900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

¿Sabes lo que es un parte amistoso de accidente y cómo funciona? Conocer cómo cumplimentarlo correctamente es una prueba fundamental en caso de que sufras un siniestro y tengas que reclamar los daños y perjuicios.

Si has tenido algún percance con el coche seguro que has rellenado en alguna ocasión una declaración amistosa con el otro conductor, una prueba fundamental que en caso de accidente facilita mucho la gestión de la reclamación a la aseguradora de los perjuicios tanto materiales como personales sufridos.

Sin embargo, no todos los conductores saben el modo de rellenarlo correctamente, por lo que es importante conocer la manera de cumplimentarlo para no cometer errores que luego puedan dificultar la tramitación del siniestro.

¿Qué es el parte amistoso?

El parte amistoso o Reclamación Amistosa de Accidente nació en 1988, para agilizar los trámites de reparación de los vehículos, y permitía facilitar a los conductores el no tener que esperar mucho tiempo mientras se tramitaba la gestión del mismo.

Con la cumplimentación de este documento quedaba acreditada la culpa y qué aseguradora debía responder del pago de los daños y perjuicios, y de esa forma se agilizaba todo el proceso.

El parte amistoso de accidente se encuentra regulado en la Ley de Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor, indicándose que las compañías de seguros deben facilitar este documento a los conductores para que los utilicen en la declaración de siniestros.

¿Cómo funciona?

El documento lo forman dos hojas autocalcables, una para cada una de las partes que han intervenido en el siniestro, que deben rellenarlo conjuntamente.

El modelo oficial está homologado en prácticamente todos los países de la Unión Europea, aunque se redacta en el idioma correspondiente de cada país, y de esa manera en caso de siniestro en cualquiera de ellos la gestión y tramitación del mismo será mucho más sencilla.

El documento debe rellenarse de la forma más completa posible, y asegurándonos de cumplimentar todos los espacios reservados para ello:

  1. Indicar si hay daños personales, aunque sean leves, siendo fundamental si luego hay que reclamar las lesiones a la aseguradora del responsable.
  2. Recoger si además de los vehículos implicados en el accidente directamente, se han visto afectados otros vehículos, o elementos como señales de tráfico han resultado dañados.
  3. Indicar los datos de testigos presenciales, poniendo nombre y apellidos, teléfono de contacto y dirección.

Cada conductor debe rellenar cada una de las columnas que aparecen en el parte amistoso como “vehículo A” y “Vehículo B”, que incluyen:

  • Nombre y apellidos, teléfono y nacionalidad
  • El modelo, marca y matrícula de cada vehículo, y lugar de matriculación del vehículo y remolque, si lo tuviera.
  • El nombre de la aseguradora, número de póliza, y número de Carta Verde si en el siniestro está involucrado un conductor extranjero, nombre, dirección y teléfono de la agencia de seguros y si hay cobertura por daños propios, además de los datos del conductor.
  • Señalar el punto de choque inicial con una flecha o aspa en el apartado donde aparece una moto, un coche y una furgoneta, según el tipo de vehículo implicado, así como los daños materiales, señalándolos en el dibujo.
  • Rellenar con un aspa las casillas que se correspondan con el tipo de accidente y cómo ha ocurrido, así como el croquis, dibujando de la manera más clara posible el escenario del siniestro. Ojo con hacer mal el dibujo, porque poner mal una línea continua o discontinua, un semáforo o una dirección puede dar pie a interpretaciones erróneas y. por tanto, a que la aseguradora nos pudiera denegar el pago de los perjuicios sufridos.
  • Indicar en “observaciones” cualquier otra cuestión que queramos destacar y pueda ser relevante para demostrar bien la culpa
  • Firmar ambos conductores.

¿Por qué es importante?

Además de agilizar la tramitación de un siniestro, el parte amistoso de accidente se convierte en un medio de prueba fundamental en una reclamación de daños materiales y personales a la aseguradora del responsable.

Contar con este documento permite tener la responsabilidad acreditada, de ahí la importancia de rellenarlo correctamente, ya que un error en el dibujo del croquis, o en una casilla mal indicada, puede permitir a la compañía discutir la culpa, y, por tanto, el derecho de la víctima a que se le paguen todos los daños y perjuicios sufridos.

En caso de accidente, no hay que olvidar que tenemos un plazo de 7 días para comunicar el siniestro a nuestra compañía y enviarles el parte amistoso, para comenzar con los trámites de la reclamación.

Dependiendo de si el asegurado ha sido o no culpable del siniestro y el tipo de seguro con el que cuente, podrá reclamar el pago de los daños o perjuicios, asumir una parte, o la totalidad sin derecho a reclamar nada, según cómo haya ocurrido el mismo.