900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

Vamos a tratar un tema que desgraciadamente interesa a muchas víctimas de accidentes de tráfico, la indemnización por amputación de dedos, piernas y brazos siempre desde el mayor respeto hacia las personas que han sufrido este tipo de lesiones graves en un accidente de tráfico.

Aunque las amputaciones no son tan comunes según las cifras de Siniestralidad Vial de la DGT, donde se refleja que solo el 0,2%  de los heridos por accidentes de tráfico sufrieron amputaciones, siendo las más comunes las ocurridas en miembros superiores, un 55% de las amputaciones ocurrieron en carpo, manos y dedos, el 25% fue en pies y dedos del pie y el 7,6%  en piernas y tobillos.

En el Baremo de Tráfico se establece como se indemnizan las amputaciones, dependiendo de la parte del cuerpo afectada, cabe destacar que estas lesiones suelen dejar secuelas psicológicas en el lesionado.

 

AMPUTACIONES EN LOS ACCIDENTES DE TRÁFICO

En la II Jornada Científica sobre prevención de amputaciones, llevada a cabo en la facultad de medicina de la Universidad de Valladolid, los expertos reunidos explicaron que el 37% de las amputaciones en España ocurren en accidentes de tráfico, siendo la primera causa en el país.

En dicha jornada también intervino el Cuerpo de Bomberos de Valladolid, Juan Carlos Rodríguez indicó que la mejor manera de evitar una amputación por accidente de tráfico es una actuación rápida de los cuerpos de rescate, lo cual depende de la pronta llamada que se haga al servicio de emergencias, por lo que mencionó la importancia de los dispositivos eCall (sistema que avisa automáticamente a las autoridades cuando ocurre el accidente con ubicación exacta)

Carlos Ventosa, presidente de la Asociación Nacional de Amputados de España (ANDADE) ha expresado que muchas amputaciones ocurren también cuando las personas se bajan a auxiliar a un accidente de tráfico, vario de los asociados de ANDADE han sufrido amputaciones por esta razón.

Este verano un motorista en Valencia sufrió una amputación de su pierna, el accidente ocurrió  porque un coche impactó al motorista quien colisionó contra un contenedor de obra, su pierna fue seccionada, el accidentado fue trasladado a urgencias. Los medios de comunicación locales no indicaron el estado del motorista.

También en verano un motorista de 22 años en Formentera sufrió un accidente de tráfico donde hubo otro turismo involucrado, el joven sufrió múltiples traumatismos y la amputación de su brazo izquierdo.

Aunque la mayoría de noticias publicadas  sobre amputaciones ocurren a motoristas, también la dinámica del accidente puede ser un atropello. En Julio de este año, en la Comunidad de Madrid,  un hombre de 77 años fue atropellado mientras cruzaba un paso de peatones por  autobús escolar. El hombre sufrió una semiamputación en sus dos piernas.

 

LA INDEMNIZACIÓN POR AMPUTACIÓN

La indemnización por amputación se calcula en base a los dispuesto en el baremo de tráfico, que por su complejidad y necesidad de conocimientos específicos va a requerir la valoración y ayuda de LegalCar.

En primer lugar, debe computarse en primer lugar el tiempo en que el lesionado tarda en estabilizarse (lesiones temporales), que puede dividirse en días muy graves (UCI), graves (hospital), moderados (impeditivos) y básicos (no impeditivos o de curación).

Después se valora el Perjuicio Particular (Tabla 2.A del baremo), que incluye las secuelas, los daños morales complementarios por perjuicio psicofísico, el perjuicio estético, y el perjuicio moral por pérdida de calidad de vida.

Por otro lado hay que valorar el perjuicio patrimonial, dentro del que se incluye por un lado el daño emergente (Tabla 2.c), que contempla los gastos de asistencia sanitaria futura (como pueden ser las prótesis, la rehabilitación, las ayudas técnicas, la adecuación de vivienda o los costes de movilidad), y por otro lado el lucro cesante, que supone una compensación económica por no poder volver a realizar su trabajo como antes del siniestro, y que se valora en función de si la víctima estaba o no trabajando a fecha del accidente.

 

¿QUÉ ES EL DAÑO CORPORAL?

El daño corporal es todo aquel daño físico o psíquico que la víctima de accidente de tráfico sufre como consecuencia de un accidente de tráfico. Este concepto integra por tanto, como hemos dicho, lesiones que afecten tanto a la esfera física como a la esfera psíquica de la víctima. Veamos cada uno de los conceptos por separado:

Lesiones físicas

Son aquellos daños que, como su propio nombre indican, afectan al estado físico de la víctima. Este daño puede afectarle de manera temporal, lo que se valorará por el tiempo de curación o estabilización lesional, o de forma permanente, lo que se valorará en las secuelas.

Lesiones psíquicas

Se suelen obviar y, en muchos casos, se descarta su valoración, pero al igual que las lesiones físicas, las lesiones psíquicas están recogidas en el Baremo Legal de Tráfico y son más comunes de lo que se cree. El estrés postraumático es un trastorno habitual tras sufrir un accidente de tráfico y generalmente no se suele reclamar porque las compañías de seguros no atienden a su reclamación, pese a que la Ley es clara en este sentido.

La indemnización del daño corporal sufrido en un accidente de tráfico ha de valorarse para su cálculo, es decir, se ha de fijar una valoración conforme a los conceptos, criterios y extremos contenidos en el Baremo Legal de Tráfico. En este texto legal se reflejan todas las lesiones correspondientes al daño corporal indemnizables. Además, en él se recogen también las puntuaciones de las secuelas, es decir, las puntuaciones de las lesiones permanentes.

La indemnización del daño corporal se calcula en base a dos criterios: como hemos dicho, el tiempo de curación y las secuelas. Por un lado, el tiempo de curación, o tiempo de estabilización lesional si la víctima no se cura del todo de sus lesiones, corresponde con el tiempo comprendido entre el accidente y la fecha de curación de la lesión o la fecha de estabilización lesional.  Por otro lado, las secuelas, que son aquellas lesiones permanentes que, tras aplicar el tratamiento indicado para la lesión, no hayan podido curarse.

Para que la indemnización del daño corporal sea conforme a la Ley y sea justa con la realidad médica de la víctima ha de hacerse una valoración del daño corporal por parte de un Perito Médico especialista.

 

CUANTÍA DE LA AMPUTACIÓN DE EXTREMIDADES

Cerca del 40% de las amputaciones que se producen en España se deben a accidentes de tráfico. El tipo de amputación va a condicionar la cuantía a percibir, pues no es igual sufrir, por ejemplo, una amputación de la pierna a la altura de la rodilla, que a nivel de cadera.

Las cuantías que van a determinar el importe de la amputación de extremidades se valoran de conformidad con lo dispuesto en el baremo de tráfico, que recoge cada uno de los supuestos que pueden darse con este tipo de lesión.

Debe tenerse en cuenta, además, que en la Ley 35/2015 se recoge, además, la obligación de la aseguradora obligada a indemnizar, de hacerse cargo de todos los gastos futuros que pueda tener el perjudicado en cuanto a rehabilitación y prótesis, o incluso silla de ruedas (en supuestos en los que no es posible colocar una prótesis) durante toda su vida.

La cuantía a percibir por una amputación debe incluir, por un lado, las lesiones temporales, que se refiere a los días que haya tardado en estabilizarse la lesión en sí. Por otro lado, deben valorarse las secuelas, que pueden ser funcionales (y dependerán del tipo de amputación sufrida) o estéticas.

Además, se valora el denominado perjuicio patrimonial, dentro del que se incluye el daño emergente y por lucro cesante, incluyéndose todos los gastos derivados de la atención sanitaria del perjudicado.

Y por último se tienen en cuenta los gastos futuros que va a necesitar la víctima, que como es natural, sufre un drástico cambio de vida que afecta no solo al propio lesionado, sino además y normalmente, a sus familias, debido a las limitaciones que va a padecer a partir de ese momento.

 

INDEMNIZACIÓN POR AMPUTACIÓN DE PIERNA

En nuestro despacho hemos ayudado a clientes  que han sufrido amputaciones en sus piernas, siendo la mayoría motorista, sabemos de primera mano que esta lesión cambia por completo la vida de una persona, sobre todo cuando la amputación ocurre en ambas piernas, por lo que la indemnización es muy importante, pues ayudará al lesionado en lo que necesite en el proceso de adaptación.

 

El Baremo de Tráfico indica los puntos por secuelas que corresponden dependiendo de a que altura haya sido el corte:

TABLA DE INDEMNIZACIÓN PIERNA

Cadera:
Unilateral 60-70
Bilateral 90-95

Muslo:
Unilateral (Nivel diafisario o de la rodilla) 50-60
Bilateral (Nivel diafisario o de la rodilla) 85-90

Pierna:
Unilateral 45-50
Bilateral 80-85

Tobillo:
Unilateral (tibio-tarsiana) 30-40
Bilateral (tibio-tarsiana) 60-75

Pie:
Unilateral (a nivel tarso y/o metatarso) 20-30
Bilateral (a nivel tarso y/o metatarso) 40-60

Dedos:
Primer dedo:
Unilateral 10
Bilateral 20
Resto de dedos:
Unilateral 3
Bilateral 7
Amputación 2ª falange del primer dedo:
Unilateral 3
Bilateral 7
Amputación 2ª y 3ª falange del resto de los dedos:
Unilateral 1
Bilateral 2

Además en las amputaciones también se valora el perjuicio estético, en el caso de ser en dos extremidades se valora como “muy importante”, que pueden ser valorados de 31 a 40 puntos. En caso de que el perjuicio estético supere los 36 puntos, el lesionado puede recibir por daños morales de 9,600 hasta 48,000 euros. A esto se puede agregar una indemnización por daños psicológicos. En este artículo sobre lesiones graves te contamos todos los conceptos indemnizables que se pueden agregar a la indemnización.

Recuerda que la valoración de los puntos se basa también en la edad del lesionado, mientras más joven sea la persona mayor indemnización recibirá.

 

INDEMNIZACIÓN POR AMPUTACIÓN DE BRAZO

Al igual que ocurre con las amputaciones de piernas, en el Baremo  se establecen los puntos que corresponden al tipo de amputación en miembros superiores

TABLA DE INDEMNIZACIÓN BRAZO

Hombro:
Unilateral 55-60
Bilateral 90

Brazo:
Unilateral 45-50
Bilateral 85

Pierna:
Unilateral 45-50
Bilateral 80-85

Antebrazo:
Unilateral 40-45
Bilateral 80

Mano (carpo y/o metacarpo):
Unilateral 35-40
Bilateral 70

Amputación Transmetacarpiana
con conservación del pulgar
Unilateral 18-20
Bilateral 45

Amputación metacarpo-falángica
con conservación del pulgar: 15-17
Unilateral 40

En el caso de los dedos de la mano hay más tipos de indemnización, que depende del nivel en el que ha sido la amputación:

 

TABLA DE INDEMNIZACIÓN DEDOS

Pulgar:
Amputación completa del metacarpiano
Unilateral 21-23
Bilateral 46
Amputación completa del primer dedo
Unilateral 15-20
Bilateral 46
Amputación completa de la falange distal
Unilateral 8-10
Bilateral 21

Segundo y tercer dedo
Amputación completa del metacarpiano (segundo y tercer radio)
Unilateral 11-12
Bilateral 24
Amputación completa del dedo
Unilateral 9-10
Bilateral 21
Amputación completa a nivel de la 2ª falange
Unilateral 6-7
Bilateral 15
Amputación completa de la falange distal
Unilateral 4-5
Bilateral 11

Cuarto y Quinto dedo
Amputación completa del metacarpiano (cuarto y quinto radio)
Unilateral 9-10
Bilateral 21
Amputación completa del dedo
Unilateral 7-8
Bilateral 17
Amputación completa a nivel de la 2ª falange
Unilateral 4-5
Bilateral 11
Amputación completa de la falange distal
Unilateral 1-3
Bilateral 5

Al igual que en las extremidades inferiores también se valora el perjuicio estético, en el caso de la amputación de dedos de la mano, el cual se valora en moderado (7-13) o medio (14-21) en caso de que sea de más de un dedo e importante (22-30) en caso de la amputación de una extremidad o muy importante en caso de dos extremidades (41-50)

 

DAÑO MORAL

El punto de partida para los daños morales podemos buscarlo en el artículo 33.1 de la Ley que hace referencia a los dos principios básicos del nuevo Sistema, que son la reparación íntegra del daño y su reparación vertebrada.

Y dentro de la reparación íntegra alude a la finalidad de que la víctima sea completa y totalmente indemnizada por los perjuicios sufridos. Teniendo en cuenta sus circunstancias personales, sociales, económicas y familiares.

Partiendo de ahí deberíamos entender que el daño moral también tendría que compensarse económicamente por la aseguradora del responsable.

La valoración del perjuicio del perjudicado con el daño moral que le es inherente se recoge según la Ley en la Tabla 2.A.2 del Baremo, relativa a las secuelas, y el perjuicio moral que puede sufrir la víctima a consecuencia de las lesiones en su vida y desarrollo personal se compensa con el pago de la cantidad que le corresponda por la pérdida temporal de calidad de vida, o lo que es lo mismo, por su tiempo de curación.

El nuevo Baremo acierta entendiendo que cada caso es diferente y debe individualizarse. Introduce en el artículo 105 los llamados daños morales complementarios por perjuicio psicofísico, orgánico y sensorial. Estos existen cuando una sola secuela alcance al menos sesenta puntos o el resultado de las concurrentes alcance al menos ochenta puntos.

Esto mejora los importes de las cantidades a pagar a lesionados graves o muy graves. Lógicamente requieren una valoración especial y justificada del daño moral que van a padecer el resto de su vida.

La existencia de daños morales complementarios dará derecho a unas cantidades con el nuevo baremo que oscilarán entre los 19.200 y los 96.000 euros. Mientras, el artículo 105.2 establece las pautas para fijar la cantidad que correspondería a un lesionado dentro de estos márgenes, atendiendo a la edad de la víctima y la intensidad del daño.

Además, el nuevo Baremo también regula el llamado perjuicio moral por pérdida de calidad de vida ocasionada por las secuelas. Este se divide en 4 niveles, cada uno de ellos con su propia cuantía económica. Tiene la finalidad de compensar el perjuicio moral particular que sufre la víctima por las secuelas que impiden o limitan su autonomía personal para las actividades esenciales de su vida diaria, tales como comer, beber, o vestirse.

La complejidad en la valoración y cálculo de las cantidades a cobrar por estos conceptos, que muchos lesionados desconocen, requieren siempre de ayuda legal especializada para evitar que la víctima se quede sin reclamar conceptos que por derecho les corresponden.

 

DAÑO PSICOLÓGIO

Los accidentes de tráfico también producen alteraciones psíquicas en las víctimas, derivadas de la experiencia traumática vivida. Se manifiesta sobre todo en trastornos de ansiedad y depresión, miedos a conducir, cruzar una calle después de un atropello o subirse a un medio de transporte público, pesadillas, problemas para dormir, cefaleas y otros.

Las cantidades a percibir por este concepto van a depender de:

  • Tiempo de tratamiento (algunas veces requieren meses)
  • Tipo de trastorno y la intensidad del mismo.

El apoyo familiar y de su entorno más cercano es una ayuda fundamental para acompañar a la víctima en su proceso de recuperación.

Las indemnizaciones por estos conceptos son muy complejas y es necesario que estén muy bien acreditadas con informes médicos concluyentes de psicólogos profesionales que hayan tratado al paciente y justifiquen que la sintomatología está directamente relacionada con el siniestro.

Las secuelas psicológicas son difíciles de demostrar porque no son visibles a simple vista y es necesario acreditar su existencia y el nexo causal para demostrar que proceden del accidente, y las compañías no suelen reconocerlas.

Los daños morales deben valorarse conforme indica el Baremo de Tráfico y su cálculo es complejo por la multitud de conceptos que hay que tener en cuenta, y que dependen del tipo de perjuicios que haya tenido el lesionado.

Cuando son graves, la reclamación se complica porque las aseguradoras tienen a valorar en mínimos y sus ofertas no se corresponden con la realidad lesional del afectado.

 

¿TIENES DERECHO A UNA PENSIÓN?

Es fácil imaginar que la amputación de una extremidad genera para la víctima una incapacidad derivada de la situación en la que queda una vez que sus lesiones están estabilizadas, y que dicha incapacidad depende de esa situación concreta en ese caso concreto.

Normalmente los procesos curativos de una lesión de este tipo se alargan en el tiempo e implican largos periodos de baja laboral de la víctima. El tiempo máximo de duración de una baja laboral es de 18 meses, y a partir de ese momento se pasa al control por parte del Tribunal Médico del Equipo de Valoración de Incapacidades de la Seguridad Social, que va a reconocer a la víctima, valorar su documentación médica y emitir un Dictamen que puede recoger tres opciones: emitir el alta médica, iniciar un expediente de incapacidad permanente o de manera excepcional esperar otros seis meses para valorar la calificación de la incapacidad.

Hay tres tipos de incapacidad: parcial (limitación parcial de la víctima para realizar sus trabajo u ocupación habitual), total (limitación total para realizar todas o las tareas más importantes de su trabajo habitual), y absoluta (limitación absoluta para realizar cualquier trabajo u ocupación).

Aparte de lo anterior, existe la gran invalidez, que más que una incapacidad, se trata de aquella situación en la que, debido a las limitaciones físicas y funcionales sufridas por el lesionado, el mismo necesita de la ayuda de terceras personas para realizar las tareas básicas de la vida diaria (lavarse, vestirse, comer, etcétera).

La gran invalidez se solicita ante el Organismo que corresponda de la Seguridad Social, y es necesario que la víctima esté dada de alta en la misma a fecha del siniestro. Una vez dictada la Resolución que proceda, el importe de la pensión depende de la incapacidad que se haya concedido y de la base reguladora del perjudicado.

 

LEGALCAR ABOGADOS

Sabemos de primera mano que los accidentes graves con lesiones como amputaciones son muy delicados, representan un cambio muy importante para la vida del lesionado, por lo que es muy recomendable contar con la asesoría de abogados especialista, quienes se encargaran de gestionar todo lo referente a tu indemnización, por lo que ni el lesionado ni su familia deberá preocuparse por hablar con aseguradoras.

Recuerda que cada caso es único, si tienes duda sobre tu accidente, llama a nuestro número gratuito y nuestros abogados te ayudaran.