Código de circulación en rotondas

Código de circulación en rotondas

Explicamos el código de circulación rotondas en España, como se debe de circular por dentro y fuera y como se resuelven los accidentes en rotondas ya que las rotondas generan mucha confusión para los conductores, según la DGT  el 80% de los conductores cometen un error al circular por una rotonda. Es por esto que en este artículo aclararemos todas las dudas sobre las glorietas basándonos en el Reglamento General de Circulación.

Según el reglamento, se entiende como glorieta a un tipo de intersección donde confluyen  varios tramos en un anillo, formándose una rotación rotatoria alrededor de la isleta. Además, se menciona también que no son consideradas como glorietas, las llamadas rotondas partidas, en las que los vehículos no rodean la isleta, sino que pasan a su lado.

¿Quién tiene prioridad? ¿Qué prohibiciones hay? ¿Cómo se debe salir o entrar?

¿CUÁL ES EL CODIGO DE CIRCULACION ROTONDAS VIGENTE?

Es en el Reglamento General de Circulación, cuya última actualización se realizó en Julio de 2015. A lo largo del reglamento se habla sobre cómo se debe circular en las rotondas. El primer artículo que se refiere a las rotondas es el 43, el que trata sobre el sentido de la circulación establece que los conductores deben dejar a la izquierda el centro de la glorieta cuando se esté circulando por esta.

Por su parte el artículo 46 referido a la moderación de la velocidad, indica que la velocidad debe moderarse al aproximarse a las glorietas o intersecciones o donde no se goce de prioridad o visibilidad. El artículo 57 también menciona que en las glorietas tendrán preferencia de paso sobre los que pretenden acceder.

En el caso de que un grupo de ciclistas se encuentre circulando por una rotonda, el artículo 64 establece que estos tendrán prioridad sobre los vehículos de motor, hasta que el último de los ciclistas se haya incorporado a la glorieta. En referencia a los peatones el artículo 124 el cual indica que los peatones no podrán cruzar las glorietas por su calzada, tendrán que bordearlas.

En referencia con las señalizaciones el artículo 162 menciona que la señal S-200 es la que indica la proximidad de una glorieta, por lo que debes reducir la velocidad como se establece en el artículo 46. También la señal S-700 señaliza la presencia de una glorieta en una red viaria urbana.

¿CUÁL ES EL PROBLEMA DE LAS ROTONDAS?

Si leemos las restricciones de las rotondas, podemos concluir que realmente circular por estas es muy fácil, pero realmente hay muchos escenarios que pueden ocurrir que generan confusión en los conductores. Esto se complica cuando hay un accidente, pues pocos saben quién ha sido realmente el culpable.

¿Cómo entrar en la rotonda?

Lo primero que debes tomar en cuenta es que siempre la prioridad la tiene el que se encuentra dentro de la rotonda, por lo que debes esperar que pase el vehículo. Otra situación que genera confusión es saber por cual carril incorporarse,  lo cual dependerá del tipo de rotonda, si esta tiene los carriles delimitados, puedes entrar por el carril que mejor te convenga, en caso contrario, deberás acceder a la rotonda por el carril externo.
Los camiones pueden utilizar dos carriles si las dimensiones de su vehículo así lo requieren , no olvides que los ciclistas por su parte, cuando viajan en grupo, forman un vehículo imaginario y hasta que no se incorpore el último a la vía no podrás hacerlo tú.

¿Cómo circular dentro de la rotonda?

Todo depende de la salida que necesites tomar, si la salida es la más próxima debes tomar el carril exterior, pero si por el contrario, tu salida es la última, debes tomas el carril interior hasta que te aproximes a la salida, para lo que deberás cambiar de carril con cierta anterioridad. ¿Qué pasa si no puedes cambiar de carril? Debes seguir circulando por la rotonda, pero no puedes salir por el carril interno.

¿Cómo salir de la rotonda?

Para salir siempre tendrás prioridad, pero no debes olvidar que solo puedes salir desde el carril exterior. Si estás en el carril interno y quieres salir, debes señalizar con antelación que vas a cambiar de carril.

Estos aspectos descritos anteriormente se tomaran en cuenta en casi de haber un accidente, para establecer la responsabilidad del mismo.

Ejemplo:

Si el coche A quiere salir de la rotonda, pero se encuentra en el carril interno y hace la maniobra y es impactado por el coche B que se encontraba circulando por el carril exterior, la culpa será de coche A. Otro caso común es que el coche A quiera incorporarse a la rotonda y se encuentre coche B dentro de la misma, el coche A calcula mal la distancia entre el coche B y se incorporara a la misma, provocando que coche B impacte con su vehículo, igualmente será culpa de coche A, pues debía esperar que el coche B pasara para poder incorporarse.

¿SABEMOS CIRCULAR POR LAS ROTONDAS LOS ESPAÑOLES?

La respuesta te sorprenderá, según un estudio realizado por la Asociación Profesional de Empresas Formadoras en Logística, Transporte y Seguridad Vial el 80% de los españoles comete uno o varios errores mientras circula por las rotondas.

Los errores más comunes son: el 75% desconoce el uso que tiene cada carril, el 68% conduce por un carril inadecuado perjudicando la fluidez del tráfico, el 60% utiliza mal las luces intermitentes dentro de la rotonda, el 45% utiliza el carril interior para salir de la glorieta y el 15% circula recto por la rotonda, provocando la mayoría de accidentes.

En nuestro despacho hemos atendido múltiples accidentes provocados en rotondas, todos se han producido por alguno de los errores mencionados anteriormente, de hecho muchas veces nos llaman para contarnos un caso y la persona no sabe que ha sido culpa suya el accidente, debido al desconocimiento y confusión que se genera al circular por una glorieta.

Uno de los casos más habituales que hemos gestionado es el de un conductor que llega a una rotonda y se detiene respetando la prioridad de paso de los vehículos que circulan por la misma. El vehículo que viene detrás de él no se percata de que se encuentra detenido y colisiona en su parte trasera. Estas colisiones pueden ser múltiples si hay varias colisiones traseras, provocadas sobre todo por la falta de atención de los conductores.

En otras ocasiones la colisión en la rotonda se produce por despiste del vehículo que circula detrás nuestro, que da por sentado que vamos a introducirnos en la rotonda directamente sin detenernos, por lo que no frena, colisionando por detrás con nosotros. Estos casos son peligrosos si el vehículo que nos golpea por detrás circula con exceso de velocidad, porque el alcance trasero será mayor y puede provocar, como hemos visto en alguna ocasión, el lanzamiento del vehículo al que golpea dentro de la rotonda, con el consiguiente peligro de que el mismo sea alcanzado de nuevo por alguno de los coches que circulan por la misma, lo que puede provocar que los daños sean mucho mayores.

Sin embargo el accidente en rotonda que más problemas da es la colisión dentro de la misma, entre un vehículo que circula por el carril externo y uno que circula por el interno y al apercibirse de que tiene muy próxima la salida que quiere coger, atraviesa todos los carriles de una vez, colisionando con los vehículos que se encuentran en los carriles externos o intermedios. Se trata de casos en los que en muchas ocasiones hemos visto como el vehículo culpable puede querer discutir la culpa alegando que es el otro quien invade su carril. De ahí que por los problemas que puedan surgir, conviene acudir a LegalCar si sufrimos un accidente de tráfico en una rotonda, para poder asesorarnos sobre el modo de acreditar la culpa del vehículo responsable del accidente con garantías.

¿CÓMO SE RESUELVEN LOS ACCIDENTES DE TRÁFICO?

En caso de sufrir un accidente en una rotonda, este se resolverá de acuerdo a lo que diga el atestado de tráfico, en  el cual debería definirse la responsabilidad, que según lo que te hemos comentado en este artículo ya sabrás que el conductor culpable es el que incumpla con la normativa.

Si eres el conductor afectado, la aseguradora del otro vehículo será la que deba indemnizarte por tus daños, incluyendo lesiones, daños materiales y otros prejuicios derivados del accidente.

Para comenzar la reclamación deberás hacerte con el parte amistoso o el parte amistoso, posteriormente deberás enviar a la compañía responsable, todos los informes médicos, facturas y resto de documentación relacionada al accidente.

Otro aspecto que debes tomar en cuenta en caso de un accidente en rotonda es que para poder reclamar una indemnización por las lesiones, debes cumplir con una serie de requisitos: acudir a urgencias dentro de las 72 horas seguidas al accidente (criterio cronológico) y que los daños sean suficientes para generar daños (criterio de intensidad).

Es recomendable para obtener la indemnización que te corresponde que consultes con LegalCar, para que te oriente durante el proceso, debes tomar en cuenta que los informes médicos son cruciales para la reclamación.

Si eres el conductor responsable del siniestro, no tienes derecho a indemnización, pero los ocupantes de tu vehículo sí. No te preocupes pues su reclamación no tiene ninguna implicación judicial o penal para ti, a menos que el accidente haya ocurrido por conducir bajo los efectos del alcohol, en este caso aunque la compañía responde por los daños, después esta puede repetir contra ti y deberás abonar el importe indemnizado.