900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

 

Indemnización por accidente in itinere

 

Si tienes que reclamar una indemnización por un accidente in itinere con daños, te ofrecemos el asesoramiento legal que necesitas para que te paguen la compensación justa por los perjuicios sufridos.

Muchos siniestros de tráfico se producen durante la jornada laboral. Es decir, mientras el trabajador está desempeñando su trabajo o en el trayecto de casa al trabajo o al revés, siendo estos últimos considerados accidentes “in itinere”.

La condición que se tiene que dar es que el siniestro tiene que producirse en el trayecto del trabajador desde su domicilio a su lugar de trabajo y al revés. Siempre con la condición de que no haya ninguna modificación de ese itinerario habitual que se hace a diario por algún motivo que no tenga que ver con el desarrollo del trabajo o profesión.

 

Estos siniestros se encuentran regulados en el artículo 115 del Real Decreto Legislativo 1/1994, de 20 de junio, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social. En ella se detallan los requisitos necesarios para que un accidente in itinere sea considerado como tal:

  • Por un lado, interviene el elemento geográfico. Es decir, que el accidente debe producirse en el trayecto desde casa al trabajo y desde el mismo momento en el que se abandona el domicilio hasta que el trabajador entra en el lugar donde trabaja.
  • También debe darse el elemento teleológico. Esto significa que no puede haber alteraciones en ese desplazamiento ajenos al ámbito laboral. Por ejemplo, si la víctima modifica su trayecto para dejar a sus hijos en el colegio o para acercarse a hacer un recado. En ese caso, si tiene el accidente en ese momento no será considerado “in itinere”. Pero si tiene que desviarse por algún encargo laboral, como por ejemplo llevar unos documentos a una empresa, entonces el accidente será considerado “in itinere”.
  • Tiene que cumplirse el elemento cronológico. Significa que el siniestro tiene que haber ocurrido durante el tiempo normal que se tarda la víctima en realizar el trayecto.
  • Por último, el elemento de idoneidad también debe cumplirse. Este implica que el medio de transporte utilizado en el desplazamiento tiene que ser el adecuado y que suponga no crear situaciones de riesgo.

Lo que ocurre normalmente es que las Mutuas Laborales no suelen querer que los trabajadores hagan su rehabilitación en otro centro porque pierden parte del seguimiento médico.

Consulta gratuita

 

RESPONSABILIDAD DE LA EMPRESA

El empresario o la empresa debe concienciar a sus trabajadores sobre el riesgo de sufrir un accidente de tráfico, y potenciar la información y la formación de los trabajadores en este sentido.

Las medidas preventivas de la empresa deben implicar no solo un conocimiento de las circunstancias de sus trabajadores, sino también las circunstancias de la ubicación del lugar de trabajo, y los itinerarios que realizan los trabajadores para acudir a la misma.

Es obligación de la empresa formar a sus trabajadores en los riesgos que se pueden producir en la conducción, y la adopción de medidas preventivas en este sentido.

Estas formaciones tendrán como objetivo concienciar a sus trabajadores sobre los riesgos asociados a la movilidad al ir y venir de trabajar y ofrecer una serie de buenas prácticas para ayudar a minimizar esos riesgos.

 

CUÁNDO UN ACCIDENTE ES “IN ITINERE”

Los accidentes de trabajo van muy relacionados con los accidentes in itinere, los comentamos como se consigue una Indemnización por accidente In Itinere puesto que cada mañana miles de personas se trasladan a sus lugares de trabajo, siendo en algunos casos imprescindibles el uso de coche, motocicleta u otro tipo de vehículo pues no todos tienen la suerte de vivir cerca de su oficina, lamentablemente el 63% de los accidentes de tráficos reportado en 2014 se efectuaron en la franja horaria de 8:00 a 19:59.

Según el Observatorio Estatal de Condiciones de Trabajo (OECT), las mujeres sufren el 50,1% accidentes In itinere (en camino al lugar de trabajo o de regreso a la residencia), sin embargo la diferencia entre sexos es muy poca. Por otra parte, en la mayoría de los casos de ambos sexos, los accidentes ocurren con el empleado como conductor. Con respecto a la edad, los grupos de 25 a 39 años concentran el 52,2% de los accidentes.

Si se toman a consideración estas estadísticas, hay una alta probabilidad de que si tu perfil es similar al descrito anteriormente puedas sufrir un accidente In Itinere. Es por esto que te explicaremos a continuación cual es el procedimiento para reclamar una indemnización.

El primer aspecto a tomar en cuenta es que para que un accidente sea considerado In itinere debe  ocurrir dentro de un rango de hora que se considere normal y que cuadre con la jornada laboral. También ha de ocurrir en una vía que comunique sin paradas la residencia del empleado y la oficina.

Por ejemplo si el lunes, luego del trabajo, decidiste parar en el supermercado, para realizar las compras de la semana y al salir del establecimiento sufriste un accidente, ya no es considerado In Itinere, pues has interrumpido el camino habitual domicilio-trabajo-domicilio.

Otra pregunta relacionada con este tipo de accidente que nos consultan mucho es: ¿Quién debe ofrecerme tratamiento rehabilitador? Porque en este caso, se suele pensar que hay tres entidades involucradas: la mutua, la aseguradora  propia y la aseguradora contraria. La respuesta es: depende.

Si el accidente ha ocurrido por responsabilidad del otro conductor, el lesionado puede recibir tratamiento rehabilitador de su mutua y luego continuarlo con la compañía contraria en caso de ser necesario, sin embargo la indemnización por las lesiones  y perjuicios patrimoniales debe indemnizarlos la compañía del vehículo que ha provocado el accidente.

En nuestros 20 años de experiencia, cuando tramitamos una indemnización, nuestros clientes siempre nos comentan “es que la mutua me quiere dar de alta y todavía me siento mal”, es muy común e incluso obvio, pues lo que le conviene a la mutua es que el empleado se incorpore lo más rápido posible.

 

INDEMNIZACIÓN POR LESIONES

Se incluyen todas las lesiones físicas, psicológicas y estéticas que ha sufrido la víctima del accidente de tráfico. Para la indemnización se toman en cuenta:

  • Secuelas: son los padecimientos con los que continúa el paciente después de haber terminado el tratamiento, estas secuelas son reclamadas basados en una peritación médica que en base a Baremo de Tráfico, representará la cuantía a cobrar. Dentro de las secuelas se incluyen las psicológicas, como por ejemplo estrés post-traumático.
  • Perjuicio Personal Estético: en el Baremo hace referencia a este tipo de secuelas como cualquier lesión que empeore la apariencia física de la persona. Además especifica que la indemnización por este tipo de perjuicio es compatible con la cirugía estética que haga falta para mejorar la lesión. La lesión se valora dependiendo de la visibilidad, si llama la atención de terceros, la emotividad que provoque y su influencia en las relaciones interpersonales del lesionado.
  • Perjuicio Personal Básico: corresponden a los anteriormente conocidos como días no impeditivos, correspondientes a aquellos días en que el lesionado ha podido hacer sus actividades pero sufriendo molestias por su lesión. Estos se indemnizan con 30 euros.
  • Perjuicio Personal Moderado: Cuando las lesiones interfieren en la actividad diaria del lesionado, estos tienen derecho a recibir una indemnización por 52 euros. Anteriormente estos eran llamados días impeditivos.
  • Perjuicio Personal Grave/ Muy grave: hacen referencia a los días en los que la persona ha estado en el hospital, la distinción de graveo muy grave, va a depender del estado del paciente y su ubicación en el Centro sanitario. Para los días graves la indemnización es de 75 euros y para los muy graves de 100 euros.
  • Daños morales: Cuando las lesiones psicofísicas han superado los 70 puntos y las estéticas los 36 puntos, los lesionados tienen derecho a reclamar daños morales. Para esta indemnización se toma en cuenta los puntos por secuelas y la edad del lesionado, en este sentido, la cantidad a indemnizar depende de una horquilla establecida, donde las lesiones psicofísicas pueden ir desde 19,200 euros a 96,000. En el caso de perjuicio estético puede ir desde 9,600 a 48,000 euros.
  • Perjuicio Moral por pérdida de calidad de vida: Para aquellas lesiones que dejan secuelas que impiden o dificultan la autonomía dela víctima se puede indemnizar, se valora el grado por pérdida de calidad de vida siendo muy grave, grave, moderado y leve. Para calcular la indemnización se toma en cuenta la importancia, las actividades afectadas y la edad de la víctima. En el Baremo de Tráfico, se establece una horquilla de indemnización puede ir desde 1,500 euros a 150,000 dependiendo de lo que se mencionó anteriormente.

 

INDEMNIZACIÓN POR DAÑOS MATERIALES

Dentro de  los perjuicios patrimoniales para los lesionados con secuelas se incluyen gastos y daños materiales generados a partir del accidente, tales como:

  • Gastos Previsibles de asistencia médica futura: las personas que como producto de sus lesiones y secuelas han quedado en estado vegetativo, tienen secuelas neurológicas graves y muy graves, lesiones medulares de 50 puntos en adelante, amputaciones u otras secuelas que requieran el uso de prótesis; se incluyen además secuelas con más de 50 puntos. En caso de que una secuela de más de 30 puntos y requiera también asistencia médica, deberá acreditarse a través de una pericial médica la necesidad previsible de asistencia médica. La cuantía asignada para esto dependerá de la lesión, aportándose en el Baremo los montos máximos a indemnizar anualmente por esta causa.
  • Rehabilitación Domiciliaria y Ambulatoria futura: los mismos casos del punto anterior podrán reclamar una indemnización por este concepto, siempre y cuando quede justificado en los informes médicos y se especifique la periodicidad. El Baremo especifica las cuantías máximas a indemnizar en estos casos, las cuales varían de acuerdo a la lesión.
  • Costes de Movilidad: algunas lesiones graves o muy graves afectan la movilidad de la víctima, por lo que pueden aparecer gastos relacionados a esto, por lo que la ley establece que se indemnizará de acuerdo al grado de perdida de la autonomía, la adaptación del vehículo y en caso de no ser posible una modificación se deberá indemnizar la adquisición de un nuevo vehículo adaptado a las necesidades, siempre y cuando sea de la misma gama del vehículo anterior, además se descontará el valor venal de la sustitución. Para aquellos casos en los que el desplazamiento implique un sobrecoste, también se podrá indemnizar, siempre y cuando cumpla con os parámetros establecidos en la ley.
  • Ayudas técnicas para autonomía: hace referencia a todos aquellos objetos de apoyo que ayudan a la autonomía de los lesionados que lo necesitasen. En estos casos el Baremo establece que se indemnizaran aquellos productos que colaboren con la movilidad ya autonomía, al igual que para el resto de indemnizaciones la necesidad de estos deberá ser acreditado por un médico. La indemnización tendrá un máximo de 150,000 euros.
  • Adecuación de vivienda: los lesionados graves o muy graves que debido a sus lesiones requieran hacer modificaciones en su vivienda tendrán derecho a recibir una indemnización para adaptar su casa a sus nuevas necesidades. En el supuesto de que la vivienda no pueda ser adaptada y sea necesario mudarse, se deberá indemnizar la diferencia de renta o el valor diferencial de la nueva vivienda. La indemnización en este caso es de máximo 150,000 euros.
  • Ayuda tercera persona. También en el caso de los lesionados que han sufrido pérdida de autonomía podrán recibir resarcimiento por las ayudas (no sanitaria) que requiera el lesionado, igualmente será un perito médico quien evalúe y acredite la necesidad de una tercera persona. La cuantía se establece tomando en cuenta las horas que la persona estará con el lesionado y la edad del mismo.
  • Lucro cesante: es definido en el Baremo como “pérdida de capacidad de ganancia” debido a que por las lesiones la persona no ha podido seguir realizando sus actividades. Su cálculo se realiza tomando en cuenta los ingresos netos y multiplicándolo por el coeficiente.

 

¿DÓNDE SE QUEDAN LOS DÍAS DE BAJA TRAS LA REFORMA?

El perjuicio personal básico nos indica que cada día del periodo de curación tendremos derecho a ser indemnizados con 30 euros diarios. Para calcularlos, se parte de la fecha del accidente, hasta el momento en que tengamos el alta en la rehabilitación o nos hayamos estabilizado de nuestras lesiones.

A esa cantidad habrá que añadir unas cantidades que se dividen en:

  • Pérdida de calidad de vida muy grave: supuestos en los que el lesionado no puede realizar de manera autónoma las funciones básicas de su vida diaria. Se correspondería con el coma o la estancia en la UCI.
  • Pérdida de calidad de vida grave: son los casos en los que el lesionado no puede realizar una parte importante de sus actividades del día a día. Serían los supuestos de estancia en un hospital que se recogían en el antiguo Baremo.
  • Pérdida de calidad de vida moderada: son aquellos supuestos en los que el lesionado no puede hacer una parte relevante de sus “actividades específicas de desarrollo personal”. A nuestro juicio estos son los casos que se podrían equiparar a los días de baja del antiguo Baremo.

Estos supuestos se desarrollan en el art. 54 del Baremo, que no es demasiado claro. Habrá que esperar a tener casos prácticos puestos en marcha y ver cómo se desarrolla de manera práctica el nuevo Baremo, si bien en LEGALCAR entendemos que entrarían dentro de este supuesto todos aquellos lesionados que no pudieran realizar al menos la mitad de las actividades que normalmente hacen (y que vienen especificadas en el mencionado art. 34 del Baremo).

En estos casos, asimilables a los días de baja o de impedimento contemplados en el Baremo antiguo, el lesionado percibiría 52 euros por día.

Teniendo en cuenta que en el antiguo Baremo de 2014 se indemnizaban los días impeditivos a razón de 58,41 euros/día, y ahora el importe es de 52 euros/día, es claro que se ha producido una reducción de las indemnizaciones por días por este concepto, por mucho que quieran vendernos que el nuevo Baremo es mucho más favorable.

Es cierto que recoge algunas reformas que eran necesarias, pero también lo es que en realidad quien se va a beneficiar de las mismas van a ser sobre todo los supuestos de lesionados muy graves o fallecidos. El resto de los accidentados, es decir, la inmensa mayoría, se verán perjudicados por la Reforma.

 

BAJA LABORAL POR ACCIDENTE DE TRAFICO

Dependiendo del tipo de accidente que hayamos sufrido y la gravedad del mismo, es posible que tengamos que coger una baja laboral, es decir, que las lesiones que hayamos sufrido nos incapaciten para realizar nuestra actividad profesional, sobre todo en accidentes con grandes lesiones.

En estos casos será la mutua laboral normalmente quien se encargue de controlar esa baja laboral y hacer el seguimiento de la misma.

Ha habido ocasiones que hemos encontrado lesionados de tráfico que no pese a estar incapacitados en mayor o menor medida, renuncian a pedir la baja laboral por motivos profesionales, o la cogen unos pocos días y se ven forzados a pedir el alta rápidamente. Esta situación se ha multiplicado desde el comienzo de la crisis, por el miedo de muchos lesionados a perder sus puestos de trabajo, incluso cuando claramente no estaban en condiciones de trabajar.

En el caso de tener baja laboral por accidente de tráfico, la indemnización a reclamar este periodo tendrá en cuenta tal circunstancia, por considerarse esos días, según el nuevo Baremo de Tráfico, como perjuicio personal particular en grado de moderado, y por cada día de baja laboral se abonarán 52 euros/día (Tabla 3 del Baremo-Indemnización por lesiones temporales)

Las bajas por incapacidad temporal derivada de un accidente de circulación pueden alargarse en algunos casos con lesiones importantes hasta 365 días, a partir de ese momento el INSS valorará si procede el alta médica o se inicia un proceso para una incapacidad permanente.

 

MIENTRAS ESTAMOS DE BAJA

Además de los días de perjuicio personal particular que se tendrán en cuenta mientras estemos de baja, el resto del periodo que estemos en tratamiento para la curación de nuestras lesiones también deben computarse, lo mismo que si no tenemos baja y todo el periodo es curativo.

En ese caso esos días se consideran como perjuicio personal básico y según la Tabla 3 del Baremo de Indemnizaciones por lesiones temporales, se indemnizan a 30 euros/día.

Una duda que siempre se suscita en los accidentes de tráfico “in itinere” es decidir donde hago la rehabilitación que necesito para curarme, y se plantean dos opciones:

  • Realizarla a través de la mutua de accidentes de mi empresa
  • Realizarla en algún centro concertado con el seguro de mi vehículo o del otro

Según el Convenio de Asistencia Sanitaria entre centros médicos y aseguradoras, los accidentes de tráfico que sean laborales deben de tratarse preferentemente en los centros con cargo a los seguros de automóvil, y en teoría podríamos ir a uno de esos centros en lugar de uno concertado con la mutua laboral.

Sin embargo, en los últimos tiempos las mutuas laborales insisten y presionan para que estos lesionados se traten en la mutua, y esto es así porque las mutuas laborales cuando nos dan el alta médica es muy difícil que nos reconozcan secuelas, porque además volver al trabajo con secuelas reconocidas implica dejar la puerta abierta al trabajador para pedir cambios de puesto, o por ejemplo pedir nuevas bajas por recaída, lo que a las mutuas no les interesa.

Por ello realizar la rehabilitación a través de la mutua de accidentes o a través de un centro concertado con el seguro (siempre que no sea de los “abonados” a las compañías) es una decisión complicada porque ambas instituciones (mutua laboral y compañía aseguradora) van a tratar de que el alta médica se produzca lo antes posible y que la factura sanitaria también sea lo menor posible, como entes privados que son.

Cosa que no ocurre si por ejemplo nos atropellan en la vía pública y nos trata la Seguridad Social, donde no tendremos en principio el alta médica hasta que realmente estemos curados, con o sin secuelas.

 

¿QUÉ PASA CON LOS AUTÓNOMOS Y LOS ACCIDENTES?

Si eres autónomo y usas el coche seguro que te has preguntado que pasaría en el caso de tener un accidente de tráfico ¿tendrías indemnización? en este artículo vamos a responderos que es lo que pasaría si tienes un accidente cuando vas a visitar a un cliente.

En LegalCar hemos atendido muchos casos de lesionados de tráfico que son autónomos, por lo que en este artículo comentaremos qué pasa en caso de ser autónomo y sufrir un accidente y cómo reclamar una indemnización por lesiones.

Los autónomos no están exentos de sufrir accidentes de tráfico, sin embargo, solo uno de cada cinco autónomos, están cubiertos en caso de accidentes, según la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA) en 2015 el 2,30% de los lesionados laborales fueron autónomos, dejando esta cifra en que dos de cada cien autónomos sufrieron accidentes laborales.

Estos accidentes, representaron una reducción del 7,65% en comparación con el año anterior, ATA indica también que el 97,66% de las lesiones fueron de carácter leve, el 2,08% fueron graves, 0,11% muy graves y 0,14% accidentes mortales. Todas estas cifras muestran una reducción en comparación con el 2014.

Por otra parte, reportes estadísticos indican que los accidentes de tráfico representaron el 11,4%  de los accidentes In Itinere ocurridos en 2015, solo superados en un 1%  por los choques contra objetos en movimiento.

Aunque ATA no ha especificado qué tipo de accidentes han tenido los perjudicados en 2015, basándose en las estadísticas de los accidentes laborales, es probable que los accidentes de tráfico tengan influencia en estas cifras.

Así lo confirma la Asociación, con la publicación de una guía de seguridad para autónomos no transportistas. Mostrando su preocupación, por las altas cifras de accidentes de tráfico.

Sabemos que los autónomos son quienes más se preocupan por su trabajo, pues sienten que si no trabajan no generan ingresos, o que no pueden estar atentos a cómo se desarrolla su negocio, muchos de ellos solicitan la baja voluntaria a su  médico de cabecera, poniendo en riesgo su recuperación.

 

ACCIDENTE EN CARRETERA CONVENCIONAL

En realidad, la reclamación de indemnización por accidente en carretera convencional se dirige igual que en los casos de accidentes en otro tipo de vías.

El trabajo del abogado especialista en accidentes de tráfico en estos casos es guiar al cliente para reclamar la indemnización justa por los daños sufridos en el accidente.

Pero, por lo general, el principal problema que se encuentra es que en estos casos, salvo que la dinámica del accidente sea muy clara, existen muchos casos en los que la reclamación se dificulta por la falta de pruebas. Por ejemplo, invasiones de carril, salidas de vía, etc.

Además, en estos tramos de carretera se suele coincidir con animales salvajes que vagan de una finca a otra, lo que provoca accidentes de tráfico al atropellarles o tener que esquivarles.

Algunos casos, al tratarse de tramos de vía alejados de la civilización, son accidentes difícilmente reclamables ya que no se cuenta con las pruebas suficientes para demostrar la dinámica del siniestro porque no es tan fácil que haya testigos, que las autoridades acudan rápido al lugar del accidente o evitar la fuga del vehículo responsable.

Hay que estar caso por caso para estudiar la viabilidad de la reclamación. Es aquí donde reside la importancia de la reclamación de indemnización por accidente en carretera convencional para un abogado especialista en siniestros de tráfico.

Una vez definida la responsabilidad se debe hacer un exhaustivo seguimiento al tema médico ya que con el Baremo de tráfico de 2016 se ha entorpecido la reclamación de indemnizaciones al poner muchas dificultades a las víctimas.

Los justificantes médicos serán imprescindibles para reclamar por los daños personales, mientras que los daños materiales se demuestran mediante facturas, tickets y peritaciones técnicas.

 

LAS MÚTUAS DE TRABAJO

La principal particularidad que tiene el accidente “in itinere” en la gestión del tratamiento médico a recibir cuando tienes lesiones es que debes acudir a tu Mutua Laboral para que te hagan el seguimiento y evolución de tus daños, y es tu Mutua quien se ocupa de sufragar los gastos médicos derivados de tu asistencia, en lugar de la Seguridad Social.

Esto implica que, aunque podrías hacer la rehabilitación en cualquier centro concertado con las compañías de seguros en virtud del Convenio UNESPA, las Mutuas laborales suelen oponerse, porque no controlan la evolución de tus daños.

Y esto es un inconveniente para ellas, porque tienen, igual que las aseguradoras, sus propios intereses, y eso implica que lo que buscan es que te recuperes cuanto antes y vuelvas a tu trabajo.

¿El inconveniente? Que, en muchas ocasiones, las Mutuas emiten informes médicos muy escuetos, que no reflejan realmente tu situación evolutiva, y por supuesto no te van a incluir secuelas por su propio interés.

No olvides, además, que sufres lesiones de cierta entidad y te quedan secuelas que te van a impedir desarrollar con normalidad tu trabajo, podrás pedir una incapacidad, que dependiendo de tus limitaciones puede ser parcial, total, absoluta o una gran invalidez.

 

 

DERECHO A COCHE DE SUSTITUCIÓN

Dos son los puntos de referencia a tener en cuenta a la hora de valorar si hay o no derecho a coche de sustitución, y el punto de partida es común a ambos supuestos: es fundamental acreditar que necesitas de manera obligatoria e imprescindible tu vehículo para trabajar, y eso implica que realmente es absolutamente necesario.

Por norma las compañías intentarán discutir este derecho, de la misma manera que discuten cualquier partida que les suponga tener que desembolsar una cantidad o pagar algún tipo de gasto.

 

¿Qué debes tener en cuenta?

 

    1. Si tienes incluida en tu póliza la cobertura que te da derecho a un coche de sustitución, podrás disponer de él al margen de que hayas sido o no responsable del accidente. Conviene asegurarse leyendo bien la póliza y tener en cuenta que este derecho se ciñe exclusivamente al tiempo que esté tu vehículo reparándose en sentido estricto.
    2. Si no tienes esta cobertura, siempre y cuando no hayas sido culpable del accidente y esté clara la responsabilidad del contrario, puedes reclamar a su aseguradora los gastos derivados de la adquisición de un vehículo de sustitución. Es decir, no se trata de reclamar el coche en sí, sino el importe de lo que te haya costado contratarlo.

 

RECLAMAR LOS GASTOS DE DESPLAZAMIENTO AL SEGURO

Como hemos visto, tu seguro únicamente pondrá a tu disposición un coche de sustitución si lo tienes contratado en tu póliza.

En el resto de los casos, la reclamación debe hacerse, y siempre que no seas culpable del accidente, a la compañía del responsable del siniestro.

Eso sí, es fundamental, porque de otro modo la aseguradora se va a negar a costar esta partida, que demuestres, en primer lugar, que el vehículo te es absolutamente necesario para trabajar.

Y, en segundo lugar, que acredites mediante un certificado el tiempo de estancia de tu vehículo en el taller (fecha de entrada y de salida), es decir, el periodo en que has estado privado del mismo que debe coincidir con el tiempo que has necesitado el vehículo de sustitución.

 

 

¿QUÉ HACER?

Si todavía te sientes mal, puedes dirigirte a tu médico de cabecera, indicarle tus síntomas y este te indicará más rehabilitaciones o pasos a seguir. Si tu mutua no considera que deba otorgarte esas sesiones adicionales, la aseguradora del  coche culpable del accidente, debe hacerse cargo.

Si quieres reclamar una indemnización por tus lesiones y daños te indicaremos como sebe hacer para que la explicación sea más fácil lo dividiremos en: accidentes de coche y accidentes de moto.

Como te comentamos en el apartado anterior, para reclamar tu indemnización has hacerla a la compañía de seguros del contrario. Además debes cumplir una serie de requisitos:

  • Aportar el atestado de tráfico o parte amistoso a la compañía contraria.
  • Recopilar todos los exámenes médicos que justifiquen tus lesiones, incluyendo los de la mutua laboral.
  • Disponer de factura de todos los gastos adicionales derivados del accidente.

Una vez que tengas los documentos necesarios, podrás formalizar el reclamo de tu indemnización, no olvides que dispones de un plazo de un año desde el día del accidente para comenzar a reclamar, sin embargo no es recomendable  esperar demasiado tiempo para reclamar.

Por otra parte, aunque tu mutua laboral vaya a hacerse cargo de la rehabilitación, no debes olvidar que dispones de una semana para informar al seguro de tu vehículo, sobre lo ocurrido, pues de esta forma podrás exigirle más adelante el pago de la cláusula de defensa jurídica, con la que podrás recuperar los honorarios de un abogado de tráfico.