Enfrentarse a un juicio por positivo en drogas va a requerir siempre de intervención de LegalCar en un juicio por positivo en drogas, ya que si dicha conducta realizada por un conductor ha requerido la incoación de actuaciones judiciales es porque se ha cometido un delito, y por tanto el conductor que ha dado positivo tiene que pasar por un procedimiento judicial que tiene consecuencias penales, según el caso.

TIEMPO DENTRO DEL ORGANISMO

Cada droga actúa de distinta manera en el organismo, por lo que los tiempos para su detección varían de unos casos a otros, si bien es común a todos ellos el hecho de que el consumo de cualquiera de estas sustancias influye negativamente en la conducción, que requiere atención, concentración y estar en plenas facultades para circular, corriéndose el riesgo, en caso de conducir bajo los efectos de drogas, de provocar un accidente de tráfico que cause lesiones y daños a otros usuarios de la vía.

Los efectos de cada tipo de droga dependen también de la persona (no afecta a todos por igual), de la cantidad y del tipo de droga consumida.

Hay  algunas consideradas estimulantes, como puede ser la cocaína, y otras consideradas alucinógenas, como puede ser la marihuana o el LSD. Los efectos dependen de cada caso, pasando por la somnolencia, la fatiga muscular, la dificultada para concentrarse o ir atento a la conducción, los cambios de humor y la agresividad, las distracciones o la disminución o pérdida de los reflejos.

En unos y otros casos, uno de los efectos más comunes es el auto convencimiento del conductor de encontrarse bien, de “controlar” la situación.

Es importante tener en cuenta que sus efectos pueden detectarse bastante tiempo después de haberlas consumido, y depende de cada tipo, permanecen distinto tiempo en el organismo.

El tiempo de detección es menor en la sangre, donde se puede dar negativo a las pocas horas de haber consumido, siendo el alcohol el que antes desaparece. En cambio, en la prueba de saliva para control de drogas, el positivo puede aparecer hasta seis horas después del consumo, y en caso de la cocaína o las anfetaminas, hasta 48 horas después. La heroína puede detectarse en los tres días posteriores al consumo, y la droga que más dura en el organismo es el cannabis, que puede permanecer incluso hasta una semana después del consumo.

PRUEBAS

La droga más fácil de detectar es el alcohol, lo que se realiza a través de un instrumento denominado etilómetro, que mide la cantidad de alcohol en sangre, y la prueba se denomina test de alcoholemia.

En el caso de las drogas, partimos de que es posible detectar su presencia bastante tiempo después de haberlas consumido, por lo que se tiene muy en cuenta la actitud del conductor y su conducta si se han encontrado resultados positivos.

Lo primero que se hace es informar previamente al conductor de la obligación de someterse a la misma, siendo castigado como delito la negativa a ello. Inicialmente se realiza una prueba indiciaria a través de la saliva, con unos dispositivos específicos para ello, que detecta si el conductor ha consumido drogas. Posteriormente y si ha salido positivo en algún tipo de droga, se realiza una segunda prueba de saliva que se precinta y se envía a un laboratorio para ser analizada y confirmar si el conductor ha dado positivo.

El conductor puede solicitar la realización de una prueba en sangre, debiendo abonar los gastos de la misma si da positivo.

PROCEDIMIENTOS Y SANCIONES

El Real Decreto Legislativo 6/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, dispone en su artículo 14 la prohibición de conducir con presencia de drogas en el organismo, a excepción de sustancias utilizadas bajo prescripción facultativa y con finalidad terapéutica, siempre que se pueda utilizar el vehículo con diligencia.

Asimismo, se considera, según lo dispuesto en el artículo 77.C, como infracción “muy grave”, el “conducir con tasas de alcohol superiores a las que reglamentariamente se establezcan, o con presencia en el organismo de drogas”.

La sanción por la conducción con presencia de drogas, de acuerdo a lo dispuesto en el art. 80 de la Ley sobre Tráfico, es de 1.000 euros.

El tipo penal correspondiente a la conducción bajo los efectos de las drogas se recoge en el artículo 379 del Código Penal, que viene a sancionar la influencia de las drogas en la conducción, no la presencia de las mismas, por lo que los agentes de la autoridad que realicen el control deben atender a la conducta externa del conductor y los síntomas que presente, a fin de determinar si se trata de un delito penal, indicándose en dicho artículo que la condena podría ser de tres a seis meses de prisión, multa de seis a doce meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 30 a 90 días y la retirada de carnet de 1 a 4 años

LEGALCAR

Si has dado positivo en un control de drogas o tras provocar un accidente, necesitarás de LegalCar para tu juicio rápido.