¿QUÉ ES LA DEFENSA JURÍDICA?

La Defensa Jurídica es, estrictamente, una cláusula contenida en todas las pólizas de autos por la cual la compañía garantiza que defenderá jurídicamente los intereses de su asegurado nacidos con motivo de un percance. El caso que nos interesa es la aplicación de esta garantía cuando se sufre un accidente de tráfico.

Jorge Jabalquinto

Tras un accidente de tráfico, la víctima del accidente de tráfico debe informar a su aseguradora de lo sucedido, facilitando toda clase de datos, fotografías y circunstancias que han rodeado al siniestro. El tramitador de la compañía debería en este momento informar sobre los derechos a la víctima, y no sólo los nacidos con motivo del accidente, sino también los límites de su cobertura jurídica, cobertura médica y cobertura técnica contenidas en la póliza de seguro. “Debería”. En la práctica reina el silencio. La desinformación es lo que conviene a los seguros para que sus asegurados no exijan todo a lo que tienen derecho.

¿Por qué conviene la desinformación con la Defensa Jurídica? En primer lugar, por los intereses de las compañías. Una información completa provocaría que la víctima sepa qué reclamar, cómo reclamarlo y así podría cobrar una indemnización justa por sus lesiones. Algo que va en contra de los intereses económicos de las compañías. En segundo lugar, no informan de los límites de las pólizas por el mismo interés económico: si informasen de todo, las víctimas sabrían qué tienen derecho a reclamar a su propia compañía, lo que rompería los esquemas de la entidad aseguradora, que tiene la sartén por el mango como pez grande.

Como hemos dicho, la Defensa Jurídica garantiza que la compañía defienda los intereses de la víctima en caso de percance. Pero nada más lejos de la realidad. La lectura que realmente interesa a la víctima es que gracias a esta Defensa Jurídica podrá elegir libremente a LegalCar y después podrá reclamar el importe de su minuta a su compañía de seguros, hasta el límite establecido en la Póliza de Seguro. Es decir, la víctima contrata los servicios de LegalCar, externo a la compañía, reclama su indemnización, cobra justo que le corresponde por Ley, paga la minuta  y recupera ese importe por su compañía de seguros.

Sufrir un accidente de tráfico es un hecho traumático que provoca confusión y un dolor considerable, en todos los aspectos. En muchos casos, todo esto se potencia, sobre todo por el hermetismo de las aseguradoras en cuanto a facilitar información sobre los derechos de las víctimas. Informarse de manera externa es fundamental para conocer exactamente los derechos después de sufrir el accidente de tráfico.

Un ejemplo es la cláusula de Defensa Jurídica, una garantía muy desconocida de las pólizas de seguros, que ofrece al asegurado la posibilidad de reclamar a su compañía de seguros el importe de la minuta que libremente designe.

Para más información acerca de la Defensa Jurídica, no dudes en ponerte en contacto con LegalCar y consultar con ellos los pasos a seguir para reclamar la justa indemnización por los daños que hayas sufrido.