¿Se debe ir a la mutua o a la seguridad social en un accidente in itinere?

¿Se debe ir a la mutua o a la seguridad social en un accidente in itinere?

Un accidente laboral “in itinere” se produce cuando el trabajador sufre el mismo en el trayecto que va de su casa al lugar de trabajo, y viceversa, y se regule en el artículo 115.1 de la Ley de la Seguridad Social.

Se trata de un tipo de accidente que viene a asemejarse al accidente laboral, es decir, como si le hubiera ocurrido al trabajador en su mismo lugar de trabajo, ya que ese desplazamiento forma parte del mismo, es decir, tiene que desplazarse para ir a trabajar.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que no todos los accidentes “in itinere” son de tráfico, y tampoco todos los accidentes de tráfico laborales son accidentes “in itinere”. Es conveniente, sea de la clase que sea el siniestro, que la víctima se asesore con un abogado para accidente de tráfico para saber cómo enfocar su caso y la posible indemnización a percibir.

¿Qué requisitos tiene que cumplirse para que se considere el accidente como “in itinere”? Son cuatro fundamentalmente:

  • El elemento geográfico: para que sea accidente in itinere, tiene que haberse producido en el trayecto que va desde el domicilio del trabajador, desde el momento en que sale de su casa, hasta el momento en que entra en su lugar de trabajo. Por ejemplo, si me detengo a comer de camino a la oficina, o me sucede al salir de una gasolinera de camino al trabajo después de repostar.
  • El elemento teleológico: se refiere a que el desplazamiento en el que se produce el accidente debe ser solo por motivos laborales. Si, por ejemplo, nos desviamos de nuestro trayecto habitual para llevar a nuestros hijos al colegio o acercarnos al súper, y en ese momento sufrimos el accidente, no se considera “in itinere”. Ahora bien, si me desvío para acercar al notario unos documentos de la empresa, entonces sí.
  • El elemento cronológico: apoya la relación causa-efecto que tiene que haber, y se refiere a que el siniestro se tiene que haber producido en el tiempo habitual empleado por el trabajador para realizar ese trayecto.
  • El elemento de idoneidad: viene a significar que el transporte utilizado debe ser el adecuado sin que se creen situaciones de riesgo.

Es importante que tengamos en cuenta que para poder reclamar la indemnización que nos pueda corresponder por el accidente “in itinere”, es fundamental, como en cualquier otro tipo de siniestro, que no hayamos sido culpables exclusivos del mismo, ya que en este caso no tendremos derecho a percibir compensación económica.

Otra cosa son los accidentes “in itinere” donde pueda existir una concurrencia de culpas o responsabilidad compartida, y en donde la indemnización se puede reclamar si bien la misma será proporcional al porcentaje de culpa que tenga cada parte involucrada en el siniestro.

¿Se debe ir a la mutua o a la Seguridad Social? Cuando se trata de un accidente “in itinere”, es la mutua laboral de la empresa quien se va a ocupar de cubrir los gastos derivados del siniestro, por lo tanto, el perjudicado debe acudir a su mutua laboral. La Seguridad Social no va a cubrir este tipo de accidentes y siempre remitirá a la víctima a su mutua laboral.

Sin embargo, también es cierto que, si se trata de un accidente de tráfico “in itinere”, la cobertura del seguro permite al perjudicado realizar tratamiento rehabilitador por las lesiones sufridas en el accidente en alguno de los centros concertados con la compañía.

La duda que se plantea para muchos lesionados es qué hacer en estos casos, teniendo en cuenta que no todas las mutuas laborales permiten que el perjudicado realice la rehabilitación en otro centro que no sea en la propia mutua, mientras que en otros casos sí lo permiten, pero siempre que hagan ellos el seguimiento de la evolución del lesionado.

Es importante tener en cuenta que, si yo me rompo la cadera al caerme en la calle, y acudo a la Seguridad Social, lo normal es que se me mantenga el tratamiento y no se me dé el alta médica hasta que esté restablecido, y mi médico considere que ya puede darme el alta por estabilización lesional.

Sin embargo, si me fracturo la cadera en un accidente de moto yendo a la oficina, va a ser mi mutua laboral (o el seguro del coche en el caso de la rehabilitación, por ejemplo) quien se haga cargo de pagar mi tratamiento y los gastos médicos que haya tenido. Y en estos casos ambos (mutua laboral y compañía de seguros), son entidades donde existen intereses económicos privados, por lo tanto, van a tratar siempre de que el alta médica y/o laboral del trabajador se curse lo antes posible y se genere el menor gasto para ellos.

Si el perjudicado tiene la opción de elegir si realiza el tratamiento en un centro de rehabilitación concertado con la compañía, o en su mutua laboral, los pros y contras pueden darse en ambos casos.

Ir a un centro concertado, adherido al Convenio UNESPA sí es conveniente, pero siempre que sea el propio lesionado quien lo elija. Acudir a uno que nos derive directamente la compañía es siempre un error, puesto que este tipo de centros suelen cursar el alta antes de tiempo y en ocasiones incluso no facilitar al lesionado los informes médicos, que suelen ser incompletos.

Es importante que la víctima cuente con ayuda de un abogado para accidente de tráfico, que asesore sobre el caso concreto, según el tipo de accidente, las lesiones sufridas, y las vías para reclamar. El abogado se ocupará de indicar al perjudicado qué es lo que más le conviene y le guíe en todo el proceso de reclamación.

LEGALCAR ABOGADOS

En LEGALCAR abogados somos especialistas es accidentes in itinere, y dentro del servicio que ofrecemos se incluye el asesoramiento de expertos en incapacidades y minusvalías derivadas del accidente de tráfico, lo que es importante de cara a los lesionados que sufren accidentes graves, quienes ven alterada su vida profesional y personal a causa de las lesiones sufridas, y donde hay que tener especial cuidado a la hora de gestionar el siniestro para que la víctima reciba la indemnización justa que abarque todo aquello a lo que tiene derecho.