueden ser claves si hay dudas sobre cómo ha ocurrido el atropello. Si es posible, conviene que cojas datos, sobre todo nombre y teléfono, para poder contactar con ellos en caso de que te haga falta porque la aseguradora del conductor que te ha atropellado pretenda imputarte la culpa a ti.

 

SI EL CULPABLE ES EL PEATÓN

 

Si el culpable del atropello es el propio peatón, en términos generales no podrá reclamar por los daños y perjuicios sufridos en el accidente.

Los casos más habituales se dan cuando el peatón cruza por lugar indebido. No obstante, hasta este tipo de supuestos deben estudiarse bien con la ayuda de un abogado para atropellos para ver si existe alguna opción de reclamar.

Y esto es así porque en ocasiones, aunque el peatón haya cruzado por lugar indebido, puede haber elementos que determinen que el atropello podía haberse evitado.

Un ejemplo típico es el caso del peatón que cruza por lugar no habilitado pero el coche que le atropella circula con exceso de velocidad.

Si se demuestra este hecho (por ejemplo, con el Atestado que recoja indicios o huellas de frenada, testigos o incluso un perito reconstructor de accidentes, etcétera) sería posible reclamar, al existir una culpa compartida entre peatón y conductor.

No obstante, sería proporcional a la parte de culpa que haya tenido cada uno de los intervinientes. En ocasiones estos casos acaban en juicio, pero pueden defenderse según las pruebas que haya y siempre por abogados para accidente que sean especialistas y hayan valorado previamente todas las pruebas y opciones de reclamación.

 

¿QUIÉN SE HACE CARGO DE LOS DAÑOS?

Como ya hemos visto, la compañía de seguros del vehículo que se salta el CEDA debe hacerse cargo de pagarte por los daños que te corresponda siempre.

Estos daños deben ser resarcidos en su integridad, es decir, todos ellos, tanto los materiales, como los personales, y cualquier otro perjuicio derivado del accidente que hayas tenido.

Para su valoración, se toma como referencia el Baremo de Tráfico, que como es natural, no tienes por qué conocer.

 

DAÑOS PERSONALES

 

Los daños personales son aquellas lesiones que sufrimos a causa del accidente, y que se valoran según el Baremo Legal de Tráfico. Entre los daños personales podemos separar entre los daños físicos y psicológicos, aparte del llamado “perjuicio estético” derivado de cicatrices o abrasiones que puedan quedarnos tras el atropello, y será un médico experto en valoración de daños el que hará el diagnóstico y tasará las lesiones basándose en el ya citado Baremo.

El médico deberá tener en cuenta para calcular los daños los días de hospital, los impeditivos, como aquellos en los que la víctima no puede hacer su vida con normalidad (esté o no trabajando); los no impeditivos, aquellos en los que el lesionado está en tratamiento y puede hacer parte de su vida normal; así como las secuelas derivadas del accidente, como pueden ser cicatrices, lesiones crónicas o, en casos extremos, los derivados de pérdida de extremidades, daños medulares o similares, que impliquen sillas de ruedas, ortesis o material ortopédico, necesidad de ayuda de terceras personas, y otra serie de factores de corrección que también se valoran y se indemnizan.

 

DAÑOS MATERIALES

 

Los daños materiales son aquellos que  hayan sufrido los objetos que lleváramos encima en el momento del accidente, así como los gastos derivados de haber sufrido el atropello como, por ejemplo, rehabilitación, pruebas diagnósticas, facturas de farmacia, y otros.

 

DAÑOS PSICOLÓGICOS

 

En algunos casos un siniestro puede dejar secuelas psicológicas en la víctima como, por ejemplo, el llamado síndrome de estrés post-traumático. Estas dolencias requieren de  un tratamiento médico y psicológico mediante fármacos o terapias que deben ser compensadas en la indemnización.

Para acreditar estas lesiones se debe hacer como las lesiones físicas, presentando un informe médico que señale la dolencia, el tratamiento y las secuelas derivadas del accidente. Los daños psicológicos también están recogidos en el Baremo Legal de Tráfico.

 

LAS ASEGURADORAS

En una reclamación a la compañía de seguros del responsable de saltarse un CEDA la polémica está asegurada salvo en los casos más claros y evidentes.

Si partimos de que, por norma, las aseguradoras buscan cualquier motivo para evitar el pago, los casos derivados de no respetar el derecho de preferencia del contrario son perfectos para discutir culpa.

Imaginemos un caso frecuente: circulas por una vía preferente y hay otro vehículo que se incorpora a la vía por la que circulas saltándose una señal de CEDA EL PASO. No te tiempo a frenar, se produce la colisión, y el contrario te echa la culpa porque no habías frenado cuando él ya estaba dentro de la intersección. ¿Te suena?

No olvides una premisa fundamental: tu compañía de seguros no va ayudarte y, en caso de que inicie una reclamación en tu nombre y haya la más mínima duda, se va a abstener de reclamar en tu nombre.

Por supuesto, en caso de hacerlo, en virtud de los convenios entre compañías, las ofertas nunca se van a corresponder con los daños que hayas tenido, de ahí la importancia de que busques cuanto antes asesoramiento legal.

 

SENTENCIAS

En LEGALCAR hemos tramitado múltiples casos de atropellos en pasos de peatones que han desembocado en la interposición de un procedimiento judicial contra la aseguradora del vehículo responsable del siniestro.

En la mayoría de los casos se interponen demandas contra las aseguradoras por este tipo de accidentes porque como las lesiones suelen ser de gravedad, por lo que hemos expuestos, también las indemnizaciones a reclamar son cuantiosas. De ahí que suele haber mucha discrepancia entre lo que la compañía de seguros ofrece (en la mayoría de las ocasiones de conformidad con un informe pericial elaborado por el médico del seguro que ha visto previamente al lesionado) y lo que el abogado de la víctima reclama (igualmente en base a una pericial de un perito especialista en valoración del daño corporal que ha estado haciendo seguimiento del lesionado y cuyas conclusiones son, casi siempre, mucho más contundentes en periodo de curación y secuelas que el informe del médico de la aseguradora).

Estos procesos suelen llegar a juicio y la sentencia por atropello en paso de peatones debe recoger tanto la dinámica del accidente con la prueba del atestado, posibles testigos, etc, que no deje lugar a dudas en cuanto a la culpa, como el importe de la indemnización que en su caso corresponda al lesionado, valorando ambas periciales, la documentación médica, y las declaraciones, principalmente de los peritos médicos en el acto del juicio.

 

LEGISLACIÓN

Conforme a la legislación vigente, existen dos vías para reclamar la correspondiente indemnización por atropello a peatón en paso de cebra: la vía extrajudicial y la vía judicial civil. Vamos a comentarlas por separado:

  • Vía extrajudicial: para reclamar una indemnización por los daños sufridos en un atropello la ley obliga hacer un intento extrajudicial con la compañía del vehículo responsable del accidente. Este “intento” extrajudicial supone una negociación amistosa con la compañía de seguros que, en teoría, debería traducirse en un acuerdo. En teoría. Porque, en la práctica, este intento extrajudicial suele suponer una decepción para la parte reclamante.
  • Vía judicial civil: una vez agotada la vía extrajudicial sin haber alcanzado un acuerdo, la única vía abierta para proseguir la reclamación es la vía judicial civil. Esta vía se apertura mediante una Demanda dirigida contra la compañía de seguros del vehículo o vehículos responsables del accidente. En ella se debe especificar la cuantía exacta que se reclama en función a todos los daños que se justifican, a saber, daños materiales y daños personales. Esta vía necesariamente debe contar con la intervención de dos figuras que hasta este momento no debían participar: una es el perito médico especialista en valoración del daño personal, que es quien fija la valoración de las lesiones conforme al Baremo Legal de Tráfico; la otra es el procurador.

 

¿ES NECESARIO UN JUICIO?

No es necesario en todos los casos de atropello acudir a juicio. Normalmente se intenta una solución amistosa, que normalmente se inicia una vez que el lesionado ha finalizado su periodo de curación y tiene el alta médica, porque es entonces cuando se dispondrá de toda la documentación necesaria para realizar el requerimiento a la compañía de seguros que tiene desde que lo recibe un plazo de tres meses para realizar una oferta motivada de indemnización.

¿Qué puede ocurrir? Que la compañía de seguros se niegue a indemnizar al perjudicado porque le considera culpable (por ejemplo, en los casos de atropellos fuera de un paso de peatones), o que la compañía reconozca su la culpa de su asegurado, pero haga una oferta por debajo de lo que corresponde atendiendo a los daños sufridos, o finalmente, que discuta ambas cosas, culpa y lesiones.

En estos supuestos, y cuando no es posible alcanzar un acuerdo amistoso, es cuando se valora la opción de acudir a la vía judicial.

Si tuviéramos que destacar los principales motivos, diríamos los siguientes:

  • Las compañías de seguros suelen  ofertar a la baja, por tanto, hace falta el asesoramiento de LegalCar para atropello que sea independiente y que conozca el modo de reclamar a la aseguradora con garantías.
  • Hay atropellos donde la culpa se discute y la compañía en estos casos por norma van a negar siempre la responsabilidad. Sin embargo, con LegalCar, estos casos pueden defenderse y forzar a la aseguradora a realizar una oferta, en función de si se puede demostrar culpa exclusiva del contrario o culpa compartida.
  • La víctima de un atropello desconoce los requisitos que marca el Baremo de Tráfico y la normativa vigente para poder reclamar. Cualquier paso que dé sin asesoramiento puede ser un error que luego dificulte o incluso impida reclamar.
  • Si el peatón atropellado dispone de seguro de hogar, es muy posible que el mismo le cubra en todo o en parte los honorarios del profesional que libremente designe gracias a la cobertura por defensa jurídica.

INFORME MÉDICO PERICIAL

Las lesiones, ya sean físicas o psicológicas, deben ser valoradas por un Médico experto en valoración de daño corporal, es decir, lo que comúnmente se conoce como Perito Médico. Este especialista realiza el Informe Médico pericial donde valora las lesiones conforme al Baremo Legal de Tráfico. Este Informe debe establecer el tiempo de curación de la víctima, las secuelas que han quedado y los factores de corrección a aplicar.

Una vez elaborado el informe, se utiliza el Baremo Legal de Tráfico para saber qué cuantía se puede reclamar por él en concepto de indemnización por las lesiones sufridas en un atropello.